Autor:

La reconfiguración de las refinerías de Pemex fracasó. Fox y Calderón gastaron más de 160 mil millones de pesos en instalaciones que no pueden operar al ciento por ciento de su capacidad. Mientras, sólo en lo que va del actual gobierno México ha tenido que importar petrolíferos por un monto que ya supera los 690 mil millones de pesos. No es todo: Suárez Coppel anuncia inversiones en empresas refinadoras de Estados Unidos, y Deer Park –una sociedad entre Pemex y Shell similar a las que se impulsarán en 2011– reporta pérdidas multimillonarias

El pasado 1 de diciembre, Juan José Suárez Coppel reveló que Petróleos Mexicanos (Pemex) buscará asociarse con refinerías estadunidenses para reducir el volumen de gasolina importada al país. Según el director general de la paraestatal, resulta más cara su construcción que el esquema de las sociedades.

Mientras la cúpula de la petrolera analiza los nombres de las empresas con las cuales se darán las asociaciones, la refinería Deer Park –ubicada en Houston, Texas, y que Pemex posee en sociedad con Shell– reporta pérdidas multimillonarias y la Secretaría de la Función Pública detecta irregularidades en las obras de modernización de la refinería Tula.

Más aún, tan sólo en lo que va del actual gobierno, la importación de gasolina, diésel y otros productos petrolíferos ha implicado un gasto superior a los 690 mil millones de pesos. De acuerdo con informes oficiales, las erogaciones en 2007 ascendieron a 151 mil 841 millones, y en 2008, 2009 y 2010, a más de 180 mil millones de pesos por año.

La cifra global habría alcanzado para construir 5.35 refinerías Bicentenario, cuyo costo se calcula en 129 mil millones. Esta obra, que sería la última que se edifique en territorio mexicano, generará más de 40 mil empleos directos e indirectos durante su construcción y 1 mil 400 empleos permanentes en su operación.

El monto de las importaciones también significa 4.31 veces la inversión que la petrolera mexicana y su subsidiaria Pemex Refinación han destinado, en una década, a la reconfiguración y modernización del Sistema Nacional de Refinación, integrado por seis complejos.

De acuerdo con la paraestatal, en 10 años el costo por obras relacionadas con el Proyecto Global de Reconfiguraciones, para tres refinerías (Cadereyta, Madero y Minatitlán), asciende a más de 13 mil millones de dólares (160 mil millones de pesos, a un tipo de cambio de 12.37 pesos por 1 dólar, establecido por el Banco de México para la jornada del 3 de diciembre de 2010).

En su página de internet, Pemex asegura que el plan de reconfiguración tiene como meta incrementar la capacidad de las seis refinerías. “De no aumentarla, para 2015 las importaciones [sólo de gasolina] podrían alcanzar 489 miles de barriles diarios, es decir la mitad de la demanda nacional”.

No obstante la multimillonaria inversión del Proyecto, ninguna de las seis refinerías opera al ciento por ciento de su capacidad, admite la propia paraestatal.

Durante la conferencia telefónica Resultados de Pemex al 30 de junio de 2010, el director corporativo de Operaciones, Carlos Murrieta Cummings, reveló algunos de los factores que impiden explotar la capacidad total de los complejos: mantenimientos que fueron diferidos de periodos anteriores y que se revisaron en el periodo reportado; mantenimientos correctivos de plantas no previstos durante el periodo enero-junio y mantenimientos realizados de acuerdo con los ciclos programados en el periodo.

A decir del funcionario, en el segundo trimestre de 2010, la capacidad utilizada de destilación disminuyó de 82 a 81 por ciento, debido principalmente a fallas de energía eléctrica en las refinerías de Madero y Tula. Todos los complejos tuvieron afectación por ese mismo motivo, dijo.

El 30 de julio pasado, Murrieta Cummings también reconoció que la producción de petrolíferos disminuyó de 1 millón 430 mil a 1 millón 417 mil barriles diarios, como resultado del menor proceso de crudo.

La Coalición Petrolera Independiente, AC, advierte que Pemex intensifica su “política” para desmantelar las subsidiarias. En el caso del Programa de Reconfiguraciones, señala que no ha dado resultados en ninguna de las refinerías, pues los trabajos sólo han beneficiado a empresas privadas. Una auditoría de la Función Pública confirma que, en el caso de la refinería Tula, la modernización no ha derivado en una mayor capacidad.

Mario Ross García, trabajador de la paraestatal y líder de dicha Coalición, indica en entrevista que hay “connivencia” entre la paraestatal y el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, que dirige Carlos Romero Deschamps. Este último, dice, ha firmado convenios de liquidación para terminar la relación laboral con trabajadores de áreas estratégicas sindicalizados. Las plazas son canceladas y las áreas, cedidas a las trasnacionales.

Inversiones en Estados Unidos

El Proyecto Global de Reconfiguraciones –aprobado en 1997 y ejecutado a partir de 2001– no sólo se ciñe a la modernización de la infraestructura ya creada, sino que promueve nuevas construcciones: “Para producir la gasolina que se requerirá, en 20 años, en México será necesario, además de la reconfiguración de las refinerías existentes, poner en operación una nueva refinería cada tres o cuatro años”.

Hasta hace no mucho tiempo, los directivos de la paraestatal consideraban prioritario ese plan, porque “Pemex importa cuatro de cada 10 litros de gasolina que consumimos en el país, a un costo superior a los 10 mil millones de dólares al año [123 mil 700 millones de pesos]. Por si fuera poco, además del costo que representa, el hecho de importar gasolinas se traduce en que México esté financiando empleos e inversiones en el exterior, que podrían generarse internamente”.

Ahora, la administración de Suárez Coppel abandona el Programa Global de Reconfiguraciones para impulsar inversiones en Estados Unidos. Los esquemas de asociación con trasnacionales que impondrá la cúpula del Corporativo no sólo no son nuevos, sino que son ineficaces.

Deer Park Refining Limited Partnership es una sociedad al 50 por ciento entre PMI Norteamérica –filial privada de Pemex– y Shell. Ubicada en Texas, Deer Park sólo representa ganancias para la trasnacional. Entre otros beneficios, permite a Shell adquirir todos los productos resultantes de esa refinería, con base en el Acuerdo de Transferencia de Productos, firmado el 31 de marzo de 1993.

Contrario a ello, la copropiedad le reporta números rojos a PMI Norteamérica, y por consiguiente a Pemex. Tan sólo en 2008, la filial registró una pérdida bruta de 2 mil 208 millones 700 mil pesos relacionados con su operación.

Pemex asegura que el multimillonario déficit “se obtuvo al considerar sus ingresos por la venta de productos refinados a Shell (único cliente), menos el costo de ventas, que incluyó la cuota de procesamiento pagada a Deer Park, comisiones y gastos (fees & expenses) y fletes marítimos, en los que la compañía incurrió para poder realizar sus operaciones de la refinación de petróleo crudo”.

De acuerdo con el Informe del resultado de la fiscalización superior de la Cuenta Pública 2008, de la Auditoría Superior de la Federación, en el Estado de resultados de PMI Norteamérica se constató que “el costo de ventas fue superior en 2.9 por ciento sobre los ingresos obtenidos en el año.

“La Gerencia de Control Presupuestal de Pemex mencionó que lo anterior ocurrió como consecuencia de la caída de precios del petróleo durante el segundo trimestre de 2008, lo que ocasionó un desfase en el precio de venta de barril refinado, el cual fue menor que la suma del barril crudo comprado con sus costos incurridos.”

Irregularidades en obras

Pese a esas evidencias, el esquema de sociedades que se dará en 2011 –según los planes de la Dirección Corporativa de Pemex– pondría en riesgo, aún más, la capacidad de las refinerías en México.

Y es que, hasta ahora, la petrolera ha sido incapaz de resolver los problemas de su Sistema Nacional de Refinación. Así lo revela la auditoría 35/2009, realizada por el Órgano Interno de Control en Pemex Refinación, aplicada a la Subdirección de Producción de la Refinería Miguel Hidalgo, Tula de Allende, Hidalgo.

De acuerdo con la auditoría, cuya copia posee Contralínea, en el último trimestre de 2009 se observó la “reducción de la rentabilidad y utilización de la planta productiva de la refinería, con motivo de la conversión de la planta H-OIL hidrodesulfuradora de residuales a hidrodesulfuradora de gasoleos de vacío”.

Además, señala que, “al 15 de diciembre de 2009, la planta H-OIL como hidrodesulfuradora de gasoleos de vacío sólo opera con un tren, el cual tiene la capacidad de 25 MBD [miles de barriles diarios], ya que el otro tren ha presentado fallas desde su conversión, lo que pudiera haber provocado que se continúe importando gasolina Magna UBA”.

La auditoría revela que “en el informe presentado al Consejo de Administración, se especificó una inversión para la ejecución del proyecto de 28 mil 800 millones de dólares, incluyendo un catalizador y que se tendría un valor presente neto de 31 mil millones de dólares y una tasa interna de retorno de 51 por ciento, por lo que la inversión se recuperaría en dos años, aproximadamente. Sin embargo, en el análisis de costo beneficio del 17 de diciembre de 2007 se planteó una inversión de 23 millones 938 mil dólares, el valor presente neto de 5 mil 743 millones de dólares y una tasa interna de retorno de 32.83 por ciento, por lo que se esperaba una recuperación de la inversión en tres años aproximadamente, situación que se considera aclarar tomando en cuenta que al 15 de diciembre de 2009 no se ha cumplido con ninguna de las metas planteadas, contraviniendo lo presentado al Consejo de Administración”.

Para la elaboración de este trabajo, se solicitó conocer la opinión de Petróleos Mexicanos, a través de Francisco Montaño, coordinador de Información y Prensa. Hasta el cierre de esta edición, no hubo respuesta.

Conproca gana juicio internacional

Otro asunto que tiene pendiente Petróleos Mexicanos (Pemex) es el juicio arbitral 11760/KGA, interpuesto por Conproca –una sociedad creada por las trasnacionales Sunkyong Engineering, Tribasa y Siemens– ante la Corte Internacional de Arbitraje en contra de la petrolera y de su subsidiaria Pemex Refinación, en septiembre de 2001.

De acuerdo con el reporte que Pemex rindió a la Bolsa Mexicana de Valores, al tercer trimestre de 2010, el consorcio ganó el juicio, originado por diferencias tras la prestación de sus servicios para la construcción de diversas obras con motivo de la reconfiguración de la refinería Cadereyta.

“Como resultado del laudo parcial sobre responsabilidad, emitido el 17 de diciembre de 2008 y notificado a las partes el 22 de diciembre de 2008, el Tribunal Arbitral se pronunció sobre la procedencia genérica de los reclamos; es decir, no se determinan cantidades. El 30 de noviembre de 2009, tanto Conproca como Petróleos Mexicanos y Pemex Refinación presentaron sus escritos en los cuales establecieron la cuantificación o el monto que le corresponde a cada uno de los reclamos que les fueron favorables en el laudo sobre responsabilidad, con sus respectivas pruebas periciales y testimoniales. Las prestaciones que reclama Conproca ascienden a 424 mil 890 dólares; por su parte, Pemex y su subsidiaria las cuantificaron en 116 mil 25 dólares.”

De acuerdo con la información de Pemex, del 16 al 26 de agosto de 2010 se llevó a cabo la audiencia de cuantificación. El 18 de octubre, los peritos expertos del Tribunal rindieron un informe respecto del cual las partes presentaron observaciones a más tardar el 1 de noviembre pasado. Luego, del 8 al 10 de noviembre se celebró una audiencia para que las partes contrainterroguen a los peritos del Tribunal en relación con dicho informe. Pemex, Pemex Refinación y Conproca presentaron escritos de alegatos; en breve, el Tribunal Arbitral dictará el laudo final en contra de la paraestatal mexicana.

Represión en Pemex

En agosto de 2010, María Concepción Covarrubias destinó sus vacaciones a una huelga de hambre por la justicia sindical en Petróleos Mexicanos (Pemex).

La agremiada al Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, integrante de la Coalición Petrolera Independiente y trabajadora de Pemex Gas y Petroquímica Básica, pasó 17 días instalada en el Zócalo de la ciudad de México sin probar alimentos. Perdió 11 kilogramos y enfrentó dos crisis por descompensación.

La mujer de 51 años pedía que se respetara la resolución del expediente 610 y del recurso de amparo 530, dictado por la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje en agosto de 2009, para reponer las elecciones de 2007 que Carlos Romero Deschamps ganó de “manera ilegal”.

Madre soltera de tres jóvenes, María Concepción también solicitaba que se revisara el destino de las cuotas sindicales y se evitara que éste fuera el pago del Pemexgate. Además, que se retiraran las empresas extranjeras del sector energético y se le diera oportunidad a los mexicanos.

En su pliego petitorio exigía equipo para ella y para sus compañeros, pues “con el pretexto de que no tenemos los implementos necesarios no nos dejan trabajar. Así es como justifican la presencia de las trasnacionales en el Sistema Nacional de Refinación”. También, requería recursos para impulsar los trabajos tecnológicos del Instituto Mexicano del Petróleo.

A cambio, lo que recibió en septiembre pasado fue una incapacidad que no le ha permitido regresar a sus labores. Según sus jefes inmediatos, ella padece una enfermedad mental. “Me reincorporé el 20 de septiembre. Al siguiente día, Sergio Dorberker Rojano, representante sindical de la Sección 15, llegó acompañado de Felipe Escamilla. Traían mi pase de salida para llevarme al hospital. Yo no podía negarme a salir de las instalaciones de Pemex”.

María Concepción cuenta que el pretexto fue hacerle una evaluación médica a la que todos los trabajadores son sometidos, según mandan los estatutos gremiales. “De ahí, me mandaron al neurólogo y luego al siquiatra. Dicen que estoy loca, pero eso será por exigir mis derechos laborales. Desde entonces no me dejan trabajar”.

María Concepción es obligada a acudir cada semana al siquiatra para que le renueven la incapacidad. El médico, sin embargo, aún no le diagnostica enfermedad alguna. Ella alega ser víctima de represión laboral: “Me quieren jubilar a fuerza para que ya no exija mis derechos”.

No obstante, asegura: “Voy a seguir en la lucha para dejar a mis hijos y a mis nietos un mejor país. No se vale que a Pemex lo estén quebrando a propósito. No lo vamos a permitir. El dinero del pueblo que se le quede al pueblo”.

Contralínea pidió a la Gerencia de Comunicación Social su versión respecto del caso de Covarrubias. Hasta el cierre de edición, la petrolera no dio respuesta.

Contralínea 212 / 12 de diciembre de 2010

Comments

comments