Autor:

Una cancha de juego congelada, 12 jugadores con enormes equipos de protección y una competencia que tiene como ingredientes principales la velocidad, los golpes y las caídas. Esto es tan sólo una de las características del hockey sobre hielo, una práctica casi desconocida en nuestro país.

Emanuel Suárez

Monterrey, Nuevo León

Al hablar de deportes en México, inmediatamente se vienen a la cabeza los clásicos fútbol o béisbol, pero también existen disciplinas que buscan ganar terreno en el gusto del público y ya están en Monterrey.

Esta actividad se ha practicado desde hace más de 50 años pero fue hasta la década de los 90 cuando obtuvo su mayor impulso gracias a la creación de la Federación Mexicana de Hockey sobre hielo, encargada de regular y promover el desarrollo del mismo.

Sin embargo, aún y con todos los esfuerzos de la organización, esta actividad registra poca penetración en el país debido a diversos factores.

“Yo creo que se debe principalmente al desconocimiento, la verdad es que no mucha gente sabe que hay hockey en México y la que sabe piensa que está muy ajeno a ella porque la cultura está muy enfocada a otros deportes”, comentó Diego de la Garma Valenzuela, entrenador del equipo mexicano de hockey sobre hielo.

Para el instructor, la desinformación sobre esta práctica ha propiciado no sólo una escasez considerable de jugadores sino también la falta de entrenadores de buen nivel en el país.

Entre otros inconvenientes también se encuentra la ausencia de una infraestructura adecuada, menciona Joaquín de la Garma, presidente de la Federación Mexicana de Hockey sobre Hielo, quien consideró que las pocas pistas que se encuentran en el país no son suficientes para cubrir las necesidades de los deportes sobre hielo.

“Uno de los grandes problemas que tenemos es que en países líderes en esto (hockey) como Estados Unidos, Canadá, Suecia, Finlandia, Rusia, practican diario, juegan todos los fines de semana. Aquí en México, desgraciadamente, por el tiempo de hielo que tenemos, que es muy poco, hay que compartirlo con el patinaje artístico y la sesión pública, entonces no podemos practicar más que dos o tres veces a la semana, entonces eso hace una gran diferencia”, dijo el dirigente.

El precio del juego

Actualmente en el país, el hockey puede ser considerado un deporte caro de practicar, debido a que algunos de los equipos mexicanos no cuentan con patrocinios que permitan solventar los gastos de viaje para los entrenamientos y competencias, lo que significa que los mismos jugadores son quienes tienen que cubrir los costos.

En ocasiones es posible ver a los integrantes de la liga realizando actividades que les ayuden a recolectar fondos.

Pero por el contrario, y a diferencia de la creencia popular, el equipo para hockey puede resultar muy económico sabiendo dónde buscar cada objeto: patines, casco y máscara, bastón, espinilleras, concha protectora, guantes, hombreras, pantalones, coderas, protector de cuchillas, camiseta y shorts interiores, jersey y calcetones.

“Puede ser muy costoso pero a la vez puede ser muy accesible, puedes usar equipos prestados, puedes comprar equipos ya usados, pero a la vez puede ser muy costoso si prefieres usar los equipos más innovadores y nuevos”, afirmó Christian Smither, capitán del equipo mexicano de hockey sobre hielo, que se ubica en la tercera división.

Para poder jugar este gélido deporte, además del equipo riguroso de protección, se necesita de habilidades en el patinaje y, aún más importante, se requiere de entusiasmo y pasión por el mismo, tal y como subrayó Allan Cukier, portero de la selección mexicana.

“Primero necesitas comprar todo el equipo y aprender a patinar y todo eso, pero más que nada te tiene que gustar, porque yo lo amo y todos en este cuarto (vestidores) lo amamos, si no tienes la pasión para jugar el hockey no puedes jugar”.

Cukier también mencionó que además de patinar, es indispensable estar en buena condición física y mental para poder realizar jugadas estratégicas, así como ser muy rápido, ya que el hockey es el deporte más rápido del mundo.

La esencia del deporte

La velocidad e intensidad que maneja el juego fue lo que hizo que Christian Smither, el capitán del equipo, se interesara en él, tras visitar cuando niño una pista de hielo en Estados Unidos. Por su parte, Allan Cukier conoció el deporte a través de la televisión, pero de igual manera quedó cautivado con espectacularidad del hockey.

Sin embargo, no sólo se trata de una actividad rápida, en ocasiones también puede ser dolorosa, pues el hockey es uno de los pocos deportes en el mundo que permiten el uso de la fuerza física dentro del campo de juego, por lo que en un encuentro es común observar caídas, empujones, golpes y choques.

“Todos te pegan durísimo, el juego es bien rápido y tienes que tener paciencia, pero también tienes que ser inteligente para que no te golpeen o te lastimen, tienes que pensar rápido (…) unas veces es doloroso, si te pegan duro o te meten un golpe… duele unas veces, pero te recuperas y te pones a jugar”, comentó el portero mexicano.

No obstante, soportar las caídas y golpes es tan sólo uno de los sacrificios que tienen que realizar los jóvenes deportistas, ya que la práctica de esta disciplina exige mucho tiempo y dedicación, lo que acorde a Emilio Botello, director de hockey en Monterrey, repercute en la vida personal, escolar y laboral de los jugadores.

“En lo social, la novia, los amigos, las fiestas familiares, prácticamente todo esto lo dejas de lado para dedicarte 100 por ciento al deporte, a concentrarte en lo que estás haciendo (…) en cuestión de la escuela estos muchachos tienen que trabajar el doble o el triple que cualquier otro compañero porque cuando hay torneos o hay concentraciones tienen que pedir permiso para poder faltar y pues tienen que estar más adelantados que sus compañeros para que tengan oportunidad de salir y no atrasarse en la escuela”, dijo Botello.

Futuro prometedor

Gracias al apoyo familiar, los deportistas han sabido canalizar su esfuerzo en triunfos y aunque al país aún le falta un largo camino para alcanzar las grandes ligas, este soporte ha logrado que hoy por hoy, la selección mexicana sea considerada un contendiente fuerte en competencias internacionales.

“México es un buen oponente, son muy fuertes con el bastón, tienen un gran manejo del disco, son muy rápidos y físicamente son muy buenos, al igual que su técnica”, aseguró Cai Nebe, capitán del conjunto de Sudáfrica, división III, grupo B.

Es por eso que con la finalidad de dar una mayor difusión al hockey sobre hielo a nivel e internacional, la federación mexicana ha iniciado a promover la apertura de pistas de hielo en varios Estados de la República en donde no existen, así como la realización de competencias internacionales con el objetivo de que la gente conozca y se interese por este deporte de invierno.

México está demostrando poco a poco que a pesar de su clima templado está emergiendo en la práctica de los deportes de invierno, especialmente el hockey sobre hielo y, aunque el desarrollo aún se encuentra en pañales en comparación con otras naciones, el trabajo conjunto de los jugadores y la federación mexicana ya contabiliza triunfos a nivel internacional.

Celebran aquí el mundial de división III

Monterrey fue sede del Campeonato Mundial de Hockey sobre Hielo, división III, grupo B, que se llevó a cabo en el complejo Ice Complex de Santa Catarina. La competencia, que se prolongó durante siete días, finalizó con el triunfo de Nueva Zelanda, quien arrebató la medalla de oro a México en los últimos minutos del encuentro, para un marcador final de 5-4 a favor de los neozelandeses. La competencia también contó con la participación de las delegaciones de Sudáfrica, Irlanda e Israel.

El hockey sobre hielo es un deporte que se practica más comúnmente en países con climas fríos y en donde en algunos casos como el de Canadá representa el deporte nacional. Desarrollado sobre una pista de hielo, conocida como rink, un partido de hockey está conformado por dos equipos de seis integrantes cada uno, los cuales buscan introducir un pequeño disco, llamado punk, a la portería del adversario y así acumular puntos, el equipo que acopie la mayor cantidad de éstos es el ganador. Un encuentro consta de 60 minutos, divididos en tres períodos, separados por descansos de 15 minutos.

Comments

comments