Autor:

Aunque Reynosa es considerada como una de las ciudades más violentas por la guerra contra el narcotráfico, para el próximo proceso electoral a efectuarse el 4 de julio, no es la inseguridad lo que preocupa a las autoridades electorales sino la apatía que puedan presentar los ciudadanos seleccionados para fungir como funcionarios de casilla


Silvia Cruz, Reynosa, Tamaulipas

El próximo 4 de julio, ciudadanos de once entidades de la República acudirán a las urnas electorales para elegir gobernadores, alcaldes y diputados locales. En la lista de las entidades con elecciones en los dos órdenes de gobierno se encuentran Chihuahua, Sinaloa, Durango y Tamaulipas; entidades que registran un alto índice de violencia derivada de la lucha contra el narcotráfico, donde lugares como Ciudad Juárez, Reynosa y Torreón son consideradas como zonas de guerra, debido a la presencia de las fuerzas federales y grupos armados.

Son en estos municipios donde se ha especulado sobre la participación de la ciudadanía –indispensable para llevar a cabo el proceso electoral–, debido al temor generado por la violencia.

Sin embargo, en ningún municipio de los Estados mencionados es más evidente esta cuestión que en Ciudad Juárez –lugar que ya es considerada la metrópoli más violenta del mundo–, donde según la Asamblea Municipal Electoral de Juárez (amej), al inicio del proceso los capacitadores de zona tuvieron sectores donde no encontraron a ninguno de los ciudadanos seleccionados para participar en las votaciones, debido al éxodo masivo de los habitantes de ese municipio norteño.

En cuestiones sociales Reynosa, Tamauli-pas, ha sido comparada con Ciudad Juárez, por ser ambos municipios fronterizos donde por mucho tiempo la principal actividad económica radicó en el sector industrial y porque ambas metrópolis comparten un clima de violencia, si bien no en el mismo nivel.

Es por esta cuestión que en Reynosa –al igual que en otras ciudades de los Estados que tendrán votaciones este año– circulaba el temor de que el proceso fuera empañado por la violencia, pero contra todo pronóstico –al menos según las declaraciones de las autoridades electorales– esto no será así, ya que el principal enemigo de las elecciones –dicen los funcionarios entrevistados– no es la violencia sino el desgano político que muestran los ciudadanos.

La observación de un capacitador

En la nueva redistritación electoral aplicada para Tamaulipas, Reynosa –el municipio electoral más importante del Estado– quedó distribuido en los distritos cuarto, quinto, sexto y séptimo, para los cuales el Instituto Estatal Electoral (IEETAM) ocupó la participación de 100 capacitadores de zona, quienes a partir del mes de marzo comenzaron con la primera etapa de notificación de los ciudadanos seleccionados.

Uno de estos capacitadores fue Andrés Fuentes, quien fungió como trabajador en el séptimo distrito, que comprende el sureste de la ciudad, colonias como Villa Esmeralda y Los Encinos.

El joven originario de Veracruz, y residente de Reynosa desde hace diez años, fue uno de los 23 capacitadores que acudieron a esa zona para buscar a los ciudadanos sorteados e integrar las casillas del séptimo distrito.

Su trabajo consistió en visitar cinco secciones diferentes, un promedio de 750 personas para notificarles que habían sido consideradas como prospectos a funcionarios de casilla; una tarea difícil, pues además de encontrarse con los obstáculos de siempre, como la ausencia de ciudadanos, tuvo que convencer a quienes encontró para participar en el proceso electoral.

“En promedio visité ciento cincuenta personas por cada sección, tuve cinco secciones diferentes. Obviamente no las encuentra a todas porque hay muchos que ya se cambiaron de domicilio o que cuando las llegamos a buscar al domicilio nos dicen que se cambiaron hace un mes o que tienen años que se fueron y nunca hicieron el cambio¨.

“De los que sí encontraba, la negativa más común era que trabajaban en domingo, es muy raro que te encuentres a una persona que te diga que sí le gusta participar”, abundó el entrevistado quien fungió también como capacitador de zona en las pasadas elecciones federales de 2009.

En su experiencia como capacitador, la negativa de los ciudadanos a participar es casi siempre por la misma razón: el trabajo. Situación que es creíble para el capacitador pues en las secciones que tuvo a su cargo, el grueso de la población labora en la industria de las maquiladoras.

Sin embargo, una variante que encontró en esta ocasión al visitar a los ciudadanos seleccionados fue la ausencia de los sorteados, pues muchos de los que habían sido prospectos a funcionarios se fueron de la ciudad por la falta de empleo.

Algunos ciudadanos se negaron a participar en el proceso de las votaciones por temor al clima de inseguridad que impera en la ciudad, aunque estos fueron en menor medida.

“Me encontré una o dos personas que se negaron por miedo a la inseguridad, pero no puedo decir que la mayoría que nos rechazó haya sido por eso”, dijo.

Y abundó: “La gente sí está consciente de lo que está ocurriendo, los funcionarios que yo capacité están concientes que la inseguridad que está pasando nada tiene que ver directamente con las elecciones, sabemos que hay una guerra declarada pero no tiene nada que ver con el proceso que nos ocupa ahorita”.

En opinión de Andrés Fuentes, la participación de la ciudadanía es similar a la que se encontró en el proceso de elecciones federales de 2009 donde de cada 10 ciudadanos visitados, 3 respondían positivamente.

“En esta ocasión, un setenta por ciento dijo que sí y considero que es un porcentaje alto porque estoy contando de los ciudadanos que encontré, no la gente que se cambió de domicilio o que no los conocen.

“Sí está respondiendo un buen número, hay negativa pero no es la mayoría, los que se niegan nos dicen que es porque tienen trabajo o no les gusta o no tienen tiempo porque el domingo es el único día que descansan y no quieren pasarse el día en un proceso electoral, donde saben que entran a las ocho de la mañana pero no saben a qué hora van a salir”, explicó el entrevistado.

Proceso cubierto: IEETAM

José Luis Navarro Cantú, presidente del Consejo Estatal Electoral de Tamaulipas, afirmó que la violencia que se registra en la entidad no debe preocupar a los ciudadanos para que dejen de participar en el próximo proceso electoral.

Al ser cuestionado sobre el clima de violencia en la entidad, Navarro Cantú negó que se soliciten más refuerzos del orden federal para el resguardo de la seguridad del próximo proceso electoral. Aseguró que sólo se requerirán elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (sedena) en el resguardo del material electoral como ocurre en todos los comicios.

Por su parte el presidente de la Junta Local del IFE en el Estado, Matías Chiquito Díaz de León, reiteró que para el proceso electoral del 4 de julio el único obstáculo al que se enfrentan en todos los municipios con respecto a los procesos electorales es la integración de las casillas, porque “dependemos de la buena voluntad de los ciudadanos”.

En este sentido, el vocal ejecutivo de la Junta Local del Instituto Federal de Tamaulipas desestimó que los acontecimientos de violencia que se han presentado en la entidad sean el motivo para retrasar la integración de los funcionarios de casilla para los comicios del 4 de julio.

Reiteró que la negativa de los ciudadanos para participar en las jornadas electorales, más que el temor a las situaciones de riesgo por enfrentamientos, sigue siendo la apatía de la ciudadanía por anteponer ocupaciones personales; sin embargo, este grupo sigue siendo reducido en toda la entidad.

En Reynosa sí salió la producción

Mientras que las autoridades estatales aseguraron que en la entidad no había problema para integrar las casillas, en Reynosa el Consejero Municipal del IEETAM, Francisco Tejeda Sánchez, admitió a esta redacción que en la localidad sí hubo un poco de resistencia para integrar las casillas del proceso electoral, pues en algunos sectores los ciudadanos sorteados declinaban la invitación a participar en las votaciones.

“Algunos nos decían que tenían miedo, pero el obstáculo más frecuente es porque no hay dinero y la gente optó por irse del Estado, entonces nunca los encontramos. La falta de ciudadanos sí fue un problema, como en las empresas la producción no salía por falta de materia prima, mano de obra o porque se enfermó, aquí también”, compartió Tejeda Sánchez.

Aunque el Consejero Municipal del IEETAM admitió que hubo poca disposición para participar en el proceso por parte de los ciudadanos, aseguró que ya se habían concluido las primeras dos etapas del proceso electoral donde ya tenían integradas las 740 casillas de los cuatro distritos electorales de Reynosa, con su respectivo presidente, secretario, suplente y escrutadores, mas las reservas.

Según el funcionario, desde inicios del mes de marzo se comenzaron a visitar a los ciudadanos seleccionados, un total de 42 mil personas de las cuales se eligieron 7 mil para integrar las casillas.

“Hubo la resistencia clásica, pero la mayoría aceptó de tal manera que ya están integradas las casillas, quienes están aquí (en la lista de quienes aceptaron) son un setenta u ochenta por ciento”, manifestó Tejeda Sánchez.

“El resto que no aceptó fue porque no tenían tiempo, tenían problemas financieros o no tenían trabajo. En todos los procesos electorales la falta de ciudadanos es normal, nos encontramos con gente que se queda sin trabajo, se cambia de domicilio, el movimiento es muy amplio”, reiteró.

En opinón del titular del Consejo Municipal del IEETAM, la negativa a participar en el proceso de las votaciones es algo normal que incluso está previsto por la ley.

Coincidió en ese punto Federico Ochoa Cepeda, vocal Ejecutivo del IFE en Reynosa, quien recordó que en cada proceso electoral se presenta el mismo suceso de negativa a participar por parte de los ciudadanos seleccuinados y, en la última etapa de las votaciones, el día de la elección también se dan las ausencias de los ciudadanos ya capacitados.

“Es algo que se pr1esenta en cada elección, la ley prevee que las personas que no se presenten sean sustituidos por las personas de la fila”, comentó Ochoa Cepeda.

Recordó que el último proceso electoral que se tuvo en Reynosa el 2 de julio de 2009, que fue una elección federal, se emitieron 32 mil 735 invitaciones para notificar a los ciudadanos seleccionados; de esa cantidad, 2 mil 284 fueron designados para participar en el proceso electoral y el día de la jornada se presentaron 2 mil 78 ciudadanos capacitados, registrando un faltante de 206 funcionarios de casilla.

“Hasta ahorita no hemos tenido un proceso electoral donde no se hayan integrado las casillas, siempre hemos tenido ciudadanos que el día de la elección no llegan, pero en la última elección los faltantes no fueron ni el 10% de los seleccionados”, dijo Ochoa Cepeda.

Depende de los partidos que la gente participe

En cuestión de la posible falta de ciudadanos por el clima de inseguridad, el militante del PRI fustigó: “Está usted hablando con alguien que vivió 30 años de procesos electorales, de otros lados de la mesa y lo digo con pleno conocimiento de causa, aunque sea ‘jalados de las greñas’, pero siempre instalamos las casillas y, en situaciones peores de seguridad, las hemos instalado al cien por cierto. Por favor, no traten de desparramar un miedo que no debemos tener”.

Comments

comments