Autor:

La Sabana, Copala, Oaxaca. Apenas se retira la Caravana de Paz que intenta entrar a San Juan Copala cuando el líder de la Unión para el Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort), Rufino Juárez Hernández, se unge triunfal y sale a pie de carretera rodeado de un numeroso grupo de mujeres y un discreto equipo de seguridad, para festejar su victoria pírrica.

 

José Réyez / Zósimo Camacho / Julio César Hernández, fotos, enviados

Se le ve jubiloso, sonriente, satisfecho en la entrada a Copala, cuyos principales accesos son bloqueados con troncos y piedras de gran tamaño. También son resguardados por un grupo de mujeres y niños triquis, quienes sellan el acceso al pueblo sitiado por paramilitares de la organización que milita en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y que él, Rufino Juárez, dirige.

 

A 1 kilómetro de distancia, muy cerca de donde fue emboscada la caravana de paz el 27 de abril, y que también se dirigía a San Juan Copala, su hermano Anastasio Juárez y el principal operador del presidente de la Ubisort, Antonio Cruz García, alías Toño Pájaro, encabezan otro retén que obstruye el camino al Municipio Autónomo con piedras, tambos y gente.

 

Es la nueva cruzada contra los miembros de otra caravana que lleva ayuda humanitaria. Cumplen su advertencia de no dejar pasar a nadie, “para evitar un derramamiento de sangre”.

 

A lo lejos, en el poblado de Agua Fría, quedan estupefactos e incrédulos los más de 400 activistas y diputados que, escoltados por otro tanto de policías estatales y municipales, creyeron en la palabra del gobernador del estado, Ulises Ruiz Ortiz, de garantizar su entrada a la zona del conflicto.

Pasan de las cuatro de la tarde y, hasta el cerco de la entrada a la brecha que conduce a Copala, llega un grupo de reporteros que desatiende las instrucciones de los uniformados: aborten la misión, pues “no hay condiciones para garantizar su seguridad”. Los periodistas abordan al presidente de la Ubisort, quien desde la mañana mantiene en jaque al pelotón de policías.

 

El rostro de Rufino Juárez se endurece: ha reconocido a uno de los reporteros de Contralínea que entraron a Copala, a quien encara y lo señala con el dedo índice.

 

—Nos preocupa la situación de los medios que son unilaterales, porque usted ingresó a la población de manera unilateral. Pensó que en Copala solamente hay gente del MULTI [Movimiento Unificador de Lucha Triqui Independiente]; sin embargo, hay gente también de Ubisort y en todas partes se escuchan disparos de armas de fuego. Ahí, todo mundo dispara.

 

—Cuando ingresamos, vimos que los disparos venían de La Sabana.

 

—Los disparos vienen de todas partes. Cuando usted estuvo ahí, ni modo que le dispare, pues no. Necesitamos juicios imparciales. Yo sé que usted trabaja en Contralínea, que de mala fe nos pusieron las fotos de nosotros como agentes paramilitares.

 

Rufino Juárez, hijo político del secretario de Gobierno de Oaxaca, Evencio Martínez, se controla. Ve a su séquito que le rodea a corta distancia y se apresta a la entrevista.

 

—¿Por qué no permitieron el paso a la caravana y a los diputados?

 

—No hay ninguna convocatoria que diga que a eso venían. Venían solamente a apoyar al MULTI. Si me señalan un documento que me señale que venían a eso, entonces con mucho gusto, y tendría que ser en otra parte, porque San Juan Copala es un centro ceremonial, espiritual y es de todos los pueblos triquis, y es necesaria la seguridad para que toda la gente pueda transitar libremente.

 

—Su organización no permitió que los policías pasaran de este lado.

 

—No es que no haya podido ingresar la policía, solamente que no hay condiciones y evitamos que se nos responsabilice de lo que suceda, porque aquí están todas las organizaciones. Si yo estuviera solo en este lugar, con mucho gusto les daría el pase. Ya hubo ocho muertos y no pueden decirme que yo los maté.

 

—¿Bajo qué condiciones permitirían la entrada de la caravana?

 

—Podemos permitir que vengan si firman un documento en el que no nos van a responsabilizar de lo que pase, porque no solamente hay intereses de nosotros, sino de todas las organizaciones que existen en la zona triqui.

 

—Se sabe que hubo disparos este fin de semana.

—Y ayer también hubo disparos. No sabemos entre quiénes fue el enfrentamiento, porque los disparos venían de todos los cerros, según comenta la gente. Yo no estaba.

 

—Usted dice que todos los triquis disparan y están metidos en esta espiral de violencia, ¿la Ubisort también dispara?

 

—También la Ubisort dispara.

 

—La procuradora dijo que no había condiciones para que entrara la caravana porque ustedes estaban muy violentos y que iba a correr sangre.

 

—Yo creo que en ello se equivocan y es una exageración. Aquí hay una etnia, y lo que quieren [sus integrantes] es vivir tranquilos y para ello es necesario platicar. Pero es necesaria la seguridad, porque sin seguridad cómo vamos a avanzar.

 

—¿Se puede entrar ahorita a Copala?

 

—Yo, por mi parte, diría que vayas. Pero no sé que pueda haber ahí, porque no soy la única organización que existe en la zona triqui. Estamos bloqueando para evitar hechos sangrientos en Copala, para que no asesinen a la gente. Esta zona es de problemas porque todo mundo tiene hambre, tiene sed, todos sufren, son víctimas.

 

—Pero la gente no puede salir de Copala.

 

—Salen, porque si no pudieran salir, ya estarían muertos ahorita. Pueden salir las veces que quieran las mujeres, [ellas] no tienen problema. Ésta es una lucha social entre hombres.

 

—¿A los hombres que salen sí les disparan?

 

—Pues sí, tiene que ser disparado. Es la costumbre no de ahorita, sino de hace mucho.

 

—En Copala, ¿contra quién se dispara?

 

—Contra todo mundo.

 

—Cuál es la solución.

 

—Platicar y solicitar que entre el Ejército y la policía.

 

 

—¿Hay enfrentamientos armados en Copala?

 

—Constantemente hay enfrentamientos con armas de fuego. Ubisort, por ejemplo, quiere agencia municipal para Copala, porque esa categoría legal tiene. Ellos se aferran al Municipio Autónomo, pero no hay ningún fundamento para que sea Municipio Autónomo.

 

—Cuál es la disputa por San Juan Copala.

 

—No lo puedo determinar con mucha claridad, pero ese grupo antes era Ubisort. Ahorita solamente somos una organización política y no tenemos ningún compromiso con el gobierno del estado.

 

—¿Están afiliados al PRI?

 

—No tenemos ningún documento que justifique que estamos afiliados al PRI. Por eso a mis habitantes les he dicho que voten por quien quieran.

 

—¿Se están disputando las partidas presupuestales?

 

—Nadie tiene el presupuesto, nadie lo está recibiendo por el problema. Por eso, el gobierno del estado ha dicho que es necesario llegar a acuerdos. Todos los recursos los tiene Juxtlahuaca.

 

—¿De dónde sacan dinero todas las organizaciones para estar disparando?

 

—El MULTI recibe el apoyo de José Fuente Cordero, que está en Nueva York y ha estado pidiendo 500 dólares a todos los que están allá.

 

—¿Y la Ubisort?

 

—Ubisort no sé de dónde saca, pero sí tiene recursos para defenderse.

 

—¿Qué opina del Municipio Autónomo?

 

—Es una figura sin fundamentación legal. Nosotros queremos algo legal. Respetamos las leyes, las instituciones. Necesitamos algo que tenga sustento, que tenga esa acreditación.

 

—¿Por qué no dejan entrar a la gente a San Juan Copala si respetan las leyes?

 

—En San Juan Copala ahorita no hay seguridad para nadie, porque el 27 de abril pasaron ustedes y fueron emboscados y dijeron que nosotros éramos responsables de esos hechos.

 

—Pero fue en La Sabana.

 

—No fue en La Sabana. Fue en una parte que está en despoblado; es una zona donde siempre ha habido emboscadas.

 

—¿Quién controla esa zona?

 

—Es una zona solitaria donde siempre ha habido emboscadas. No tengo yo policías para colocar ahí y ver quién lo controla.

 

—Qué opina del MULT, ¿tienen acuerdos con ellos?

 

—No hay ninguna alianza, para que los medios sepan, y que no nos estén difamando.

 

—¿Hay voluntad política para resolver el problema?

 

—Sí, sí.

 

—¿Cuál es la propuesta de ustedes?

 

—Convocar a un diálogo ante el gobierno estatal, el gobierno federal.

 

 

—A Timoteo Alejandro lo mataron.

 

—Aquí no. Fue aquí adelantito. Aquí en Copala mataron al máximo dirigente de la Ubisort, Alberto Sánchez Morales.

 

—Qué opina de Timoteo Alejandro Ramírez, quien tenía un liderazgo antagónico al suyo.

 

—A Timoteo yo lo respeto mucho, es un excelente líder. Quien ha calumniado y creado los problemas es Jorge Albino Ortiz. Por eso hay diferencias. Yo estoy seguro que Timoteo supo, cuando fundaron el Municipio Autónomo, que en triqui no existe ese término.

 

—¿Por qué cree que lo hayan matado?

 

—Él era pacífico, pero dicen que perro que ladra no muerde. Lo mismo sucedió aquí. Él asesina, tiene cuatro muertes pendientes y nunca ha sido denunciado en las agencias del Ministerio Público.

 

—¿De dónde vendría el asesinato?

 

—Para mí, fue una venganza de gente de ese pueblo [Yosoyuxi], porque si no, hubieran detenido a alguien si venía de fuera. Pero yo respeto a los buenos líderes, y yo respeto mucho a Timo, que en paz descanse; es un buen líder. A todo el mundo le hablaba que quería la paz para la zona triqui.

 

Fuente: www.contralinea.com.mx

Comments

comments