Morir en la calle

Autor:

Cuando la vida se acaba con un acelerón, en la euforia del festejo y con la juventud por delante

Edgar Ramírez

Ciudad Victoria, Tamaulipas

La madrugada del 14 de noviembre, Elena Martínez Zavala no vivió para contarlo. Murió instantáneamente después de que su amigo Edgar Zapata Bautista se impactara contra una palmera en la avenida Carlos Adrián Avilés de esta ciudad capitalina.

Eran las 5:30 de la madrugada. Casi amanecía. Pero Elena nunca pensó que su vida acabaría así, de esa forma, al viajar de copiloto. Eso sí, lo bailada nadie se lo quitó. Pero fue la última que pudo disfrutar.

En la calle 21 de Marzo, manzana 1, lote 6 de la colonia Nuevas Playas, su familia la esperaba. Sabían, sí, que como cada fin de semana salió a divertirse, pero nunca imaginaron que Elena jamás regresaría a casa.

Ese día, con la trágica noticia, la familia Martínez Zavala se hizo pedazos. Tuvo un antes y un después. Un antes feliz, alegre. Y un después hundido en la tristeza. La noticia no se hizo esperar. Y fue la nota roja impactante del día. El caso no era excepcional pero fue uno más dentro de la lista de accidentes provocados por jóvenes en plena parranda en donde el alcohol y el exceso de velocidad pueden cambiar el destino de muchos en cuestión de segundos.

La noticia se vendió así: “Una jovencita perdió la vida cuando al viajar de copiloto en un auto que manejaba su amigo, éste perdió el control del volante debido al exceso de velocidad y terminó impactándose contra una palmera. La occisa fue identificada como Elena Martínez Zavala con domicilio en calle 21 de Marzo en la colonia Nueva Playas. Paramédicos de la Cruz Roja al revisarla constataron que no contaba ya con signos vitales, pues el impacto de la palmera pegó directamente por el lado del copiloto”.

Enseguida fue auxiliado Edgar Zapata de aproximadamente 24 años de edad y, según se dio a conocer, es residente de Reynosa. Inmediatamente fue canalizado de urgencia al Hospital General y en ese momento fue reportado grave pero con esperanzas de pronta reposición. El hecho trágico ocurrió a las 5:30 de la mañana en la avenida Carlos Adrián Avilés y según el reporte oficial, Edgar conducía un automóvil Chevrolet Cavalier en sentido de sur a norte.

Debido al exceso de velocidad perdió el control, terminó por derrapar para después impactarse con su costado derecho contra una palmera, propiedad del Ayuntamiento. Con el impacto, el conductor salió por el medallón trasero y quedo tendido sobre el pavimento, mientras que la muerte puso la mira en Elena y la prensó en su asiento.

La otra situación trágica del año ocurrió el 28 de febrero, cuando víctima de fractura de cráneo y golpes en distintas partes del cuerpo, murió?un estudiante del Conalep, quien impactó su automóvil contra un poste de concreto de la Comisión Federal de Electricidad.

Fue identificado como Braulio Antonio Hernández Valdez, de 23 años de edad, quien tenía su?domicilio en el fraccionamiento Paseo de las Américas. Esto ocurrió a las 16:00 horas a la altura del kilómetro 13 de la carretera a Matamoros y un kilómetro rumbo al fraccionamiento Los Olivos.

Hace cuatro años dos casos fueron detonantes. Ocurrieron en febrero de 2007. Las jóvenes Edna y Kenat no se conocían entre sí, pero con sólo unos días de diferencia ambas murieron en distintos accidentes por los mismos factores: viajaban a velocidad exagerada por un amigo ebrio.

A los 17 años, Edna murió la noche del 17 de febrero en la carretera interejidal al norte de Ciudad Victoria. Andaban de paseo y de parranda en el río con Sergio Román Hernández y otra jovencita.

Días después, un domingo 25 posterior del mismo mes, Kenat Kibsaí Martínez Carrizales, de 18, años perdió la vida en una avenida al norte de la ciudad en carretera a Matamoros. Viajaba en un automóvil BMW, conducido por Francisco Banda Caballero, de 22 años de edad. Y según las evidencias determinaron que iba alcoholizado y a exceso de velocidad.

Dos al día

Este tipo de tragedias se han vuelto cada vez más comunes. No sólo en esta capital sino en las ciudades más importantes de la entidad, situación que tiene en alerta a organismos juveniles, no gubernamentales, legisladores y autoridades municipales y estatales.

Aun cuando no se tienen cifras exactas de los accidentes provocados por causa del alcohol, se ha determinado que de los más dramáticos y fatales apuntan en un 50 por ciento provocados por jóvenes al volante combinados con alcohol y el exceso de velocidad. La Secretaría de Salud Estatal consideró que en lo que va del año suman más de 400 decesos derivado de accidentes automovilísticos.

“A diario, en Tamaulipas muere un promedio de casi dos personas en accidentes automovilísticos, donde el 50 por ciento de los casos están relacionados con el abuso del alcohol”, precisa en un reporte emitido recientemente.

Y es en la época de vacaciones decembrinas y de verano cuando aumentan hasta en un 40 por ciento, en comparaciones con otras fechas.

“Los accidentes viales son la primera causa de muerte en niños y adolescentes en México. Y es la cuarta causa de muerte en la población en general”, señala.

El reporte insiste que en Tamaulipas se han presentado más de 400 defunciones por los accidentes automovilísticos en donde el 50 por ciento se relaciona al consumo excesivo de alcohol.

Y aunque revela que son una cifra menor si se compara con las de años anteriores, sí es alarmante ver casos trágicos como el del mes pasado. “En el 2008 ocurrieron 850 muertes, mientras que en 2009 fueron 960, a nivel nacional han fallecido más de 21 mil personas por conducir bajo los influjos del alcohol”, detalla.

Pero se destaca que en Tamaulipas, al menos 43 mil jóvenes y adolecentes consumen bebidas embriagantes, pero mucho más alarmante es ver que el vicio de las mujeres aumenta cada día y es que de acuerdo a la delegación de la Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos, por conducto de su titular Alejandro G. asegura que la entidad ocupa el primer lugar en consumo de bebidas embriagantes, nocivas para la salud.

“En la mujer crece alarmantemente el consumo de bebidas alcohólicas. Desde muy temprana edad, de 12 a 13 años empiezan a tener contacto con el alcohol”, lamenta.

Operativos y sus alcances

Ante la situación alarmante de accidentes en las fiestas decembrinas y de año nuevo, la Dirección de Tránsito Municipal dio a conocer que no habría consideraciones para quienes fueran detectados conduciendo en estado de ebriedad y que los operativos anti alcohol se efectuarían a diario durante primeros días este año.

Se dijo que desde el inicio de la administración se tuvo cero tolerancia con los conductores ebrios, con la finalidad de concientizar al propio automovilista, pero sobre todo salvaguardar su propia integridad física ante el riesgo de exponerse a un accidente, medida que sigue implementándose para evitar un incremento en las estadísticas de accidentes.

Información recabada mediante certificados de defunción, precisan que tan solo en el primer semestre del año 2010, el número mensual de decesos fue de 20.

Las estadísticas establecen que es la Jurisdicción Sanitaria Número Uno en Ciudad Victoria es la que ocupaba el mayor número de defunciones con 36.

En segundo lugar de la tabla de mortalidad fue Matamoros con 20, seguía Tampico con 17, Nuevo Laredo 16, Reynosa 15, Mante 11, San Fernando 8 y Jaumave 1. Por su parte, la Cruz Roja delegación Victoria señala que lo anterior son cifras recabadas del primer semestre, pero las estadísticas han sufrido cambios determinantes.

“Aun no tenemos números o cifras exactas hasta el cierre del año, pero efectivamente, tenemos que presentar un informe anual”, indicó Rogelio Saldaña Medina, coordinador local de Socorros en esta Ciudad.

De acuerdo a datos de la Encuesta Nacional de Salud, cada año más de dos millones de personas mayores de 18 años de edad sufren lesiones a consecuencia de eventos no intencionales, principalmente en las que tienen que ver con accidentes de tránsito; y es que en México, según la encuesta, los accidentes vehiculares ocupan la posición número 11 dentro de las causas de mortalidad general y las posiciones 1 y 2 entre las principales causas de muerte en los hombres y mujeres entre 15 y 39 años de edad.

El doctor Eduardo G. Gutiérrez Gijón, subdirector médico del IMSS en México, asegura que los accidentes provocados por el consumo del alcohol son la primera causa de muerte en el país.

El doctor precisa que en las áreas de urgencias de todos los hospitales del IMSS reciben en promedio unos 16 mil lesionados por esa causa y pero la incidencia se incrementa en 30 por ciento en temporada vacacional y determina que el rango de edad de las personas que resultan lesionadas o fallecen en los accidentes oscila entre los 15 y los 40 años, y que este tipo de accidentes vehiculares aumentan en las carreteras.

Considera que por ser los accidentes la primera causa de muerte en el país es necesario combatir este riesgo en forma preventiva y convencer a la gente del peligro que significa conducir con niveles altos de alcohol.

En México diez Estados se han convertido en un foco rojo de lesiones por accidentes. Se trata de Baja California, Tamaulipas, Quintana Roo, Aguascalientes, Nayarit, Sonora, Colima, Distrito Federal, Jalisco e Hidalgo.

Visto desde la OMS

Según la Organización Mundial de la Salud, México y Vietnam son los países más vulnerables a accidentes automovilísticos.

El director del Departamento de Prevención de Lesiones y Violencia de la Organización Mundial de la Salud, Etienne Krug, revela que en México hoy en día este mal es un problema de salud pública que ocasiona miles de muertes en dichas naciones y apenas comienza a valorarse por las autoridades competentes.

“México es uno de los países donde el problema de la inseguridad vial es importante y tiene una voluntad política clara de comenzar a atacar este problema”, sostuvo en una reciente visita a México para tratar éste tema con la Secretaría de Salud Federal.

El especialista aseguró que, al igual que Vietnam, México está por encima de algunos países con mayor número de habitantes como lo es Estados Unidos, que a pesar de contar con un parque vehicular mucho más grande que el mexicano, tiene medidas de seguridad más responsables que evitan muertes o lesiones graves.

“La tasa de mortalidad en México es más alta que en EU, porque allá se acostumbra el uso del cinturón; se evita la combinación del alcohol y el conducir”, aplaude.

Krug agregó que la mortalidad por accidentes de tráfico de vehículo de motor en México representa la séptima causa de muerte y de acuerdo a la Secretaría de Salud, provoca 15 mil 742 muertes al año.

“México y Vietnam son países con tasas de mortalidad muy importantes, aunque no encabezan la lista con mayor número de muertes, pero por ser países grandes, tienen importantes cifras”, indicó el investigador al enlistar los los países que presentan también mayor número de muertes como Rusia, India y naciones europeas, africanas y del medio oriente.

El miembro de la OMS concluyó que lo que se necesita es crear conciencia tanto entre los conductores, como entre las autoridades mexicanas, de la necesidad que existe de desarrollar políticas encaminadas a seguridad vial y fomentar la cultura, trabajar con los medios de comunicación y con la policía para que haya más control en las carreteras, ya que la población es muy grande y en números absolutos, sí hay muchos casos de muertes.