Autor:

La concentración de la riqueza tiene como su representante a Carlos Slim Helú. Y lo acompañan, cuando mucho, 200 banqueros, empresarios, comerciantes y prestadores de servicios; quienes, dicho de de paso, pescaron “en el río revuelto” de cuando el neoliberalismo económico hizo su aparición tras las privatizaciones que en nuestro país fueron un botín auspiciado por Salinas de Gortari. Entonces, los salarios, desde el mínimo hasta los dos o tres, cuando mucho hasta cinco de ellos, han ido perdiendo su capacidad de compra por los bajos que son, aunado a la siempre reptante alza de precios. Esto tiene una fecha, 1970. Tal vez desde una década antes los asalariados, es decir integrantes de las diferentes capas que integran la clase media, se han ido económica y socialmente degradando, pauperizando, para sumarse al empobrecimiento masivo que tiene el país.

Los textos de las reporteras Ixel Yutzil González y Mónica Rodríguez (El Universal, 9 de mayo de 2011) nos ilustran sobre esa pérdida del poder adquisitivo del salario. Son entrevistas e investigación periodística a través de los sexenios de Echeverría, para seguir con López Portillo, De la Madrid, Salinas, Zedillo, Fox y culminar con Calderón. Durante esas siete presidencias, que han ido del populismo al neoliberalismo económico, los trabajadores, y todo aquel que sea dependiente de un salario, han ido cayendo en la desgracia porque si cinco salarios no alcanzan para adquirir lo mínimo para sobrevivir, es pavoroso lo que padecen quienes mueren de hambre y otras necesidades al recibir uno o dos salarios que el gobierno federal, los patrones y los “líderes” espurios fijan como salario mínimo.

El reportaje de Mónica e Ixel es un documento con información verídica y nos muestra que si ya desde 1970 los salarios no alcanzaban para comprar lo indispensable, con la manipulación foxista-calderonista (y también de Ebrard) para agudizar la crisis al amparo de la exagerada propagación gripal, los asalariados prácticamente sobreviven en la miseria. Existen cálculos (incluso del órgano oficial Instituto Nacional de Estadística y Geografía) que millones de mexicanos sobreviven con 12 pesos al día, lo cual significa que tal pobreza es ya hambruna. Y otras cifras apuntan a que 50 millones (la mitad de la población nacional) muestra todos los hechos, no los síntomas, de un empobrecimiento con hambre, miles de enfermedades y más desgracias.

Si los que obtienen un salario (de uno a cinco) no pueden adquirir ni para alimentarse, es debido a que el gobierno federal ha estado protegiendo a los patrones (éstos, actualmente, son controlados por la tribu fundamentalista del Yunque y el fanatismo de la facción religiosa La Casa sobre la Roca, ésta dirigida por el presidente del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores, dependiente de Secretaría de Desarrollo Social y su esposa que es diputada federal). Se ha tratado de esclavizar a los asalariados que son mineros (sacrificados en los derrumbes), obreros fabriles, empleados de servicios, etcétera. Esta situación es una bomba de tiempo.

Comments

comments