Autor:

Para el gobierno chileno, los líderes del movimiento indígena mapuche son terroristas aunque nadie haya sido muerto ni vejado en sus reivindicaciones políticas. Varios de ellos purgan en la cárcel condenas de más de cinco años. En contraste, el policía que asesinó a un dirigente comunero enfrenta en libertad una condena de dos años. Lejos de arredrarse, el movimiento por el territorio y  los derechos mapuches crece y comienza a fundar instituciones autónomas


Pamela Sepúlveda / Voces de la tierra-IPS

Santiago, Chile. Mientras aumenta la tensión en territorios mapuches de Chile, surge una nueva herramienta de resistencia y defensa desde los propios indígenas frente a un Estado en cuya justicia no confían.

“Nosotros, como comunidad, estamos prácticamente todos encarcelados, y el que no está en la cárcel está con alguna medida cautelar con arraigo”, relató a IPS Antonio Cadín, werkén (vocero) de la comunidad Juan Paillalef, ubicada a 730 kilómetros al sur de la capital.

Este dirigente mapuche cumple prisión de cinco años y un día, con beneficio de reclusión nocturna, por atentado contra la autoridad y desórdenes. Su esposa, la lonko (máxima autoridad tradicional) Juana Calfunao, cumple condena de cuatro años y medio por el mismo delito. La hija menor de ambos, de 12 años, pidió asilo político en Suiza hace más de un año.

Cadín sostiene que la protesta de su pueblo es contra la indiferencia y la represión sostenida desde los inicios del Estado chileno, y que no ha encontrado respuestas en los últimos 20 años de vida democrática.

“No ha habido un reconocimiento hacia nuestra estructura político, social y jurídica que tenemos como pueblo; no se ha respetado a las autoridades tradicionales y no se ha respetado el derecho territorial”, enfatizó.

Para luchar por sus derechos y enfrentar las injusticias de que sostienen ser objeto, la comunidad Juan Paillalef se coordinó con más de 20 comunidades mapuche para impulsar la creación del defensor social autónomo mapuche.

Esta inédita defensoría se basa en los lineamientos de sus autoridades tradicionales junto a “seis abogados, más un equipo multidisciplinario: sicólogos, asistente social, antropólogo y sociólogo, para acompañar los informes ante los tribunales cuando los hermanos estén siendo enjuiciados”, dijo Cadín.

Para el abogado del Observatorio Ciudadano, Matías Meza-Lopehandia, la generación del defensor autónomo es un signo de madurez del movimiento en sus derechos y autonomías.

“Tienen que ver con esto, con que los pueblos indígenas se hacen cargo de sus propios problemas, revalidan sus propias organizaciones, y ése es el proceso que se está viviendo hoy día”, indicó el jurista.

Los mapuches constituyen el pueblo originario más numeroso en Chile, con cerca de 1 millón de personas. Casi la mitad vive en la capital, y el resto, principalmente en la región de la Araucanía, a unas 10 horas al sur de Santiago.

Es precisamente en esa zona donde el conflicto se enciende con ocupaciones de predios, quemas de camiones forestales o bosques que reclaman como ancestrales.


Seis atentados incendiarios han ocurrido en lo que va de 2010, cuatro de ellos se habría atribuido la Coordinadora Arauco Malleco.

“No tenemos duda que el trabajo de las policías y de los fiscales permitirá atrapar a estos delincuentes, ponerlos tras las rejas, y nosotros esperamos que la justicia aplique, como en todos los casos anteriores, el máximo rigor de la ley”, dijo el ministro del Interior provisional, Patricio Rosendea, a la prensa ante el último episodio.

En enero se conoció la formalización de cargos a cuatro mapuches, entre ellos un menor de edad, bajo la Ley Antiterrorista, por su supuesta participación en un ataque incendiario; y otros 23 mapuches también fueron llamados por la justicia por supuestas amenazas y asociación ilícita terrorista.

Pero también se interpusieron dos querellas criminales por torturas, una cometida por policías a un mapuche de la comunidad Temucuicui, y otra que presentó el defensor jurídico autónomo mapuche en contra de la Gendarmería –encargada de la seguridad penitenciaria– por tortura y apremios ilegítimos cometidos contra una mujer de la comunidad Juan Paillalef.

Para el abogado, no es un indicador de que el conflicto se haya recrudecido en la Araucanía ni que efectivamente todos los hechos que se les imputan sean causados por mapuches.

Actualmente hay 52 indígenas encarcelados –que se autodenominan como “presos políticos mapuche”–, imputados por actos de violencia en el marco de sus reivindicaciones.

Cuarenta de ellos están procesados o cumplen condenas de hasta 10 años de prisión por supuestos delitos terroristas; en hechos donde, según observa Meza-Lopehandia, nunca hubo “desprecio por la vida humana” ni muertos como consecuencia, como supone el concepto de terrorismo.

Como contraste, por dar muerte al joven comunero Matías Catrileo, la sentencia del Tribunal Militar determinó que el policía uniformado responsable de su muerte tendrá una condena de sólo dos años con pena remitida, es decir, no cumplirá prisión efectiva.

La Ley Antiterrorista, promulgada por la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990), según diversos organismos de derechos humanos, no es aplicable a la protesta mapuche.

Investigaciones judiciales secretas, uso de testigos protegidos que impiden una legítima y oportuna defensa, aumento de la detención preventiva y duplicación de las penas para los condenados son algunos de sus vicios.

Según detalla el abogado, se rompe la presunción de inocencia, manteniendo privados de su libertad a indígenas que se “presumen culpables” sin, muchas veces, existir pruebas contra ellos.

También genera preocupación que, en la práctica, rebaja el estándar de acción y respeto a los derechos fundamentales desde policías y fiscales.

La lógica que hay detrás de la Ley Antiterrorista es la lógica del “derecho penal del enemigo”, analizó Meza-Lopehandia. “Entonces, se deshumanizan, ya no son objetos de derecho, se les puede torturar”, agregó.

En octubre pasado, el representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia en este país, Gary Stahl, hizo un llamado “a parar la violencia que involucra a niños, de cualquier lado que venga”, luego de reunirse con tres ministros del recién concluido gobierno de Michelle Bachelet para manifestarles la preocupación del organismo internacional frente a las graves denuncias de violencia policial contra niños y niñas mapuche.

Toda esta situación explica que muchos indígenas no confíen en el Estado ni en la defensoría pública que les ofrece, buscando sus propios instrumentos, como el defensor autónomo mapuche.

“No hay garantías” en procesos judiciales “manipulados por el Estado”, señaló a IPS el defensor autónomo, argumentando que “te persigue con la policía, te pone el fiscal y, por otra parte, te pone abogados (…) defensores públicos que obedecen a un sistema y obedecen a un patrón político del Estado, y a un patrón de intereses económicos de este país.”

Proyección ante nuevo gobierno

Las diversas organizaciones mapuches no creen que la política del Estado variará con el gobierno de Sebastián Piñera, en cuanto a seguir negando sus derechos, pero sí temen que aumente la represión y la aplicación de la Ley Antiterrorista.

El derechista Sebastián Piñera, que asumió el gobierno el 11 de marzo, amenaza burlar parte de su forma colectiva de organizarse como una de sus estrategias para apagar el foco de protesta.

Su política de tierras la enfocará en la entrega de subsidios individuales y no reconociendo derechos colectivos, lo que podría aumentar el nivel de conflictividad.

Piñera también apunta a reestructurar la institucionalidad pública dedicada a temas indígenas para, según él, hacerla más eficiente.

Pero “cualquier cambio en la institucionalidad de los pueblos indígenas hoy día no se puede hacer sin consultar a los pueblos indígenas”, advierte el abogado, en referencia al Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre Pueblos Indígenas, que el 15 de septiembre de 2009 entró en vigencia en Chile.

El relator especial de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, James Anaya, señaló el uso de la Ley Antiterrorista y la extrema violencia en la Araucanía entre los temas que le preocupan, llamando al nuevo gobierno a respetar los acuerdos en materias indígenas.

Para Meza-Lopehandia, es fundamental dar ciertas señales, como la “desmilitarización del territorio mapuche, amnistía a los presos”, y hacer un reconocimiento y pedir perdón “no sólo por las atrocidades que se cometieron 100 años atrás, sino las que se han cometido los últimos 20 años”.


Fuente: Contralínea 173, 14 de marzo de 2010

Comments

comments