Autor:

El Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos pescó a la Comisión Federal de Telecomunicaciones en una “grave” violación a las leyes en la materia, al comprobarse que no cuenta con información de los puntos de interconexión de Telmex.  El instituto de transparencia ya dio vista a la Secretaría de la Función Pública

http://contralinea.info/archivo/2010/agosto/196/fotos/cofetel/ifai.jpg

A partir de una solicitud de información de la compañía telefónica Marcatel, la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) reconoció ante el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos (Ifai) que su Registro de Telecomunicaciones no contaba con la información de los puntos de interconexión de Teléfonos de México (Telmex), que tiene la red telefónica más grande del país.

De esta manera, la Cofetel faltaba a la Ley Federal de Telecomunicaciones, al Plan Técnico Fundamental de Interconexión e Interoperabilidad (PTFII), que esa misma dependencia creó, y a la Ley Federal de Transparencia, que la obliga a tener esa información de todos los concesionarios y hacerla pública, cosa que tampoco ha hecho desde febrero de 2009.

Así se manejaba la Cofetel de Héctor Osuna, quien renunció a su cargo de presidente del órgano regulador el pasado 23 de junio, en medio de sospechas de haber participado en el escándalo de las grabaciones telefónicas a Luis Téllez Kuenzler, quien tuvo que renunciar a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a principios del año pasado.

Ángel Trinidad, comisionado del Ifai, lamenta en entrevista que “todavía haya funcionarios públicos, aunque cada vez menos, en el sentido burocrático más peyorativo”, como en la Cofetel, en donde faltan a la transparencia y la rendición de cuentas.

“Ya han pasado varios años desde que la Ley Federal de Transparencia se puso en marcha y me preocupa que todavía haya algunos servidores públicos que no solamente no entienden esta ley, a lo mejor porque no la han leído, sino que no ven la importancia y la relevancia que tiene para la consolidación de nuestro sistema democrático”, señala.

La información sobre los puntos de interconexión de los concesionarios, que debe estar contenida en el Registro de Telecomunicaciones de la Cofetel, es de vital importancia para que los operadores puedan conectarse a lo largo y ancho del país, y generar de esta manera competencia en el sector.

Sin estos datos, la Cofetel está incapacitada para promover y vigilar la eficiente interconexión de los equipos y redes públicas de telecomunicaciones, como se lo ordena la ley respectiva.

Fue en junio de 2009 cuando la compañía telefónica Marcatel solicitó a la Cofetel los puntos de interconexión de Telmex, y de su subsidiaria Teléfonos del Norte, instalados en toda la república mexicana, en los cuales se puede entregar o recibir tráfico conmutado de larga distancia o local.

La Cofetel respondió, en agosto de 2009, que esa información era inexistente en su Registro de Telecomunicaciones, debido a que Telmex no se la había entregado. No obstante, la declaró reservada por 12 años.

En franca contradicción, también aseguró que esos datos sí los tenía, pero en un área distinta: en los convenios celebrados entre algunos concesionarios y la empresa de Carlos Slim, los cuales eran confidenciales.

Por lo tanto, precisó la Cofetel, la información referente a los puntos de interconexión es considerada como reservada, por contener, supuestamente, datos técnicos, como la estructura de la red, información relativa a secretos comerciales y estrategias de negocios entre las empresas suscriptoras de dichos convenios.

Dice Gustavo de la Garza, fundador y presidente de Marcatel: “Estamos viviendo bajo un imperio. Yo le llamo el imperio Slim, en donde él controla todos los organismos oficiales, tiene una gran influencia sobre de ellos, y hacen las cosas de acuerdo con la voluntad de él”.

Debido a ello, continúa, por ser los funcionarios de la Cofetel “fieles al imperio telefónico, Slim los obliga a cometer actos que están fuera de la ley, o sea, se los lleva entre las piernas”.

Agrega: “El que impliquen a las autoridades a que mientan, a que no cumplan la ley, a que hagan el disimulo, y todo ese tipo de arbitrariedades ilegales, es una verdadera cosa inaceptable en el país”.

De acuerdo con el expediente acumulado 3933/09 y 3935/09 del Ifai, Marcatel no solicitó los convenios entre Telmex y algunos concesionarios, sino la ubicación de los puntos de interconexión de Telmex, los cuales esta empresa, al igual que los demás competidores, debe reportar a la Cofetel para hacerla disponible al público.

Así lo marcan los artículos 15 y 5 transitorio del PTFII de la Cofetel:

http://contralinea.info/archivo/2010/agosto/196/fotos/cofetel/telmex.jpg“Los servicios de interconexión deberán proporcionarse en cualquier punto donde sea técnicamente factible. A fin de cumplir plenamente con esta obligación, los concesionarios deberán entregar a la Comisión (Federal de Telecomunicaciones), durante los primeros 10 días hábiles de cada semestre calendario, la información relativa a sus instalaciones que fungen como puntos de interconexión, para su inscripción y publicidad en el Registro de Telecomunicaciones, así como su publicación en el sitio de internet de la Comisión.

“Dicha información será considerada de carácter público y deberá contener, al menos, lo siguiente: nombre o identificación; especificaciones técnicas que incluyan, cuando menos, capacidad en puertos de acceso y enlaces de transmisión y disponibilidad de espacios de coubicación; dirección y coordenadas geográficas, y funcionalidad o jerarquía”, entre otros.

De acuerdo con la Ley Federal de Telecomunicaciones, es una obligación de la Cofetel contar con esa información para su plan técnico de interconexión, el cual esta dependencia expidió… para no cumplirlo.

A finales de enero de este año, el pleno del Ifai aprobó por unanimidad revocar la reserva a la información sobre los puntos de interconexión de Teléfonos de México y ordenó a la Cofetel entregar a Marcatel una versión pública de los convenios entre Telmex y algunos concesionarios, para obtener de allí los datos solicitados, ya que no se encontraban en el registro respectivo.

En su oficina del Ifai, el comisionado Ángel Trinidad, autor de la ponencia, refiere que Telmex ha incumplido por lo menos en dos semestres la entrega del reporte sobre sus puntos de interconexión, tomando en cuenta que la Cofetel emitió el PTFII el pasado 9 de febrero de 2009.

La autoridad, continúa, “tiene la obligación de revisar que se entregue la información que los concesionarios requieren. Hay, además, un incumplimiento de la Ley de Transparencia que ordena hacer públicos todos los planes y programas, y la normatividad que emitan las entidades públicas”.

El comisionado también dio vista de este caso a la Secretaría de la Función Pública por el posible incumplimiento de la Ley Federal de Telecomunicaciones y del PTFII, que emitió la misma Cofetel.

“Todos los servidores públicos estamos obligados a cumplir con las normas, y si no lo hacemos debe haber algún tipo de sanción. Lo que a mí me preocupa es que el incumpliendo de la Cofetel a su propia ley tenga un impacto negativo en materia de transparencia.

“No podemos estar pensando que haya una verdadera rendición de cuentas si la autoridad no se toma en serio sus propias atribuciones para hacer cumplir con la normatividad. Yo pensaría que eso es grave.”

La Cofetel, recuerda, es un regulador de un sector tan importante como lo es el de las telecomunicaciones, con ramificaciones económicas, políticas y sociales.

Por su parte, Gustavo de la Garza, fundador y presidente de Marcatel, asegura que México ha vivido tres imperios: “El de Iturbide, hijo de españoles, a principios de nuestra Independencia, que duró poquito; el de Maximiliano, hijo de austriacos, también de corta duración, y ahora tenemos el imperio de Slim, hijo de libaneses, que ya duró más de 20 años”.

Considera que “el ingeniero Slim no es un creador, sino un acumulador de riqueza. La ha formado con base en sacarte a ti dinero de tu bolsa, de la mía y de todos los mexicanos. Luego viene y amenaza al gobierno de Felipe Calderón con llevarse esa riqueza a Brasil, que es de los mexicanos, si no le dan lo que quiere (el triple play)”. Eso, enfatiza, “es anormal e intolerable”.

Asegura que el “imperio Slim” ha hecho que la competitividad internacional de México haya caído al lugar 38, después de estar en el noveno, y que la pobreza haya crecido desmesuradamente.

Considera que “ya es tiempo de que el presidente Calderón, fajándose como se fajó con los narcotraficantes, se faje frente al imperio Slim y diga: ‘Ya estuvo suave, ahora sí vamos a controlar esta situación y a cambiar el rumbo’”.

La forma de hacerlo, dice, es imponiendo la ley, porque no se está aplicando, y creando nuevas leyes antimonopólicas, con castigos de tal magnitud que inhiban la violación de la ley.

Con la declaratoria de la Comisión Federal de Competencia (Cofeco) del pasado 2 de febrero, en el sentido de que Telcel es dominante en el mercado de telefonía móvil a nivel nacional, “soplan vientos nuevos” en el sector de las telecomunicaciones.

“Hace 10 años, la Cofeco ya había declarado una dominancia a Telmex en cuatro mercados relevantes, pero con argucias leguleyas de esa empresa se vino abajo. Slim sabe que su impero se va a acabar, pero lo extiende lo más que pueda para seguir ordeñando la vaca, cuando ya no da para más”.

Felipe Calderón, sostiene, quiere acotar a Slim, pero necesita el respaldo popular “en contra de ese monopolio oprobioso que estamos sufriendo”.

Comments

comments