Autor:

Actualización Jueves 29 de abril de 2010 21:17 hrs

La marcha convocada por los familiares de Érika Ramírez y David Cilia, y por la revista Contralínea, terminó en agresión por parte del cuerpo de granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal. La manifestación partió a las cuatro de la tarde del Hemiciclo a Juárez a las oficinas de la Procuraduría General de la República (PGR).

Los granaderos agredieron a integrantes del Frente Nacional de Periodistas por la Libertad de Expresión, activistas, organizaciones no gubernamentales y estudiantes de diversas universidades que se manifestaron en las oficinas de la PGR.

 

La PGR se negó a que el fiscal Gustavo Salas Chávez, de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra Periodistas atendiera a un grupo formado por cinco periodistas y cinco familiares de los reporteros desaparecidos de este semanario. A través de un custodio, la PGR informó que sólo atendería a un grupo de cinco personas a través de tres ministerios públicos.

 

El grupo de periodistas y familiares solicitaron a la PGR un informe de la situación de los periodistas Érika Ramírez y David Cilia y la dependencia no proporcionó información alguna, sin embargo señaló a los familiares y periodistas que esperaran a “consultar” si alguien los recibiría, mientras los manifestantes permanecían a las afueras de la PGR unos 200 granaderos arribaron y golpearon a manifestantes, entre ellos los hermanos del periodista David Cilia García. Ésa fue la respuesta que el comité de periodistas y familiares de los desaparecidos recibió de las autoridades de la PGR y el gobierno capitalino.

Comments

comments