Calderonismo: gobierno oneroso

Autor:

Fracasa el plan de austeridad. Aunque Felipe Calderón anunció, desde el inicio de su gestión, que reduciría el gasto corriente en la administración pública federal, en tres años han aumentado los gastos por servicios, adquisición de materiales y compra y arrendamiento de inmuebles para la operación de la Presidencia de la República y 15 secretarías de Estado. El desembolso del erario supera los 190 mil millones de pesos en lo que va del sexenio


En tres años de la administración de Felipe Calderón Hinojosa, 16 dependencias federales han gastado, en conjunto, más de 191 mil millones de pesos en la adquisición de materiales, alimentos, bienes muebles e inmuebles y servicios. Esto a pesar de que tres días después de asumir la Presidencia del país, Calderón Hinojosa anunció un plan de austeridad para la administración pública, según el cual las dependencias establecerían ahorros en el consumo de servicios, promoverían la contratación consolidada de bienes y servicios y no adquirirían o arrendarían nuevos inmuebles.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el gasto en bienes muebles e inmuebles de la administración pública federal se redujo casi 11 por ciento de 2006 a 2007; sin embargo, de 2007 a 2008 este rubro creció 90.15 por ciento en términos reales. Lo mismo ocurrió con las erogaciones en materiales y suministros, que tuvieron un crecimiento de 64.34 puntos porcentuales durante dicho periodo.

Las secretarías de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa); Comunicaciones y Transportes (SCT); Desarrollo Social (Sedesol); Economía; Educación Pública (SEP); Energía; Función Pública; Gobernación; Hacienda; Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat); Reforma Agraria; Relaciones Exteriores (SRE); Salud (Ssa); Trabajo y Previsión Social, y Turismo (Sectur), junto con la Presidencia de la República, han gastado 143 mil 286 millones 315 mil pesos por concepto de servicios generales, 34 mil 943 millones 514 mil pesos en materiales y suministros, y 13 mil 189 millones 194 mil pesos más en la adquisición y arrendamientos de inmuebles de 2007 a 2009. La suma de esos egresos (191 mil 419 millones 24 mil pesos) equivale a la quinta parte del dinero que se ha destinado a programas de combate a la pobreza en lo que va del sexenio calderonista.

Dispendio en alimentos, ropa y combustibles

El gasto en materiales y suministros ha aumentado considerablemente en los últimos tres años, pues mientras en 2007 se erogaron 3 mil 174 millones 200 mil pesos, en 2008 se gastó casi tres veces esa cantidad; y para 2009, las asignaciones fueron siete veces mayores a las del primer año de “austeridad”. Este rubro incluye materiales de oficina y de limpieza, equipos informáticos, refacciones, accesorios, herramientas, vestuarios, uniformes y alimentos, de acuerdo con el Clasificador por Objeto de Gasto para la Administración Pública Federal.

De los informes de gastos de las distintas dependencias, consultados por Contralínea, destacan los de la Semarnat y la SEP, que aumentaron hasta 30 veces sus erogaciones en alimentos. En 2007, la SEP destinó 9 millones 221 mil 854 pesos a productos alimenticios, cantidad que cuadruplicó al año siguiente; para 2009 fue 29.5 veces mayor que en 2007 (más de 272 millones de pesos). La Semarnat pasó de gastar 3 millones 405 mil 939 pesos en alimentos en 2007 a 104 millones 420 mil 17 pesos en 2008, es decir, 30 veces más en sólo un año.

Los informes también revelan que la Sagarpa gastó 2 millones 591 mil pesos en utensilios para el servicio de alimentación, como vajillas, cubiertos, baterías de cocina y electrodomésticos.

La Sagarpa tuvo además notables erogaciones en la adquisición de materiales y útiles de oficina, material de limpieza, software, materiales audiovisuales y de impresión, entre otros, en los que gastó 24 millones 323 mil pesos durante 2007, 46 millones 783 mil pesos en 2008 y 89 millones 890 mil pesos en 2009, sumando 160 millones 996 mil pesos. Tan sólo el año pasado, esta secretaría destinó casi 28 millones 500 pesos a la compra de artículos de oficina, como libretas, carpetas, engrapadoras, perforadoras, sacapuntas, cestos de basura y productos similares.

De enero de 2007 a agosto del año pasado, el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia había destinado 37 millones 800 mil pesos al Programa de Atención a Familias y Población Vulnerable. En el mismo periodo, la Sagarpa gastó más de 38 millones de pesos en vestuario para el personal (uniformes, artículos deportivos y prendas de protección). Destacan los montos que la dependencia encargada del agro mexicano erogó en artículos deportivos (balones, redes, trofeos, raquetas, guantes, entre otros), que de 18 mil 216 pesos en 2007 ascendieron a 89 mil 821pesos en 2008 y a 414 mil 422 pesos en 2009.

Mientras el año pasado la crisis económica obligó a recortar el presupuesto de las universidades públicas del país, la SEP gastó en indumentaria para su personal más de 241 millones de pesos. Ese monto representa el 70 por ciento de lo que la secretaría ha gastado en vestuario desde 2007 y que asciende a más de 344 millones de pesos. De los 149 millones 129 mil 616 pesos que ha gastado la Semarnat en este rubro, el 62 por ciento también fue erogado el año pasado.

Estas dos secretarías también han tenido significativos gastos en combustibles, lubricantes y aditivos para vehículos y maquinarias, cuyos mayores montos corresponden a 2009. En el caso de la Semarnat, el dinero gastado suma 413 millones 619 mil pesos, mientras que la SEP destinó 386 millones 642 mil pesos, seguida por la Sagarpa, con 249 millones 532 mil pesos, y la Presidencia de la República, con 232 millones 763 mil pesos.

Millonarias ceremonias oficiales

De acuerdo con el Clasificador por Objeto de Gasto para la Administración Pública Federal, los servicios oficiales son “asignaciones destinadas a gastos relacionados con la realización de actos, ceremonias y actividades oficiales de las dependencias y entidades en el cumplimiento de sus funciones, incluyendo pasajes y viáticos, instalación y traslado del personal federal; gastos que requieran las oficinas en el exterior, pagos por participación en órganos de gobierno, y cuotas y aportaciones a organismos internacionales”.

Durante los tres años que han transcurrido de la administración calderonista, la SRE ha sido la única que no ha aumentado sus gastos en este rubro; no obstante, es la dependencia que más ha gastado en él, con montos que superan los 3 mil millones de pesos anualmente.

El resto de las secretarías ha aumentado cada año el gasto que hace en este tipo de servicios, incluso duplicándolo de un año a otro, como en los casos de la SEP, la Semarnat, la Sagarpa, la Sedesol, la Ssa y la SHCP.

El año pasado, la SEP destinó 2 mil 76 millones 702 mil pesos a la realización de actos oficiales, cifra 65 por ciento mayor a la gastada en 2008 y equivalente a 3.5 veces la erogada en 2007.

La Semarnat empleó 116 millones 87 mil pesos en servicios oficiales en 2007, monto que resultó 4.7 veces mayor en 2008 (550 millones 634 mil pesos) y 6.2 veces más en 2009 (738 millones 938 mil pesos).

En el periodo de 2007 a 2009, Hacienda amplió sus erogaciones de 315 millones 129 mil pesos a 709 millones 578 mil pesos en este rubro; la Sagarpa aumentó sus gastos de 22 millones 994 mil pesos a 995 millones 883 mil pesos; en la Ssa, los recursos crecieron de 277 millones 733 mil pesos a 406 millones 135 mil pesos; la Sedesol fue de los 98 millones 759 mil pesos a los 294 millones 163 mil pesos; y la Sectur pasó de gastar 87 millones 706 mil pesos a 119 millones 37 mil pesos. En conjunto, estas cinco secretarías gastaron el año pasado el triple (2 mil 524 millones 796 mil pesos) de lo que ejercieron hace tres años (802 millones 321 mil pesos).

En inmuebles, aumentos exorbitantes y ahorros fugaces

Por servicios de arrendamiento de inmuebles, los mayores aumentos en gastos los registran la Presidencia de la República y la Secretaría de Educación Pública, dado que las diferencias entre un año y otro sobrepasan los 50 millones de pesos. En el caso de la Presidencia, el gasto en 2007 fue de 16 millones 757 mil pesos; en 2008 alcanzó los 34 millones 720 mil pesos y en 2009 fue de 88 millones 335 mil pesos. Mientras que la SEP gastó 250 millones 244 mil pesos en 2007, 475 millones 140 mil pesos en 2008 y 879 millones 994 mil pesos en 2009. Las cifras anteriores muestran que hubo importantes aumentos anualmente, a pesar de que el artículo 19 del decreto de austeridad estipula que las dependencias no efectuarán nuevos arrendamientos o adquisiciones de inmuebles para oficinas y establecerán acciones para optimizar el uso de los inmuebles que ya tienen arrendados.

En algunos casos, las dependencias registraron una reducción de sus gastos en inmuebles durante un año, pero éstos aumentaron en el periodo siguiente. Eso ocurrió, por ejemplo, con la Sagarpa, que de 113 millones que erogó en 2006, redujo sus gastos a 15 millones 500 mil pesos en 2007. Sin embargo, para 2008, la cifra aumentó a 142 millones 800 mil pesos, casi 10 veces lo gastado el año anterior y superior al presupuesto ejercido en el último año del sexenio foxista. La Sedesol destinó 137 millones 200 mil pesos al inicio de la administración calderonista para gastos de inmuebles, pero redujo esa cantidad a 9 millones en 2008; no obstante, el mecanismo de ahorro se revirtió para 2009, ya que la dependencia otorgó entonces 499 millones 979 mil pesos para este rubro. Lo mismo ocurrió en la Sectur, que de 57 millones 500 mil pesos ejercidos en 2007, adelgazó su gasto a 4 millones 600 mil pesos en 2008; pero para 2009, lo ensanchó nuevamente, otorgándole más de 86 millones de pesos.

Permiso para derrochar

Aunque fue anunciado como un mecanismo de austeridad para las dependencias de la administración pública federal, el decreto de 2007 eximió de las medidas de ahorro impuestas por el Ejecutivo federal a las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena), Marina Armada de México y Seguridad Pública, así como a la Procuraduría General de la República.

De acuerdo con información de la SHCP, la Sedena ha aumentado significativamente sus gastos en bienes inmuebles y servicios en lo que va del sexenio. En el primer año de la gestión de Calderón, la Sedena destinó 329 millones 800 mil pesos al rubro de inmuebles, aumentando la cifra a 805 millones 800 mil pesos (2.4 veces) en 2008 y a 1 mil 200 millones de pesos el año pasado (3.6 veces). En cuanto a los servicios que incluyen los suministros de energía eléctrica, agua y telefonía, el arrendamiento de inmuebles, vehículos y equipos, la difusión y publicidad de la dependencia y los gastos derivados de ceremonias oficiales, los montos ejercidos fueron de 1 mil 887 millones 798 mil pesos en 2007, 2 mil 30 millones 862 mil pesos en 2008 y 2 mil 50 millones 646 mil pesos en 2009, con lo que suman casi 6 mil millones de pesos en sólo un trienio.


Fuente: Contralínea 169 – 14 de febrero de 2010

Comments

comments