Autor:

La zona sur del Estado de Nuevo León ve cómo los precios de sus propiedades caen hasta en un 45 por ciento debido a la violencia que se ha vivido en ese sector

Erick Muñiz

Monterrey, Nuevo León

En Santiago, Nuevo León, el panorama inmobiliario sigue a la baja. Hasta un 45 por ciento se colapsó el precio de propiedades y terrenos debido a la inseguridad, revelan cifras de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI).

Los letreros de “Se vende” y “Se renta” abundan no sólo en el casco del municipio, declarado “Pueblo Mágico” por la Unesco, sino también en las fincas, quintas y ranchos de los alrededores que se encuentran enclavados en la sierra.

El atractivo del poblado es que se encuentra a 20 minutos de Monterrey, cuenta con extensos terrenos silvestres y lo atraviesa la Carretera Nacional, que lleva hacia Tamaulipas.

Lamentablemente, esas mismas características que lo hicieron tan atractivo para los residentes de la zona metropolitana de Nuevo León, atrajeron a la delincuencia organizada, cuyos integrantes empezaron a comprar propiedades o a despojar a sus dueños de las mismas, provocando la huida de algunos y el desplome de los precios inmobiliarios.

Ante este panorama, las autoridades de los tres niveles de gobierno han implementado diversos programas con el fin de echar a andar nuevamente la economía municipal, pero al menos en el ámbito de los bienes raíces la recuperación se ha visto muy lenta.

Así lo considera el actual alcalde, Bladimiro Montalvo Salas, quien sustituyó a Edelmiro Cavazos, presidente municipal que fue secuestrado y ejecutado por sicarios en 2010.

Roberto Jiménez Salinas, representante de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), informó que los precios de las propiedades y terrenos en Nuevo León han tenido una disminución de hasta un 45 por ciento.

“Los precios de las propiedades se han caído, sobre todo en el rumbo de la Carretera Nacional, desde La Estanzuela, hasta los límites con Tamaulipas. Lo que más se nos ha caído es la venta de quintas campestres, aunque en todo Monterrey ha bajado mucho la demanda y por lo tanto el precio de las propiedades”, explicó Jiménez Salinas.

El representante de la AMPI dijo que el sector está siendo castigado porque, debido a la inseguridad, los inversionistas le están sacando la vuelta a Nuevo León.

Por su parte, el munícipe santiaguense reconoció que la situación de inseguridad empezó a manifestarse hace un poco más de tres años, pero aseguró que se están realizando proyectos que buscan recobrar la confianza de la ciudadanía y de los inversionistas.

“Recordemos que a partir de 1965 el municipio de Santiago tuvo un auge extraordinario, cuando la gente de Monterrey empieza a llegar hasta acá y esto ocasiona que se mejoren las vías de comunicación y causa también un desarrollo urbanístico muy importante.

“A partir de esa fecha se empiezan a registrar la primera elevación de precios en las propiedades y como vivimos en el valle del cañón del Huajuco los terrenos adquieren un valor importante, pero al finalizar la administración anterior ya se manifestaban algunos indicios de inseguridad y esto hizo que los turistas y la gente interesada en hacer de esto un desarrollo urbanístico se hayan alejado”, explicó Montalvo Salas.

La ola delictiva incluyó despojo de automóviles y propiedades –especialmente casas campestres donde los delincuentes montaban sus viviendas y hasta campos de entrenamiento– y trajo un clima de inseguridad que se agudizó con la cooptación de los cuerpos policiacos a cargo de las mafias.

Así, los inversionistas se vieron a merced de su suerte. Corrieron las historias de familias despojadas de sus quintas, de compradores engañados con letreros de “Se vende” para secuestrarlos a cambio del dinero con el cual pensaban adquirir la propiedad supuestamente en venta y de extorsiones al por mayor.

Por supuesto, el problema nunca fue exclusivo del municipio de Santiago, pues en los primeros seis meses del año 2010, la inversión privada se desplomó un 25 por ciento en Nuevo León, señalan estudios de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (caintra).

Andrés Garza Herrera, representante de la Caintra Nuevo León, sostuvo que la situación de inseguridad ha alejado a los inversionistas locales y foráneos, lo cual está provocando pérdidas importantes para la sociedad.

“No podemos negar que las noticias que tenemos y la realidad que tenemos no es un clima propicio para la decisión de invertir. Tenemos información de inversiones que se posponen, obviamente esas inversiones se siguen posponiendo.

“Esas empresas eventualmente decidirán instalarse en un lugar diferente al que tenían planeado que era Nuevo León. Tenemos datos de empresas nacionales y extranjeras que tienen detenidas sus inversiones en Nuevo León, específicamente por el tema de seguridad y la violencia”, explicó el dirigente de los industriales.

Al respecto, el alcalde de Santiago tiene bien identificados los tiempos en que la situación se fue tornando más catastrófica para la economía local.

“Al finalizar la administración anterior se tuvieron vislumbres de violencia, cosa que se aceleró al entrar el año 2010. En esa etapa que arrecia la inseguridad, los turistas y la gente que quería construir, pues empiezan a retirarse”, explicó el munícipe.

También aceptó que actualmente hay muchas propiedades a la venta y pocos compradores, pues la confianza no se ha recuperado a pesar de que ya son las fuerzas armadas y las policías federales y estatales las que se encargan de la seguridad del municipio, luego que el anterior alcalde fue ejecutado por sicarios en complicidad con policías municipales.

“Sí hay muchos lugares a la venta y gentes interesadas en vender, pero hasta ahorita no se ha manifestado un alza en las ventas porque lo detectaríamos a través del ISAI (Impuesto Sobre la Adquisición de Inmuebles). Así que no, no ha habido un repunte que podamos decir marcado, está todavía tranquilo”, manifestó Montalvo Salas.

Explicó que desde los tres niveles de gobierno, especialmente el federal, se tata de abatir la inseguridad para impulsar la economía local y atraer las inversiones.

“Hemos notado que en este inicio de 2011 empieza a tomar auge la construcción, ya que a finales de diciembre se inauguró una tienda S-Mart y ahora se acercó a nosotros la gente de (la cadena de supermercados) Soriana, que están interesados en invertir en nuestro municipio y esto da un impulso y una confianza en la Iniciativa Privada para que nuestro municipio tome nuevamente el rumbo que tenía antes”, dijo el edil.

Durante un recorrido realizado por el casco de Santiago y sus alrededores, pudo constatarse la gran cantidad de negocios cerrados en horas hábiles, otros con letreros de “Se vende” así como propiedades diversas -casas, quintas campestres, terrenos- con letreros de “Se vende” o “Se renta”.

También es posible ver un notable número de casas que se quedaron en obra negra y algunas más de plano abandonadas, al igual que centros comerciales que estuvieron a punto de convertirse en fuente de empleo pero finalmente cayeron en el olvido, víctimas de la desconfianza engendrada por la violencia.

Respecto a la sensación de inseguridad, ciudadanos consultados al azar coincidieron al señalar que es un alivio ver a las patrullas del Ejército Mexicano o de la Policía Federal, pero siguen sintiéndose inseguros y las actividades sociales siguen restringidas para evitar riesgos.

El alcalde, Bladimiro Montalvo, aceptó que la situación aún muestra un rezago muy marcado respecto de 2008, último año en que se vivió el auge de la venta de bienes inmuebles en el “Pueblo Mágico” de Santiago.

“No, de ninguna manera estamos a los niveles de antes, vamos despuntando poco a poco. Esto va a llevarse un poco de tiempo, ese auge que teníamos nosotros en años anteriores era extraordinario, todavía 2008 fue un año muy bueno pero en 2009 empieza el declive, igual en 2010 y ahorita en 2011 creo que empezamos a repuntar pero poco a poco.

“La violencia es lo que ha estado marcando esto y de acuerdo a los índices que se manifiesten en violencia a la baja, será lo que repuntaremos”, expresó el munícipe y destacó las diferentes obras e inversiones que se están llevando a cabo para recobrar el clima de tranquilidad que solía ser el referente de Santiago.

Obras viales, obras de electrificación subterránea, remozamiento de calles, un hospital para atender casos de shock-trauma, un centro comunitario, empedrado de calles y mantenimiento e impulso de los diferentes sitios turísticos del municipio son algunas de las acciones que se están llevando a cabo.

“Hemos recibido muy buena aportación de las oficinas del gobierno federal, nos han apoyado con muy buenas inversiones, sobre todo en obras viales. Los recursos del Fonden (Fondo de apoyo contra desastres naturales) también están llegando. Ahí vamos, caminando”.

Sobre los recursos estatales,?Montalvo Salas lamentó “están muy escasos y muy pobres por la misma crisis que tiene el Gobierno del Estado”, pero se dijo muy satisfecho por la captación que han tenido del impuesto predial, que es el mayor ingreso propio con el que cuentan los municipios.

“Tenemos una muy buena captación del impuesto predial, tenemos un 66 por ciento y si quitamos los expedientes repetidos nuestra recaudación sube hasta un 76 por ciento, esto quiere decir que la gente está contribuyendo y hay confianza en sus autoridades”.

Para finalizar, el alcalde de Santiago invitó a los inversionistas a ver la situación no como un problema, sino como una oportunidad.

“La gente que tiene recursos económicos y fe y confianza saben bien que esto (la inseguridad) no va a durar siempre, esto (la economía local) va a repuntar y pues la verdad es que es un buen momento para comprar terrenos a buenos precios”, concluyó el munícipe.