Autor:

Guanajuato, Gto.- Entre la impresionante sumisión de funcionarios mexicanos a los estadounidenses, manifestaciones pacíficas y descortesías del Gobierno de Guanajuato para con los visitantes, la Secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, se declaró “fan” del presidente Felipe Calderón.

Andrés Guardiola

¿El propósito? Reunirse con la Canciller mexicana Patricia Espinosa Cantellano, para aminorar las tensiones  surgidas entre México y Estados Unidos luego de las revelaciones realizadas por el sitio de internet Wikileaks, en donde nuestro país y su gobierno eran destinos de distintos calificativos provenientes desde Washington.

Sin embargo Hillary Clinton sorteó los cuestionamientos de la prensa sobre el tema. No habló una sola palabra que relacionara el deterioro de la relación entre vecinos a partir de las revelaciones de Wikileaks.

Además, la visita oficialmente profundizó en temas de seguridad a unas horas de haber estallado un coche – bomba en el estado de Hidalgo, y luego de que días antes, fueran decapitadas varias personas en el estado de Guerrero.

A pesar del clima de inestabilidad que se distingue en el país desde el exterior, el operativo de seguridad de la titular de la política exterior estadounidense no fue ostentoso, al menos, fue discreto.

Tras la reunión bilateral, tanto Clinton como Espinosa hicieron un anuncio conjunto sobre sus resultados y contestaron un mínimo de preguntas de los reporteros.

Fue ahí cuando Hillary Clinton se declaró “fan” del presidente de México por su empeño en la lucha contra el crimen organizado: “ I’m a fan. I believe and greatly admire what President Calderon is doing” (Soy fan. Yo creo y admiro grandemente lo que el Presidente Calderón está haciendo). Hillary apoyó las acciones del Gobierno Mexicano contra los criminales, porque, dijo, “los narcos no van a entregarse sin una terrible lucha”.

La titular de la política exterior del vecino país del norte aseveró que los actos de barbarie del crimen organizado, como la decapitación de personas y la explosión de coches bombas, buscan intimidar a la población y al gobierno mexicano, por lo que pese a ello, la estrategia del Gobierno Federal debe continuar.

“Ahora, los traficantes de drogas no se van a rendir sin una terrible lucha. Y cuando ellos hacen cosas que son justamente barbáricas, como la decapitación de gente, solo significa intimidar. Es para que la gente diga: ‘Oh, sólo déjenlos en paz y ellos no me lastimarán’. Pero el presidente –Calderón- no puede hacer eso”.

Trascendió el anuncio de que Estados Unidos participará con 500 millones de dólares más para la compra de equipo y la capacitación de personal en la llamada Guerra Contra el Narco, como parte de la Iniciativa Mérida.

La ex Senadora por Nueva York detalló que serán incluidos 60 millones de dólares para implementar equipo no intrusivo de detección de armas ilegales y movimientos de dinero hacia México.

La callejoneada

Tras la presentación ante medios de comunicación, Hillary Clinton decidió tomar un respiro y acompañado por la Canciller Espinosa Cantellano y por el Gobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva, caminó por la zona centro de Guanajuato.

A sus pasos a lo largo de la calle Sopeña, desde el Templo de San Francisco hasta el Teatro Juárez, la exprimera dama estadunidense recibió vítores y aplausos principalmente de mujeres. Aunque cabe destacar el grito, tal vez en broma, tal vez en serio, de “¡Viva Castro!”, refiriéndose al caudillo cubano.

Hillary Clinton admiró la arquitectura de la ciudad, e incluso se dio el tiempo para entrar a una joyería y observar las artesanías mexicanas forjadas en plata y provenientes de Taxco, Guerrero. Al local joyero también entró Patricia Espinosa.

La abogada originaria de Chicago, lucía un traje sastre azul marino, y en breve, subió los escalones del Teatro Juárez para continuar con su reunión con la Canciller mexicana, por lo que prácticamente no comió, en contraste con el Gobernador de Guanajuato que acudió a un restaurante cercano.

Sumisión total

Fue como contar la historia de México en unos cuantos minutos. Una funcionaria de la Secretaría de Estado gritaba, tronaba los dedos y humillaba a empleados de la Secretaría de Relaciones Exteriores, así como a policías municipales de Guanajuato.

La mujer de 27 años de edad, alta, rubia y estadounidense decía que no quería enojarse, pero que todos debían obedecerle porque simplemente estaba haciendo su trabajo.

Los jóvenes policías se mostraban apenados y negaban que estuvieran siendo maltratados por la extranjera. Los trabajadores de la SRE argumentaban que había coordinación con las autoridades del vecino país del norte ante el reclamo de la prensa.

“¡Qué vergüenza! ¿Pero por qué se dejan? Tengan dignidad”, pedían los reporteros, quienes no evitaron el sarcasmo y la burla a la joven norteamericana cuando se dirigía imperativamente a ellos.

Ignorancia del Gobierno de Guanajuato

Al Gobierno Municipal de Guanajuato jamás le interesó nombrar visitante distinguida a la Secretaria de Estado, Hillary Clinton. A la postre fue ignorado por el tamaño del operativo de la funcionaria estadounidense.

“Quedamos muy mal y perdimos la oportunidad de tener un mayor acercamiento con el gobierno estadounidense”, declaró el regidor Israel Cabrera Barrón, quien consideró ridícula la posición tomada por el alcalde Nicéforo Guerrero Reynoso.

El edil, calificado como “opaco” por sus compañeros de Cabildo, se levantó temprano ese lunes. Personalmente coordinó los trabajos de seguridad a un costado de la Alhóndiga de Granaditas, pero tan pronto apareció la funcionaria estadounidense Nicéforo Guerrero quedó al margen.

La visita diplomática también representó una sorpresa para el Congreso de Guanajuato, el cual hubiera agradecido que Hillary Clinton visitara el edificio histórico situado frente a la Plaza de la Paz. Gerardo Trujillo Flores, quien lidera los destinos del grupo parlamentario de Acción Nacional, confesó desconocer el acontecimiento, nunca fue avisado y terminó enterándose por la prensa. “Me acabo de enterar. Es una gran oportunidad para que la Secretaria de Estado visite nuestra entidad”, reconoció  Trujillo.

Para el Diputado Carlos Chacón, la visita de la Secretaria de Estado de E.U., ha puesto a Guanajuato en los ojos del mundo, y es relevante, tanto, como si el mismo presidente Barak Obama visitara la entidad. Lo cierto y lamentable, destacó Chacón, es que ni la Secretaría de Relaciones Exteriores, ni el mismo Gobierno de Guanajuato han tenido la educación o la cortesía de anunciarle al Congreso la visita de Hillary Clinton, mucho menos de invitarlo.

“No entiendo si solamente han invitado a algunos cuantos, que supongo será a los panistas, o si de plano las formas se han perdido como muchas otras cosas con este gobierno”, resaltó.

El legislador perredista José Luis Barbosa, resaltó la falta de interés, de imaginación y de sutileza del Gobierno Federal, así como del Estatal. “Pero bueno, no podemos decir nada más, así son y por mucho que tratemos de educarlos no van a cambiar”, sentenció.

Los acuerdos

Tras la reunión bilateral ambas lideresas dieron a conocer a la prensa los acuerdos alcanzados con la visita relámpago.

La Secretaria de Estado, Hillary Rodham Clinton, calificó de “productivo” el encuentro que tuvo con su homóloga mexicana a puerta cerrada, en uno de los salones del Museo de la Alhóndiga de Granaditas.

Por su parte Patricia Espinosa, informó que también fueron tocados temas sobre migración y diversos asuntos relacionados con las comunidades mexicanas en Estados Unidos, y advirtió que no pueden continuar surgiendo legislaciones racistas, como la que ahora prevalece en Arizona.

“No se puede comprender que haya quien busque regresar a la aplicación de la ley con base en estereotipos, en la apariencia de las personas o en su origen cultural. Sería un precedente alarmante, contrario a los principios de tolerancia e inclusión que compartimos en América del Norte”, resaltó.

Ante los casos de violencia que se han registrado en la frontera, ilustró la jefa del servicio diplomático mexicano que preocupa la existencia de casos “graves” que afectan a ciudadanos mexicanos, así como agresiones de grupos criminales a autoridades estadounidenses.

Patricia Espinosa puntualizó que uno de los temas torales fue la seguridad, ya que la delincuencia organizada transnacional es un enemigo común y amenaza la seguridad de nuestras naciones. “Sabemos que debemos apoyarnos mutuamente. Nuestra agenda, fundamentada en el principio de responsabilidad compartida, incluye acciones de interdicción y desarticulación de grupos criminales, de combate al tráfico de armas y al lavado de dinero, de desarrollo social y de reducción del consumo de drogas”.

La canciller mexicana se mostró satisfecha por los resultados logrados en la reunión que estableció con su colega estadounidense, ya que se reafirmó el compromiso político de los dos gobiernos con una ambiciosa agenda económica, que incluye la coordinación regulatoria, la facilitación de los flujos legítimos de personas y bienes, el desarrollo de la infraestructura fronteriza, el trabajo conjunto en energías renovables, y la resolución de disputas existentes como la del autotransporte transfronterizo.

La titular de la SRE también informó la renovación por 10 años más, del acuerdo en que se basa la Comisión México-Estados Unidos para el Intercambio Educativo y Cultural (COMEXUS), que es la principal organización binacional dedicada a promover los intercambios académicos.

*Director General de Códigos

www.codigosnews.com

www.codigosguanajuato.com

Comments

comments