Autor:

El Mando Único aún no se aprueba en el Senado, pero ya cuenta con un presupuesto de 2 mil 400 millones de pesos. Por falta de estrategia en seguridad pública, “el dinero se va a la basura”, considera especialista. Mientras el erario federal gasta más de 51 mil millones en la “seguridad” de los estados y los municipios, 34 mil civiles y 239 policías federales han sido asesinados en lo que va del sexenio

La seguridad pública de las entidades federativas y los muncipios cuesta al erario federal 51 mil 768 millones de pesos. El monto incluye los presupuestos del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública (FASP) y del Subsidio para la Seguridad Pública Municipal (Subsemun) de los ejercicios 2007 a 2011. En promedio, éstos reciben unos 12 mil millones anuales.

En el caso de los estados y del Distrito Federal, a las transferencias federales se le suma el presupuesto local en la materia. Ambos recursos constituyen el Fondo para la Seguridad de los Estados (Foseg).

Además del Subsemun y el FASP, en 2011 el erario federal destinará 2 mil 400 millones de pesos al Mando Único, indica El presupuesto público federal para la función seguridad pública 2010-2011 en su análisis de programas. Ello, a pesar de que la iniciativa presidencial para crear la policía única todavía se discute en el Senado.

No obstante el millonario gasto, la violencia en el país continúa en ascenso. Tan sólo de diciembre de 2006 a diciembre de 2010, 34 mil 612 civiles fueron asesinados, de acuerdo con el gobierno de Felipe Calderón.

En ese mismo lapso, 239 integrantes de la Policía Federal (PF) fueron ejecutados durante la realización de su trabajo, informa a Contralínea esa dependencia por medio de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental.

De otros 600 elementos estatales y municipales no se tiene información, porque las autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública se han negado continuamente a entregar los datos, señala el senador Felipe González González. Y es que la multimillonaria erogación para la seguridad pública tampoco ampara a las policías.

El principal objetivo del Subsidio y del Foseg, combatir la inseguridad, no se cumple, señala Martín Gabriel Barrón Cruz, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe). “¿Qué quiere decir esto? Que hemos tirado a la basura 14 mil millones (anuales) que se han asignado a 206 municipios, es decir, solamente el 8 por ciento de todo el país.”

De acuerdo con el doctor en criminalística y especialista en seguridad pública, de los 2 mil 440 municipios reportados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, sólo 206 se benefician del Subsemun.

El Mando Único

El 6 de octubre de 2010, Felipe Calderón presentó la iniciativa del Mando Único como respuesta a los altos índices de criminalidad y violencia, durante la entrega de reconocimientos al valor y al mérito de la PF. La creación de un cuerpo policial único a nivel federal es uno de los objetivos establecidos en el Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012.

Sin embargo, en el Senado se plantea que las policías municipales no desaparezcan, sino que se reestructuren. Asimismo, que se cree una policía metropolitana y que sean los gobernadores, en consenso con los alcaldes, quienes designen al titular del Mando Único local.

El panista Felipe González González, presidente de la Comisión de Seguridad Pública en el Senado, asegura que además del presupuesto asignado, otros 1 mil 600 millones de pesos ya fueron comprometidos para el Mando Único en el ejercicio 2012.

“Para esta iniciativa, se tienen previstos 4 mil millones de pesos sin que desaparezcan el Subsemun y el Foseg, los dos grandes grupos con casi 14 mil millones de pesos presupuestales. Los 2 mil 400 millones del Mando Único se utilizarán para implementar los centros de capacitación, los filtros de confiabilidad y la profesionalización de la policía.”

La partida presupuestal no se desaprovechará, asegura Eduardo Yáñez Montaño, secretario de la Comisión de Seguridad Pública de la Cámara de Diputados: en caso de que el Mando Único fracase, los recursos tendrían que destinarse a la seguridad pública.

Policía única no es la solución

René Arce Islas, secretario de la Comisión de Seguridad Pública del Senado, critica que para la iniciativa presidencial no se haya realizado un estudio del concepto de municipio. “Concentrar el mando no va a resolver los problemas. Primero se debe considerar el contexto económico y social de cada localidad, los diferentes niveles y formas de trabajo. Habría que plantearse un modelo policial que corresponda al municipio y al estado.”

Felipe González González justifica la creación del Mando Único policial porque los gobernadores no son responsables de la seguridad de sus estados. “Lo primero que hacen es hablarle al presidente para que les mande policías federales y el Ejército. En esta nueva ley, tenemos que delimitar las funciones de la Policía Federal, estatal y municipal. Sí debe de haber una policía de buen gobierno para combatir el crimen, pero la estatal que estamos planeando sería preventiva, investigadora y persecutora. Lo que queremos es gente responsable de la seguridad de los ciudadanos”.

En México, hay 433 mil 222 policías, de los cuales 164 mil 237 son municipales, refiere el doctor Barrón Cruz. Mientras unos 400 municipios no cuentan con un cuerpo de seguridad pública, los otros 2 mil tienen menos de 100 elementos, en su mayoría con nivel escolar primario.

“Hay 8 mil 37 policías analfabetos, 287 mil 649 con educación básica y 105 mil 753 con educación media superior”. En su artículo 88, la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública establece como requisito el nivel superior para formar parte de las áreas de investigación; bachillerato, para homologación por desempeño o prevención, y secundaria, para las áreas de reacción.

El investigador del Inacipe considera que estas nuevas condiciones ponen en riesgo el trabajo de miles de policías. “Si se les pidiera licenciatura, se despedirían a más de 400 mil y nos quedaríamos con alrededor de 32 mil policías. Me parece que la propuesta es generar más desempleo”.

Barrón Cruz refiere que 31 mil 445 elementos fueron evaluados por el Centro de Control de Confianza de Seguridad Pública, y que sólo el 40 por ciento obtuvo resultados favorables. Sólo “el 19 por ciento de la policía municipal ha sido evaluada; de éstos, 12 mil 578 han pasado los exámenes de control de confianza. Si asumimos que la policía municipal es corrupta, alrededor de 19 mil que no pasaron las pruebas y que tienen que ser dados de baja pueden integrarse al crimen organizado”.

Al respecto, el diputado priista Yáñez Montaño propone revisar la situación de cada uno para evitar que pasen a las filas de la delincuencia. “En razón de su perfil, se pueden ocupar en otro espacio; en tareas administrativas coordinadas por los gobernadores y los presidentes municipales, por ejemplo”.

Salarios injustos

El 61 por ciento de los policías municipales percibe un pago mensual menor a 4 mil pesos. “Salario de lo más disímbolo; en algunos casos hasta ridículo. El equipamiento también es exiguo, en contraste con el que utiliza la delincuencia. No tienen seguridad laboral ni oportunidades de profesionalización”, asegura el panista Felipe González.

Aunque la administración federal afirma que el Mando Único busca la asimetría de los sueldos, el investigador Martín Barrón explica que el incremento del 75 por ciento por cada policía estatal significa, apenas, percepciones mensuales de 7 mil pesos. Esto, dice, no asegura buenos elementos y tampoco que los encargados de las entidades locales hagan buen uso de los recursos del erario.

En el nuevo marco del Mando Único, para salvaguardar la integridad del policía y su familia se dará “un seguro de vida y utilidades suficientes para que no sean tentados ni corrompidos por la delincuencia organizada”, explica Yáñez Montaño.

Policía metropolitana

Respecto de la creación de la policía metropolitana, el senador Felipe González dice: “Le pueden decir lo que quieran al presidente de la República, pero es una realidad que los gobiernos anteriores administraron la delincuencia. Con la policía metropolitana se busca privilegiar a los habitantes y no los límites de los municipios”.

Sin embargo, el perredista Arce Islas considera que primero se debe fortalecer la Policía Federal: darle mayores posibilidades de desarrollo y crecimiento a través de un modelo enfocado a la investigación. Ese esfuerzo a mediano plazo podría derivar en la sustitución del Ejército, pero debe haber transparencia en la conformación de la institución.

Agrega que eliminar la policía municipal o comunitaria sería un error, pues en las situaciones de emergencia se coordinaría con otro tipo de policías con más capacidad de fuego, inteligencia y despliegue

Contralínea 219 / 06 de febrero de 2011