Autor:

Estudios de Ingeniería Ambiental de la ONU describen que un relleno sanitario es una técnica de disposición final de residuos sólidos mediante la cual se les confina a un área lo más pequeña posible, donde se distribuye la basura en capas, se le compacta y se la cubre con tierra con una cierta periodicidad.

Esta técnica busca minimizar los perjuicios al medio ambiente controlando los efectos potenciales de contaminación mediante el tratamiento de las emanaciones líquidas y gaseosas que producirá la basura al descomponerse.

Para realizar un adecuado control de los gases generados por la descomposición de los residuos, estos lugares cuentan con un sistema de venteo colocado en diferentes puntos del relleno sanitario.

Un paso importante en la construcción de un relleno sanitario es encontrar el lugar adecuado. Para ello se requiere un minucioso trabajo de investigación de terrenos que resulten -en una primera instancia- satisfactorios y luego seleccionar el más adecuado.

El terreno debe estar cerca de una vía principal, de ser posible pavimentada, que permita acceder al sitio donde se descarga la basura en forma rápida. Además se debe garantizar el acceso al relleno por vías transitables durante todas las estaciones del año.

Cuando ya se ha seleccionado el sitio de emplazamiento del relleno sanitario, se requiere efectuar una serie de estudios a fin de reunir los datos necesarios para la planificación del proyecto.

Estos estudios pueden basarse en datos estadísticos que faciliten información sobre cantidad de habitantes, tasa de crecimiento demográfico, distribución demográfica, actividades principales que se desarrollan en la zona, tipo de basura a disponer, potencial producción de residuos que no deben ingresar al relleno sanitario. Además deberán recopilarse datos climáticos como intensidad y dirección de vientos predominantes, pluviometría, temperaturas medias y extremas.

Estas evaluaciones deben realizarse en la fase de planificación y diseño con el objetivo de asegurar que el proyecto sea ambientalmente adecuado y sustentable, facilitando su mejora desde el punto de vista ambiental, al mismo tiempo que se minimizan, atenúan o compensan los impactos negativos. Deben considerarse al menos tres etapas: la preparación de la infraestructura, la operación y el post cierre y control del área.

UN PROBLEMA MUNDIAL

Un informe realizado por la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio explica que, en el mundo, el predominio humano ha provocado la mayor pérdida de la biodiversidad de la Tierra en los últimos 50 años.

A consecuencia de esta contaminación hay mucha gente que enferma o muere, por lo que esta conducta está tipificada como un delito por parte de quienes contaminan y de quienes con actitud dudosa permiten que eso ocurra.

Por ello la solución reside en un cambio de hábitos de la sociedad, con acciones encaminadas al ahorro de energía eléctrica, el control de utilización del agua, el uso mesurado del gas domiciliario y la modificación de nuestra conducta urbana con acciones tan sencillas como no tirar basura en la calle.

La responsabilidad nos compete a todos: Los ciudadanos, quienes debemos de formar una sociedad que contribuya en poner los cimientos de esta nueva cultura; los gobiernos, para que establezcan políticas que beneficien a la humanidad y su entorno; y las industrias, quienes deben de moderar sus políticas de marketing por encima de lo que producen para el consumo.