2012 y la cosmogonía maya

Autor:

Según las profecías catastróficas tenemos sólo hasta el 21 de diciembre del 2012 para disfrutar la vida. Los pesimistas aseguran que la fuente informativa serían las inscripciones mayas, sin embargo un experto en esa fascinante cultura explica que los códices no predicen que en esa fecha ocurrirá el fin del mundo

“Lo que va a pasar es algo muy importante para nosotros los mexicanos y es la constatación de que nuestros antiguos pueblos tenían un conocimiento astronómico maravilloso”, explica el antropólogo Juan Yadeun responsable del sitio arqueológico de Toniná en Ocosingo.

Especialistas de todo el mundo coinciden en que en 2012 habrá una cantidad de eventos monumentales en el cielo,  “desde alineaciones de casi todos los planetas hasta que el sol va a estar más lleno de manchas solares que nunca y otros eventos cósmicos que nunca se habían visto y  demuestra algo que los mayas están planteando. Ellos tenían un conocimiento preciso de la Vía Láctea que es una de sus deidades principales” a la que observaban al menos 10 siglos antes del invento del telescopio en Europa.

Esta cultura mesoamericana encontró “que hay un movimiento constante en el universo que es el sol. Vieron que el sol tiene cuatro extremos eternos: primavera, verano, otoño e invierno y se repite cada 52 años y después llegaron a plantear que hay una primavera de 5 mil 200 años, un verano igual, etcétera, eso es precisamente el movimiento de la vía láctea”, indica el arqueólogo.

La teoría original de los soles –dice- es que el 21 de diciembre de 2012 se va acabar este tercer universo 9 días vamos a ir al inframundo y el primero de enero de 2013 empieza la cuarta creación del universo cuando van a gobernar las lunas según los mayas, y entonces van a gobernar las mujeres por cinco mil 200 años.

Astrónomos de todo el mundo coinciden en que los augurios se relacionan con el movimiento de rotación de la vía Láctea y la alineación de  planetas semejante a la que tuvo en el momento de la creación, el cruce de los ejes y el paso por una grieta oscura en el centro de la galaxia llamada por algunos dark rift.

“La vía Láctea va a levantarse derechito en el cielo como árbol y el camino del sol la va a cruzar como la cruz de todos los pueblos de acá (indígenas) y en el centro va a aparecer la entrada al otro universo que seguramente es el hoyo negro, que el nuestro es el más grande del universo.

“Los mayas dicen que se está repitiendo el movimiento del sol y, según la mayoría de los estudiosos, tienen razón. O sea, la Vía Láctea se tarda veinte y seis mil años en dar la vuelta sobre su propio eje y eso es lo que va a ocurrir. Según los mayas vamos a llegar al punto de la Vía Láctea que termina el otoño y empezaría el invierno de ese movimiento universal o sea la cuarta era otra vez”.

–¿No se va a acabar el mundo?

–Nada de eso, lo único que hemos encontrado en las inscripciones es claro: dicen que se apagará un sol y se encenderá otro, lo que da a entender que se va a acabar un sistema político y va a comenzar otro.

La cuarta era será la femenina, de acuerdo con las interpretaciones del México antiguo donde la primera era reinó el sol, la segunda una serpiente de dos cabezas representada por Venus, la tercera se dedica a la Tierra y en la cuarta quién gobierna es la luna:

En esta era hay 4 gobernantes que se dedican a los 4 extremos del universo  y es cuando reina una mayor armonía. La luna vive cuatro facetas cada 28 días,  las mujeres cada 28 días pasan por cuatro lunas, son cuatro mujeres distintas por eso son las dueñas del cuatro, de los cuatro extremos del universo. Los hombres, según los mayas, son como el sol, tardan años en transformarse, en cambio las mujeres están en trasformación constante, Eso significaría que vamos a un mundo de transformación constante”, considera.

Toda esta explicación es válida “si es que realmente los mayas hubieran tenido que ver con lo de hoy (las predicciones y profecías astrales) pero no era más que un mito que explicaba el universo”, aclara el científico.

La cuarta era está gobernada por las lunas de acuerdo con esta tradición prehispánica donde en la primera era gobierna el sol que es un tirano, luego Venus que divide la sociedad en dos y hay diálogo, después la tierra que es cuando aparecen las pirámides trinitarias.

Esos mitos explican el cielo. Por ejemplo, el día de la creación ellos dicen que primero tiene que estar Orión abajo que es una tortuga; va a ocurrir el 1012. De la tortuga sale la vía láctea que es el árbol del cielo, sobre esa vía láctea se posa la osa mayor que es le pájaro ese que siempre está en las estelas arriba.

O sea todas las inscripciones mayas están con un cuento explicando cómo se va moviendo el cielo. N ese movimiento del cielo lo que ellos están planteando es que llegamos a una tercer era en el movimiento del invierno y realmente todo lo que se sabe en las inscripciones es que dicen que desaparece una luz y aparece una nueva luz.

Todas las inscripciones que hemos encontrado empiezan diciendo que le mundo empezó el 3 de agosto de 3114, fue la tercera creación del universo. Lo que se plantea en las inscripciones es que vamos a pasar nueve días en el inframundo y se va a renovar todo. La nueva era duraría 5 mil 200 años de 360 días.

Descubrieron que en su movimiento constante el sol tiene cuatro extremos eternos: primavera, verano, otoño e invierno y se repite una y  otra vez; así encontraron después que cada 52 años también habían estas estaciones y determinaron la cuenta corta de 52 años y después con sus conocimientos llegaron a plantear que había una primavera, verano, otoño y un 5 mil 200 años, pero es precisamente el movimiento de la vía Láctea que repite el movimiento del sol.

Lo que va a ocurrir es que vamos a entrar al otoño de la vía láctea… se pagará un sol y se encenderá otro, lo que significa que se va a acabar un sistema de organización política y va a surgir otro. Lo que estamos esperando es idea de los mayas o sea esa que fue destruida por los toltecas y renovada por los mexicas pero si nos concentramos en la idea original maya lo que va a ocurrir es que vamos a entrar al otoño de la vía láctea.

Comments

comments