Autor:

Para las elecciones que renovarán el Poder Legislativo de Venezuela, las decenas de contendientes se han agrupado en dos grandes bloques: chavistas y antichavistas. Los aliados del presidente Hugo Chávez obtuvieron una primera victoria: la agenda de los derechos económico-sociales es la que debaten los electores

Waldo Mendiluza / Prensa Latina

Caracas, Venezuela. Ante la cercanía de las elecciones legislativas del próximo 26 de septiembre, las agrupaciones políticas venezolanas aceleran sus esfuerzos para captar votantes en un padrón de 17 millones 772 mil 768 ciudadanos.

La cita en la urnas está prevista en 87 circunscripciones, donde quedaron establecidos 12 mil 436 centros de sufragio con 36 mil 564 mesas.

En juego estarán los 165 diputados a la Asamblea Nacional, de ellos 110 nominales, 52 por lista y tres curules indígenas fijadas por la Constitución.

Zulia (con 15 escaños), Miranda (12), Carabobo y el Distrito Capital (10), Lara (nueve), Aragua, Bolívar y Anzoátegui (ocho) y Táchira (siete) encabezan a los 24 territorios (23 estados y el Distrito Capital) en aporte al Parlamento, lo cual los convierte en escenarios claves de cara a los comicios.

Aunque el objetivo de las organizaciones en contienda es básicamente el mismo, dominar el Hemiciclo, distan bastante sus propósitos una vez allí.

De un lado está la alianza revolucionaria, bloque integrado por el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), los comunistas y otros grupos seguidores del presidente Hugo Chávez; y del otro, la Mesa de la Unidad Democrática, que concentra a una treintena de agrupaciones opositoras.

Para los socialistas, la meta suprema es lograr al menos dos tercios de los diputados, en aras de profundizar el proceso de cambio iniciado por Chávez en 1999.

El estadista considera que es vital mantener la actual hegemonía en la Asamblea para consolidar un rumbo socialista con principios bandera como el antiimperialismo, la inclusión social y la integración Sur-Sur.

La erradicación de la pobreza, la disminución de la mortalidad materna-infantil, la seguridad alimentaria, el fortalecimiento del poder popular, la industrialización del país, la cooperación internacional y la soberanía económica y energética sobresalen en la agenda legislativa. Se trata de avanzar hacia la justicia social bajo un modelo de desarrollo socio-económico totalmente diferente al sistema capitalista, responsable de las crisis y del deterioro ambiental, asegura Chávez.

De acuerdo con el jefe de Estado, esas aspiraciones serían inalcanzables de cambiar la correlación existente en el Hemiciclo.

Ellos vendrían por las misiones sociales en salud y educación, y vendrían por mí, advierte el líder, quien vislumbra en un Congreso opositor maniobras como las que, en Honduras, sacaron del poder al presidente constitucional Manuel Zelaya.

Por su parte, la oposición centra su discurso electoral en criticar al Ejecutivo, sin proponer soluciones a los problemas del país.

La punta de lanza de los ataques mediáticos son la inseguridad y el descubrimiento de cientos de toneladas de alimentos en mal estado, pertenecientes a uno de los programas creados para garantizar el acceso universal a la canasta básica.

Particularmente resulta polémica la intención de magnificar el tema de la delincuencia, flagelo reconocido por un gobierno que impulsa acciones concretas para prevenirla y enfrentarla.

Muestra de la agresividad fue la foto recién publicada por un diario de clara tendencia opositora, en cuya portada apareció una imagen con decenas de cadáveres de la morgue de Bello Monte, esgrimiendo el propósito de llamar la atención sobre un problema conocido.

Desde los poderes del Estado y la ciudadanía, surgieron de inmediato las críticas a una conducta calificada por la defensora del pueblo, Gabriela Ramírez, de grotesca y manipuladora.

Campaña a la vista

El 25 de agosto comenzó la campaña electoral, aunque las organizaciones llevan semanas de búsqueda de votos en ciudades y barrios de los 335 municipios venezolanos.

Los socialistas desarrollan la cruzada “1×10” con la participación de casi 2 millones de militantes, cada uno de ellos con la tarea de incidir sobre 10 inscritos en el padrón. “Queremos, a partir de ese esfuerzo, elaborar un mapa de cara a los sufragios legislativos para identificar seguidores, rivales e indecisos y trazar estrategias”, explicó el jefe del Comando de Campaña del PSUV, Aristóbulo Istúriz.

También la Mesa de la Unidad recorre el país, aunque su movilización e impacto en la población son inferiores.

Encuestas de diversas tendencias coinciden en vaticinar un amplio triunfo de la alianza revolucionaria en los comicios.

Según la consultora Datanálisis (de oposición), la coalición liderada por los socialistas alcanzaría 124 diputados (92 puestos nominales y 32 por lista), y sus rivales políticos obtendrían 41.

En Portuguesa (seis curules), Sucre (seis), Trujillo (cinco) y Amazonas (cuatro), el chavismo barrería a la oposición; mientras en Apure, Aragua, Barinas, Bolívar, Guárico, Falcón, Vargas y Yaracuy, dejaría en apenas un escaño a la Mesa de la Unidad.

De acuerdo con la firma, los mejores números opositores serían en Táchira (cinco de siete), Zulia (ocho de 15) y Miranda (seis de 12).

Por su parte, el Grupo de Investigación Social (GIS XXI) reveló que la mayoría de los votantes confía más en los parlamentarios socialistas y sus aliados que en los opositores a la hora de esperar soluciones desde la Asamblea Nacional para sus principales problemas.

El estudio realizado a partir del procesamiento de 2 mil 501 entrevistas y un margen de error de 2 por ciento tuvo en cuenta las preocupaciones actuales de la ciudadanía.

Al respecto, la pesquisa del GIS-XXI reflejó que el 62.9 por ciento de los encuestados considera que diputados de la coalición gubernamental se preocuparían más por garantizar la canasta básica, mientras un 18.6 otorga ese mérito a sus rivales.

En materia de salud y de control del costo de la vida, alrededor del 55 por ciento confía en socialistas y aliados, por un 25 que lo hizo en la oposición.

La ventaja también supera los 30 puntos porcentuales en sectores como la educación, la vivienda, el combate a la inflación, la generación de empleo, el transporte y la recolección de basura.

Citar fuente: Contralínea 199 – Publicado en internet: 17 de Septiembre de 2010

Comments

comments