El Puente que cambiará Matamoros

Autor:

El Proyecto Ferroviario Binacional será una oportunidad para diseñar el desarrollo urbano tanto para Brownsville como para Matamoros y que agilizará las operaciones ferroviarias en la frontera

Norberto Lacarriere Lezama

Matamoros, Tamaulipas

En medio de la crisis socioeconómica que afecta a la industria maquiladora asentada en la frontera, un rayo de esperanza se asoma con la convocatoria de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para licitar públicamente el nuevo puente internacional ferroviario en esta ciudad, lo que según fuentes especializadas consultadas fijará los nuevos rumbos de un mejor desarrollo de la zona noreste de Tamaulipas, que se reflejará en los siguientes 8 años.

La construcción de dicha estructura deberá comenzar este mismo año, en el marco del centenario de la Revolución Mexicana y coincidente con la conmemoración de las primeras 10 décadas de la edificación del que fuera el primer paso del tren de carga entre México y Estados Unidos.

En la actualidad su tránsito también sirve para el enlace vehicular y peatonal entre ambas naciones, en lo que se conoce el expressway, concesionado a una empresa privada, pero en 1910 (tiempo en el que el presidente Porfirio Díaz lo inauguró) su plataforma se elevaba para permitir la navegación de barcos de carga de bajo y mediano calado por el río Bravo.

El motivo principal de lo anterior no sólo es la remoción de las vías que conectan con el primer cuadro del municipio y que le aliviarán de los estrangulamientos viales que ha padecido en los últimos 25 años, sino porque la llegada del que será el quinto cruce en la frontera atraerá inversiones en materia empresarial, ya que reforzará la de por sí envidiada posición geográfica y estratégica de Matamoros entre varios lugares  de Norteamérica con la República y viceversa.

Precios y beneficios

El primero que salió a dar a conocer la noticia fue Guillermo Rico Leal, secretario de Fomento Económico en el saliente Ayuntamiento. Al hacerlo, detalló que el presupuesto contemplado en la ­edificación será de unos mil millones de pesos.

En sus anuncios destacaba que el día 9 de noviembre debían arrancar las propuestas dado el interés de 36 empresas registradas para participar, entre ellas 2 del Estado, una de las cuales se denomina “Transportadora y Constructora de Tamaulipas”.

Según sus propias palabras: “No pasa de este mes para que se tenga un ganador asignado que firme los contratos en diciembre”. Las estimaciones que se tienen sobre el tiempo que durará la edificación de esta obra es que llevará de 12 a 13 meses (en condiciones normales), pero con los períodos de arranque se calcula que su inauguración tendría lugar en abril de 2012.

Será hasta entonces cuando su operación haga que se suspenda la actividad de las vías que conectan con la avenida Álvaro Obregón y calle Sexta, que a diario trastocan el tránsito vehicular del lado mexicano.

Antecedentes

Por años, uno de los reclamos de la comunidad matamorense hacia las empresas ferroviarias estadounidenses es porque en horarios clave los furgones se detienen arbitrariamente y causan pérdida de tiempo, dinero y calidad ambiental. Periódicamente eran los integrantes de la cúpula empresarial los encargados de hacer público el sentir ciudadano de retirar las vías, pero las respuestas jamás fueron satisfactorias.

Alguna vez alguien salió a explicar que el tren se detenía debido a las constantes revisiones de la Patrulla Fronteriza, en busca de “polizones” o indocumentados que viajarían ocultos en los cientos de vagones que a diario transitan. Fue en los tiempos del alcalde Homar Zamorano Ayala cuando él salió a reclamar airadamente la urgencia de que el gobierno federal mexicano actuara en consecuencia.

De poco sirvió esa exigencia pues de inmediato se supo que su reacción tenía tintes políticos, ya que para entonces la administración de Los Pinos había quedado, por primera vez en la historia, en manos de un panista: Vicente Fox Quezada. De hecho los antagonistas de Zamorano le reclamaron que porqué no había actuada en el mismo tono cuando aún era presidente de la República su correligionario, el priista Ernesto Zedillo Ponce De León, quien a la postre sería miembro del consejo de administración de una de las empresas extranjeras a las que él durante su sexenio había concesionado los ferrocarriles.

La ubicación

Desde que empezó a planearse la remoción de las vías hace poco más de 15 años, los expertos siempre pensaron en ubicar la nueva estación del ferrocarril rumbo a la carretera a Reynosa. En ello coincidían los representantes de las cámaras de ingenieros civiles y arquitectos de Matamoros, Tamaulipas, pero también quienes estaban al frente del Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN).

En este sentido, el punto en cuestión será el Km. 12 de la carretera hacia dicha población, a la altura del ejido La Gloria, cerca de las plantas gaseras que se encuentran en la llamada brecha 22, a 500 metros de la “Y” que se conecta a la ruta actual y que conduce a Monterrey, Nuevo León. De ahí partirá en dirección hacia el río Bravo, pasando por las comunidades rurales Sabino y El Ebanito.

Mientras tanto, el anteproyecto que se tiene y que data de hace varios años es crear una avenida importante en lugar de las vías férreas que actualmente se tienen, por lo que una vez trazada partiría, en una primera etapa, de la avenida Las Américas hasta la Rigo Tovar.

Aparte, uno de los planes que en todo esto vaya implícita la explotación de las áreas turísticas. “Lo importante es que en la misma dirección están operando los norteamericanos, pues allá también pretenden instalar un bulevar, cuya salida desembocará hacia el expressway en Brownsville”. Sobre si será o no concesionado, Rico Leal se concretó a decir que por lo pronto todo está en manos de la SCyT, que incluso colocará casetas de cobro.

El especialista en asuntos urbanísticos y exdirector de Planeación de la Secretaría de Desarrollo Urbano municipal, Javier Núñez, señala que el proyecto representa la consolidación de un sueño que por obviedad acarreará muchos beneficios transfronterizos tras el intercambio de cartas presidenciales, principalmente porque se tendrá una mejor calidad de vida.

“Hay que promocionar que la línea del ferrocarril no sólo se lleve del nuevo puente internacional hacia Monterrey, sino que haya otra ruta hacia Ciudad Victoria dado que esta ya está conectada con Tampico y desde allí hay conexión con varias partes de la República”.

La propuesta que hace Núñez es que desde ahora se vaya buscando que otro punto de enlace llegue al nuevo puerto marítimo “Matamoros”, por la carretera a Ciudad Victoria.

Otro detalle que subrayó fue la necesidad de que: “Matamoros comience a aplicar los 14 puntos de competitividad global”, tal y como los cita el Banco Mundial y las Naciones Unidas, entre los que se encuentra la conectividad que implica tener puertos y carreteras

“Ahora falta uno de esos puntos importantes, como es la conectividad informática, es decir, contar con una banda ancha de suficiente capacidad para poseer intercambio de voz, datos e imágenes de una manera rápida para favorecer las inversiones globales”.

Mejoras

El hecho de tener a Matamoros y a Brownsville como dos entidades totalmente conurbadas, dice este experto, será algo clave en el desarrollo clave en el desarrollo urbanístico del norte de México, dando por hecho que esta oportunidad será aprovechada para hacer que despunte favorablemente el uso de los aeropuertos en ambas comunidades y por la cantidad de inversionistas extranjeros que se tienen.

Sin embargo, lo anterior hará que las ciudades crezcan a un mayor índice que el que en estos momentos se tiene, del orden del 3 por ciento anual.

“Esto sería igual que como ocurrió con Reynosa hace seis años. Entonces, de tener alrededor de 600 mil habitantes en Matamoros la cifra se cuadriplicaría en menos de 10 años. Esto es lo que el puente ferroviario detonaría en cadena. La tarea de las autoridades será poner en orden ese crecimiento”.

Adicionalmente a estas impresiones, la Cámara de Comercio y Servicios Turísticos ha dicho que un complejo de esa magnitud ayudaría a contar con un recinto fiscalizado, cerca del cual se instalen hoteles, restaurantes, comercios, gasolineras, agencias aduanales u otros negocios legalmente establecidos.

Beneficios técnicos

-Se libera el sector norte de la ciudad del estorbo del cruce del ferrocarril, con el cual se retrasa a la población por más de 120 minutos continuos.

-Dejarán de circular materiales tóxicos y?combustibles de alta peligrosidad?cerca de zonas céntricas de Matamoros.

-Se terminará parcialmente la contaminación que produce la espera de decenas de vehículos (aun cuando queda vigente la otra, a causa de las filas que causa la ida hacia Estados Unidos por el “puente viejo”). Matamoros cuenta con cuatro puntos de enlace internacional (un aeropuerto, cuatro puentes internacionales, un puerto marítimo y un?puerto ferroviario). Sin embargo, poco se aprovechan en toda su extensión a pesar de su cercanía con Estados Unidos.

A diferencia de la Isla Del Padre (cuya agua, aire, cielo y arena parecen ser los mismos que en Matamoros, pero nada más), la playa Bagdad carece de infraestructura hotelera y comercial, pues durante 50 años nadie ha resuelto los conflictos de la certidumbre legal en los terrenos de ese balneario. Pese a ello, al año este lugar recibe un promedio de 300 mil visitantes.

En el caso de la ciudad se tienen varios lugares catalogados como sitios históricos (algunos datan de los inicios de la Revolución Mexicana) con base a investigaciones serias. No obstante, poco o nada se sabe de ellos y por lo tanto, no se explotan turísticamente. De la misma forma, no hay un catálogo de edificios y monumentos históricos.

La longitud total del tramo de vía de ferrocarril que se construirá es de 11 kilómetros, prácticamente en línea recta, partiendo del río Bravo y terminando en el Empalme con la vía actual que va de Matamoros a Reynosa.

El área por la que pasará la vía ferroviaria está conformada básicamente por terrenos de cultivo y algunos bancos de tierra; en ambos casos se trata de propiedad privada. El trazo ferroviario cruzará por la carretera Matamoros – Reynosa.

Asimismo, la vía cruzará algunos canales y arroyos que corren perpendicularmente al trazo, por lo que deberá construirse puentes para salvarlos, sin afectar el curso ni las características de los mismos, ni alterar el uso que se les da actualmente, que es de riego para la agricultura.

La responsabilidad del médico se inicia con el juramento (de la Declaración de Ginebra, 1948) de un buen desempeño de la profesión y desde la inscripción en el Colegio Profesional y en relación con el cliente (paciente) que es de naturaleza contractual.

Existiendo deberes comunes para la mayoría de profesiones, como son: Deber de lealtad, secreto profesional e indemnización del daño que hubiera ocasionado. La responsabilidad médica es una variedad de la responsabilidad profesional.

“Al enfrentar una persona un lamentable caso de negligencia médica y su intención es denunciarla, necesita armarse de paciencia y tener la convicción de que se trata de un proceso lento”, advierte Gustavo López-Muñoz y Larraz, doctor en Derecho por la Universidad Complutense y autor de diversas publicaciones sobre negligencias médicas.

En su libro “El error sanitario”, el también consultor de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas afirma que nadie se meta en un proceso así si no tiene una fuerza importante, derivada de un sentido grande de justicia y de una convicción moral y necesidad ética de pelear, porque puede durar varios años, aunque recomienda que nadie se quede sin hacer valer sus derechos.

Existen de hecho leyes diferentes que gobiernan demandas por negligencias médicas, pero el proceso de juicio a un médico es largo e intimidante, así ¿quién quiere entrarle?