Autor:

La televisión de paga, cuyo mercado supera los 9 millones de usuarios, no tiene ningún tipo de restricciones para el proselitismo en tiempos electorales, como sí lo tiene la televisión abierta. En una elección cerrada, como se espera que sea la de 2012, la falta de control en los spots podría determinar el triunfo de un candidato y la derrota de otro. Autoridades electorales y partidos políticos burlan la ley federal en la materia

Desde el punto de vista jurídico, al Instituto Federal Electoral (IFE) le hace falta mayor precisión sobre su responsabilidad en la verificación de la difusión de la propaganda electoral a través de la televisión de paga (vía satélite, cable y microondas). Además, en el plano operativo, no cuenta con la infraestructura para hacerlo.

Es decir, partidos, candidatos, funcionarios, particulares, empresas y diversas organizaciones tendrán la posibilidad de contratar promocionales políticos o gubernamentales en la televisión restringida para influir en los electores, debido a que el IFE no la monitorea. Y si los descubren, la multa valdría la pena si se logran los objetivos en el elector.

“Van a apostar a que nadie se dé cuenta”, considera Javier Aparicio, especialista del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Los canales propios de la televisión de paga no son monitoreados por el IFE, porque “nosotros no tenemos diseñado un sistema de esa naturaleza; la ley nos obliga a monitorear las señales abiertas de la televisión gratuita y las que teniendo esta condición se transmiten en los sistemas de cable, pero nada más”, explica el consejero electoral Marco Antonio Baños.

Por supuesto, dice, existe la tentación de comprar espacios en la televisión de paga. “Pero las señales restringidas no tienen una cobertura amplia como la de las señales abiertas. A lo mejor resulta mucho más oneroso contratar de esa manera y tener un impacto pequeño en la población”, opina.

“Todavía no está decantada la posibilidad de que hagamos nosotros un monitoreo de señales restringidas. Tendríamos que tener algún tipo de queja de un partido o algo así”, precisa.

Sin embargo, este aprovechamiento mediático en la televisión de paga ya se dio durante el pasado proceso electoral a la gubernatura en Guerrero, con una cablera local. Es un anticipo de lo que podría venir en la próxima elección federal.

De acuerdo con la Comisión Federal de Telecomunicaciones, dentro de la televisión de paga el segmento de televisión vía satélite (DTH) llegó a 3.3 millones de suscriptores; el de televisión por cable, a 5.2 millones, y el de la televisión vía microondas, a 393 mil.

El mercado vía satélite está dominado por SKY (Televisa) y una parte por Dish (MVS). La Secretaría de Comunicaciones y Transportes ha otorgado más de 1 mil 100 concesiones a poco más de 200 grupos de televisión de cable. Los más grandes son Cablemás y Cablevisión (ambos de Televisa, con los que controla el 50 por ciento del mercado), y le siguen Megacable, Cablecom, Grupo Hevi, Acotel y Multimedios Redes.

En Guerrero, un anticipo

La empresa Sistema Guerrero Audiovisual, cliente de Cablemás Telecomunicaciones, transmitió en la entidad programas de apoyo a los candidatos de las coaliciones Guerrero Nos Une (Partido de la Revolución Democrática, PRD, Convergencia y del Trabajo), Ángel Aguirre Rivero, y de Tiempos Mejores para Guerrero (Partido Revolucionario Institucional, PRI, Partido Verde Ecologista de México, Nueva Alianza), Manuel Añorve Baños, al margen de los tiempos oficiales del Estado que pauta el IFE.

A favor del candidato de izquierda, se transmitió el programa Ángel TV los domingos de las 21:00 a las 02:00 horas por el Canal 6 de Cablemás de Acapulco, y en Chilpancingo, los miércoles de 19:00 a 20:00 horas por el Canal 25 de Cablemás; ambos, arrendados por el Sistema Guerrero Audiovisual.

A través del programa Tiempos mejores para Guerrero se le daba seguimiento al candidato de la coalición del PRI. La cablera informó que sólo se transmitió el domingo 16 de enero de 2011, a partir de las 20:00 horas, por el Canal 6 de Cablemás, en el municipio de Acapulco, y lo suspendió como una “medida preventiva y de equidad”.

Ni partidos ni contendientes impugnaron la transmisión de estos programas, a pesar de sus efectos en las preferencias electorales. Se hicieron de la vista gorda, pues no podían señalar un delito electoral si también lo habían cometido.

El que presentó la queja fue el vocal de la Junta Local Ejecutiva del IFE en Guerrero, al darse cuenta “por casualidad” de esos programas, pues no se monitorea la televisión restringida. Entregó su reporte al secretario ejecutivo del IFE, Edmundo Jacobo.

La Dirección Ejecutiva de Prerrogativas y Partidos Políticos del IFE, a cargo de Antonio Gamboa Chabbán, se encargó de hacer la investigación y solicitó datos al Sistema Guerrero Audiovisual.

La cablera refirió que a Gamboa Chabbán –durante una reunión con medios de comunicación de la entidad, realizada en el Hotel Emporio de Acapulco– “se le cuestionó si las pautas específicas para la transmisión de los mensajes de los partidos políticos en este proceso electoral estaban incluidas las señales por cable, a lo contestó que no está incluida ni la de paga ni la de internet”.

En esa reunión, se acordó que la Dirección de Prerrogativas y Partidos Políticos del IFE notificara las pautas, las órdenes de transmisión y los materiales respectivos a los concesionarios y permisionarios de radio y televisión que participaban en la cobertura del proceso electoral 2010-2011 de Guerrero.

“Lo cual nunca ocurrió con Sistema de Guerrero Audiovisual, puesto que jamás fue notificado de pautas específicas o algo por el estilo que debiera cumplir”, alegó la empresa.

En efecto, el IFE, a través de la Dirección de Prerrogativas y Partidos Políticos, sólo elabora y ordena la transmisión de spots de los partidos y autoridades electorales en la televisión abierta o gratuita.

Sin embargo, los cableros también transmiten canales de televisión abierta, por lo que están obligados a no alterar esas pautas. Quedan en el aire el resto de los canales que manejan. Ése es uno de los huecos de la ley por donde algunos actores electorales creen que podrían comprar espacios en la televisión de paga.

En sus informes al secretario ejecutivo del IFE, la Dirección de Prerrogativas y Partidos Políticos combate la argumentación del Sistema Guerrero Audiovisual (oficios 0291 y 0295).

Sostiene que los artículos 41 de la Constitución, 49 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe) y 53 del Reglamento de Acceso a Radio y Televisión en Materia Electoral establecen lo siguiente:

Aun cuando los partidos políticos gozan del derecho para acceder a los medios de comunicación, también tienen la obligación de no contratar o adquirir, por sí o por terceras personas, tiempos en cualquier modalidad de radio y televisión.

En todo momento, detalla, los concesionarios y permisionarios de radio y televisión deberán abstenerse de comercializar tiempos de transmisión, en cualquier modalidad de programación, a los partidos políticos, aspirantes, precandidatos o candidatos a cargos de elección popular.

Precisa que dichas prohibiciones se refieren a cualquier modalidad de radio y televisión, ya sea mediante la concesión o permiso de radiodifusión (radio y televisión abierta y gratuita para toda la población) o a través de la concesión del servicio de televisión y audio restringidos.

“No obstante que el Instituto Federal Electoral no pauta promocionales de partidos políticos y autoridades electorales en los canales de televisión restringida, los concesionarios de televisión y audio restringidos están obligados a cumplir las disposiciones de la Constitución” y el Cofipe, puntualiza.

Es decir, apunta, el Código Federal Electoral es obligatorio para los concesionarios del servicio de televisión y audio restringidos.

En consecuencia, dice, en la contratación de la programación y la publicidad que podrá ser hecha por terceros, el concesionario se asegurará que se observe lo señalado por la ley. Si no es así, deberá abstenerse de transmitir la programación y publicidad de que se trate, porque de otra manera será responsable de las infracciones a la normatividad.

Por lo tanto, continúa, Sistema Guerrero Audiovisual acreditó “la difusión de tiempos en formato de programa y promocionales pautados por este instituto en la modalidad restringida”.

Éste es un asunto que eventualmente se discutirá en el IFE y probablemente en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Sea como sea, los programas aludidos cumplieron su propósito mediático.

De este tema, algunos actores electorales no quieren opinar o comprometerse. Se solicitó a la Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable (Canitec) un comentario acerca de la necesidad de regular la transmisión de spots o promocionales de partidos y candidatos en televisión restringida. Se le dijo que, debido a que no hay una normatividad al respecto, el medio de paga podría aprovecharse en las contiendas electorales por venir, principalmente en la del presidente de la República.

Contestó en un solo párrafo: “La Canitec es un órgano de representación empresarial que aglutina a los empresarios de telecomunicaciones por cable. Esta Cámara es respetuosa de la regulación que emita el Poder Legislativo y Ejecutivo en nuestra materia; corresponde a dichos Poderes de la Unión determinar lo que corresponda en materia electoral”.

Por su parte, Francisco Guerrero, consejero y presidente del Comité de Radio y Televisión del IFE, aceptó que “hasta el momento se ha venido trabajando en torno a la televisión abierta, y hacia el futuro habrá que estar muy pendientes de las modificaciones que se hagan al reglamento de radio y televisión para poder atender fenómenos emergentes”.

—Ante la proximidad de la elección federal, ¿no deberían tratarse esas cuestiones con cierta urgencia?

—Hay una agenda de muchos temas en el Comité de Radio y Televisión que vamos a ver en el futuro. Este asunto que se está planteando es un tema de reflexión que hay que estudiar.

Tanto el IFE como la Canitec dejan el problema en manos de los legisladores. Hasta ahora no hay seguridad de que se vaya a atender este hueco electoral en el actual periodo de sesiones que terminará en mes y medio.

El diputado Gastón Luken, exconsejero del IFE, comenta: “Son temas que están sobre la mesa, pero no sabría decir si eventualmente van a prosperar. Yo soy de la idea que sí debe haber precisiones y ajustes en función de la experiencia pasada y evitar los problemas que se tuvieron entonces”.

Después de varios años de impunidad en los que mandatarios estatales pudieron transmitir a nivel nacional “informes de gobierno” y mensajes estrictamente locales, el Instituto Federal Electoral (IFE) abandonó su posición de actuar sólo a petición de parte y decidió proceder de oficio.

Por tanto, ordenó retirar spots del gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, con motivo de su Cuarto informe de gobierno, transmitidos por concesionarias de TV Azteca en Guerrero y Baja California Sur, que estaban en pleno proceso electoral. Al parecer, la difusión de estos promocionales fue en todo el país.
Los televidentes guerrerenses y bajacalifornianos vieron de pronto en sus aparatos spots del gobernador de Jalisco diciéndoles: “Gobernar es apasionante porque es ayudar a la gente. No digo que sea fácil, a veces te equivocas, pero lo importante es no perder lo que llevas dentro: las ganas de ayudar a la gente. En Jalisco, además de las grandes obras que hemos hecho, nos hemos esforzado por apoyar a la gente del campo, por mejorar la educación y ayudar a la creación de empleo”.

En su investigación, la Dirección de Prerrogativas y Partidos Políticos del IFE determinó que la transmisión del Cuarto informe del gobernador de Jalisco violó el artículo 41 de la Constitución, el cual dispone, entre otras cosas, que durante el tiempo que comprendan las campañas electorales, federales y locales y hasta la conclusión de la respectiva jornada comicial, deberá suspenderse la difusión en los medios de comunicación de toda propaganda gubernamental.

En enero último, el IFE determinó que Enrique Peña Nieto también violó la Constitución al difundir a nivel nacional promocionales de su Quinto informe de gobierno. El Partido Revolucionario Institucional (PRI) se inconformó ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Peña Nieto justificó la difusión nacional de sus spots por razones técnicas: “Es la única manera de llegar al Estado de México (…) por las condiciones técnicas que hay, se obliga a hacer una contratación nacional”.

El gobernador mexiquense argumentó que su similar de Jalisco, Emilio González, y el jefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón, entre otros mandatarios, han recurrido a ese mismo esquema de pautas televisivas. En efecto, también lo hicieron en su momento los exgobernadores de Puebla, Mario Marín; de Veracruz, Fidel Herrera; de Oaxaca, Ulises Ruiz, e incluso el de Coahuila, Humberto Moreira, actual presidente del PRI.

Al ordenar la publicación del catálogo de estaciones de radio y canales de televisión para el proceso electoral ordinario de 2012 del Estado de México, en el que se consignan a las televisoras y radiodifusoras locales que cubren su territorio, el IFE desmintió de manera indirecta los dichos de Peña Nieto de que sólo contratando a nivel nacional se puede llegar a los 10.5 millones de electores en esa entidad.

Consultado al respecto, el consejero y presidente del Comité de Radio y Televisión del IFE, Francisco Guerrero, comenta: “Yo no quisiera referirme a este asunto porque está en este momento en el Tribunal Electoral sometido a una discusión”.

El consejero electoral Marco Antonio Baños es más abierto: “Nosotros aprobamos la difusión de un catálogo de radiodifusoras y de canales de televisión que tienen cobertura de dos maneras en el Estado de México. La entidad cuenta con canales propios que tienen cobertura sobre ciertas regiones, y hay radiodifusoras que abarcan otras porciones del territorio. De la misma manera, hay algunos canales –como el 22– y radiodifusoras que desde el Distrito Federal tiene cobertura particularmente sobre los 59 municipios que corresponden a la zona conurbada”.

Abunda: “Nosotros aprobamos que en esos medios de comunicación se va a hacer el pautaje de todos los promocionales, es decir, los spots de los partidos políticos que van a circular durante las precampañas y campañas del Estado de México”.

No es un trabajo sencillo, dice, “porque hay que hacer una articulación de muchas radiodifusoras y cubrir de esa manera todos los espacios del Estado de México. Yo supongo que las autoridades locales cuando tienen que hacer una contratación de esa naturaleza, pues tendrían en su caso que hacer una contratación así. Nosotros sólo estamos pautando para los partidos. La propaganda gubernamental sigue una lógica diferente”.

En el acuerdo de difusión del catálogo de estaciones de radio y canales de televisión para el Estado de México, el IFE también ordena la suspensión de la propaganda gubernamental durante el periodo de campañas en las emisoras con cobertura en la entidad.

Fuente: Contralínea 226 / 27 de marzo de 2011

Comments

comments