Autor:

Aunque en Tamaulipas el Partido de la Revolución Democrática es un instituto político que no supera la marca 8 puntos porcentuales de votación total, los líderes de los grupos que lo conforman están más ocupados en confrontarse por las candidaturas, que en incrementar la presencia del partido en la entidad.

Ricardo Brussolo y Gerardo Ramos / Reynosa, Tamaulipas

Al igual como sucede en el perredismo nacional, donde las llamadas “tribus” continuamente chocan en su intento por ganar los espacios de poder, los perredistas tamaulipecos no tienen empacho en poner en riesgo la ya de por sí pobre presencia del partido en la entidad.

El más reciente de estos enfrentamientos se registró por las aspiraciones de Lino Korrodi Cruz, ex coordinador financiero del ex presidente Vicente Fox Quesada, quien fue invitado por la dirigencia estatal del PRD para que se convirtiera en el candidato al Gobierno del Estado de Tamaulipas.

Esta candidatura iría al frente de la llamada coalición “Por la Reconstrucción de Tamaulipas”, que también está integrada por el Partido del Trabajo.

Sin embargo, el pasado foxista de Korrodi Cruz y las ambiciones de personajes como Francisco Chavira, quien también desea encabezar la coalición, no sólo ha enfrentado al partido sino que también ha puesto en riesgo la unión con el Partido del Trabajo.

UNA TRISTE HISTORIA

Históricamente, el Partido de la Revolución Democrática es un instituto político que no se encuentra en el gusto de los tamaulipecos, como lo demuestran los recientes resultados electorales.

En el año 2004, cuando se disputó la gubernatura de Tamaulipas, el PRD se presentó en las elecciones en coalición con el Partido Convergencia, quienes apenas alcanzaron el 7.6 por ciento, quedando rezagado al tercer lugar de las preferencias y muy lejos de los punteros, el PRI y el PAN.

En la elección presidencial del mes de julio del año 2006, las cosas parecían mejorar para el PRD gracias al efecto que provocaba entre el electorado su entonces candidato, Andrés Manuel López Obrador.

En ese entonces el PRD obtuvo el 26.7 por ciento de las votaciones, que lo colocó en el segundo lugar de las preferencias –superando incluso al PRI– y han sido, por mucho, los mejores resultados que este partido ha obtenido en la entidad.

Sin embargo, en la elección local de 2007, donde se renovaron los Ayuntamientos y el Congreso del Estado, el PRD regresó a su realidad y apenas obtuvo el 6.87 por ciento de los votos.

El desplome de este partido se confirmó en la elección federal del mes de julio del año 2009, cuando los candidatos perredistas apenas pudieron cosechar el 4.39 por ciento de la votación total en el Estado.

En ese año el PRD fue desplazado al cuarto lugar de las preferencias por el Partido Verde Ecologista de México, que se alzó como la sorpresa del proceso electoral.

Con estos antecedentes, el perredismo tamaulipeco llega a una contienda electoral en la que tendrá que enfrentarse a la coalición que conforman el PRI, el PVEM y el PANAl, además de un PAN que desea recuperar los espacios que perdió en las pasadas elecciones federales.

LA CANDIDATURA DE LA DISCORDIA

El anuncio del fundador del grupo “Amigos de Fox”, Lino Korrodi Cruz (originario de Mante, Tamaulipas), de que buscaría la candidatura del PRD a invitación de la dirigencia de este partido, enfureció a varios grupos al interior del instituto político.

Entre los principales enemigos de Korrodi Cruz al interior del PRD tamaulipeco se encuentra el también aspirante a la candidatura al Gobierno del Estado, Francisco Chavira, quien no oculta su molestia con las aspiraciones de su contrincante.

“Los perredistas no estamos con Lino Korrodi, nosotros no somos amigos con Fox, no somos amigos de Calderón, y ahora resulta que el día de mañana, como no tenemos candidato a presidente de la República, se van a querer buscar a Vicente Fox, que uno de los (presidentes) más burros que hemos tenido en la historia”, señaló.

El político neolaredense cuestionó el arraigo de Korrodi Cruz en la entidad e incluso aseguró que muchos de sus intereses económicos se encuentran en Estados Unidos.

“Lino Korrodi no vive en Tamaulipas, no tiene empresas en Tamaulipas, Lino Korrodi no lo conozco yo en Tamaulipas, incluso vive en Estados Unidos, sus empresas no están aquí, su familia no está aquí, entonces qué mensaje le va a dar a los tamaulipecos, cuál es el mensaje de que quiere solidarizarse con Tamaulipas, en qué, cuando huyó de la inseguridad, pues en ese caso es muy cómodo rajarse cuando hay problemas”, precisó.

Aseguró que las aspiraciones de este personaje son las que han puesto en peligro la coalición entre el PRD y el PT:

“El Partido del Trabajo no quiere a Lino Korrodi, ahora también no quieren alianza; es un grupo de perredistas que se están prestando a intereses oscuros y perversos. Más sin embargo nosotros creemos en la alianza, en la coalición”, sentenció.

Por su parte, el dirigente estatal del Partido del Trabajo, Alejandro Ceniceros, también rechazó la posibilidad de que su partido apoye al ex coordinador financiero foxista ya que, dijo, “no representa a la izquierda de México y mucho menos de Tamaulipas”.

Pero los problemas no terminan ahí; integrantes del Consejo Estatal del PRD han luchado por derribar la coalición registrada ante las autoridades electorales en Tamaulipas el pasado 11 de enero y que lleva como nombre “Por la Reconstrucción de Tamaulipas”.

Jorge Osvaldo Valdez Vargas, presidente del consejo perredista, indicó que en el marco del Quinto Pleno del Consejo del partido, celebrada el pasado 10 de enero, el organismo rechazó la posibilidad de realizar convenciones de coalición con otros institutos políticos. Ante ello, presentó una denuncia ante el Instituto Electoral de Tamaulipas (IETAM).

En un documento girado al consejero presidente del IETAM, Jesús Miguel Gracia Riestra, el presidente del consejo perredista aseguró que el grupo discutió y analizó la propuesta de celebrar convenios de coalición con el Partido del Trabajo y con Convergencia, “habiéndose rechazado la misma, al no alcanzarse la votación requerida de los miembros presentes”.

Valdez Vargas entregó a las autoridades electorales una copia del resolutivo de la reunión del consejo perredista donde dice:

“De conformidad al orden del día del 5º Pleno extraordinario del VII Consejo estatal del Partido de la Revolución Democrática, el diez de enero de dos mil diez, en el punto tres, se procedió a la discusión y análisis de los posibles convenios de coalición total o parcial con el Partido del Trabajo y Partido Convergencia; sometiéndose a votación quedando rechazada dicha coalición”.

Sin embargo, el pasado 12 de enero, el secretario de Organización del PRD en Tamaulipas, Alfonso Gutiérrez, aseguró que lo que realmente sucedió es que en el día de la reunión del consejo perredista hubo dos votaciones: en la primera se rechazó la coalición, pero en la segunda, tras una serie de discusiones internas, se aprobó la coalición con 40 votos a favor, 25 en contra y una abstención.

“Tras una serie de alegatos, los consejeros cambiaron de opinión y apoyaron directamente (la coalición)”, dijo.

Esta versión fue confirmada por el presidente del PRD en Reynosa, Alfredo Castro Olguín, quien refirió que todos estos problemas se deben a que aspirantes a la gubernatura como Francisco Chavira, “están desesperados” y han caído en actitudes “belicosas” que afectan al partido.

Ante ello les recomendó tener paciencia y esperar la convocatoria de su partido para la elección del candidato a gobernador para, entonces, competir de manera interna en pos de la nominación.

Armando Vera García, aspirante a la candidatura al Gobierno del Estado por la coalición PRD-PT, aseguró que las aspiraciones de Korrodi Cruz son un intento del PRI y el PAN por entrometerse en la vida interna del PRD y el PT.

“Estos partidos están tratando de intervenir con la figura de Korrodi para establecer candidatos en los partidos de oposición y así ya no preocuparse por nosotros.

Al estar tratando de imponer una candidatura como la de Lino Korrodi estaríamos cayendo en un proceso político amañado, ya que es un personaje que nada tiene que ver con la izquierda tamaulipeca”, aseguró.

Por su parte la diputada local perredista, Diana Chavira Martínez, no sólo dio por hecho de que Korrodi Cruz no será el candidato de la coalición sino que hasta adelantó que está unión de partidos no se concretará pues responde a una estrategia intervencionista del gobierno estatal.

“No estamos de acuerdo con que sea el gobierno quien le diga a la izquierda cuáles serán sus candidatos, porque esto es estar en contra de la democracia, además de seguirle el juego a los gobernantes mayoritarios”, sostuvo.

Chavira Martínez agregó que existen otros personajes en el PRD con aspiraciones y posibilidades de convertirse en el candidato a la gubernatura, entre ellos su hermano Francisco.

“Al desechar la candidatura de Korrodi, se abre la puerta a los perredistas y a la gente de Tamaulipas; nosotros queremos que el candidato a gobernador salga de nosotros y no que sea externo y desconocido”, señaló.

Incluso, el rechazo a las aspiraciones de Korrodi Cruz se ha dado en la cúpula del perredismo, pues el presidente del Senado y coordinador del PRD, Carlos Navarrete, aseguró que el ex colaborador de Vicente Fox es apenas “un precandidato”.

“El señor Korrodi no es más que uno de los precandidatos por Tamaulipas, no tendría ningún sentido glosar las opiniones a destiempo, vamos a ver que el proceso camine en Tamaulipas y vamos a ver qué opinan los electores”, dijo.

Agregó que la viabilidad de esa candidatura está en manos de los tamaulipecos, quienes a su tiempo y por medio de encuestas decidirán quién debe de ser su candidato.

“A Mí ME INVITARON”

En entrevista, Korrodi Cruz aseguró que su deseo por contender por la gubernatura de Tamaulipas se dio por invitación de la directiva perredista, además de que lamentó que existan grupos que están dividiendo al partido.

-¿Cómo se da la intención de ser candidato a gobernador de Tamaulipas?

-Los integrantes del Partido de la Revolución Democrática me buscaron en la Ciudad de México para que sea su candidato a la gubernatura de Tamaulipas. En estos momentos estamos analizando la invitación, tengo muchos amigos dentro del PRD, Jesús Ortega es amigo mío; cuando surgieron los problemas de los Amigos de Fox nos reunimos en varias ocasiones y coincidimos en algunas cosas. Yo les propuse una alianza ciudadana, con varios partidos y organizaciones sociales.

-¿Cómo toma las críticas de los propios perredistas que no lo quieren como su candidato?

-Esa gente que creen que ellos pueden ser solamente los únicos candidatos, están muy equivocados; quisiera un poco más de conciencia y flexibilidad en torno a las candidaturas ciudadanas.

-¿Usted se identifica con el PRD, con el PAN o con qué corriente política?

-Soy un ciudadano sin ideología partidista, con el único compromiso de hacer todo con responsabilidad, donde el gobernante vaya a servir y no a servirse de la gente.

-Entonces, ¿por qué ir con el PRD?

-Soy un ciudadano que no pertenece a un partido político, pero con esta apertura que tiene el PRD demuestra que busca ciudadanizar a este organismo político y eso vuelve más atractivo a este instituto, porque cada vez es más difícil para un ciudadano poder alcanzar un puesto de elección popular, porque las candidaturas están ocupadas por los amigos del gobernante en turno o por los que dirigen los partidos. Esto porque no tengo la menor duda que hay ciudadanos que no están en los partidos políticos y que les duele que el Estado esté como se encuentra en estos momentos, tan desgastado, tan vapuleado y sumido en el olvido y la pobreza.

-¿Qué considera que necesita Tamaulipas?

-Hace falta realizar un cambio, yo sé que suena muy trillado porque los políticos son muy dados a hacer retórica del cambio, la democracia y la transición, pero hay que destacar que no pertenezco a ningún partido, sólo soy un mexicano más, preocupado por la situación que priva en el país.

-¿Cómo conocer la problemática de un Estado donde no vive?

-El arraigo, yo, Lino Korrodi, lo traigo como esencia desde mi origen, porque aquí nací en Tamaulipas, mi única preocupación es la pobreza brutal en la que está sumido el Estado.

¿Cuántos gobernantes han llegado al poder sin tener arraigo y lo único que hicieron fue desmadrar al Estado?, yo soy de aquí y conozco los problemas de Tamaulipas y sólo buscaría servir con honestidad.

-Lino Korrodi es “el amigo de Fox”, ¿cómo trabajar esa etiqueta?

-Estoy súper sacudido de ese problema porque hubo una larga e intensa persecución en contra de mí por el asunto de Amigos de Fox y salimos bien, digamos que nosotros estamos al margen, al igual que la mayoría, lo que me otorga una cierta imagen de seriedad, responsabilidad para contender para la gubernatura, posición que me comentó el propio Ortega, enfatizando la legitimidad.

“NADIE ESTá DETRÁS DE Mí”

Korrodi Cruz rechazó que sus aspiraciones sean apoyadas por grupos al interior del PRI y el PAN descontentos por la forma en la que estos partidos están seleccionando a sus candidatos al Gobierno del Estado.

Insistió en que su candidatura es completamente ciudadana.

“Nadie está detrás de mí, soy un precandidato ciudadano, somos la mayoría, el 99 por ciento, los otros son minoría. Hay inconformidades, pues yo las respeto, allá los otros partidos”, apuntó.

Por otra parte rechazó hablar sobre quien fuera su aliado político, el ex presidente Vicente Fox Quesada con quien, dijo, rompió desde hace varios años, lo que le costó una salvaje persecución política.

“No voy a entrar en descalificaciones, porque no me voy a rebajar a ese nivel de Vicente Fox con esas descalificaciones peyorativas, agresivas, la historia lo está juzgando a él y a Marta (Sahagún) y ahí está, eso es lo más importante, no voy a entrar en ese debate”, expresó.

Korrodi Cruz rechazó las críticas no sólo de que no vive en Tamaulipas, sino que su residencia se encuentra en Estados Unidos.

“Mi residencia no la tengo en Estados Unidos, mis hijas por la situación que todos conocemos en Ciudad Juárez tomaron la decisión de irse a vivir a El Paso, Texas, yo acabo de ir a El Mante, Tamaulipas, donde nací, donde vivo con mi hermana Elizabeth, que está casada con un doctor de apellido Salazar y ya fui a sacar mi credencial de elector en Ciudad Mante”, dijo.

Agregó que en Tamaulipas muchas personas lo conocen y prueba de ello es la expectación que ha levantado la posibilidad de convertirse en el candidato del PRD a la gubernatura.

“La respuesta que he visto de muchos tamaulipecos es que ahí hay una imagen mía, una postura mía, hay una aceptación mía, yo no soy el que tengo que decirlo y si ustedes (los periodistas) están aquí a pesar de que no he decidido si voy a ser el candidato, es que algo está motivando a que el PRD amablemente me invitara como candidato ciudadano”, sentenció.

Sobre las protestas en su contra, Korrodi Cruz dijo: “Creo que esta gente tiene derecho a manifestarse en el sentido que más les convenga y les pagan para presentarse a un evento ajeno a ellos y, la verdad, me están dando demasiada importancia y no la tengo, si con estos actos me quieren intimidar, estoy muy por encima de eso”.

Con todo eso, el futuro para el perredismo tamaulipeco se observa muy complicado, más aún que se enfrentará a una maquinaria priista perfectamente aceitada y que pretende llevarse todo, desde la gubernaturas hasta el Congreso del Estado.3

La cruda realidad de 2010, con la vida aún más cara

Al terminar las fiestas decembrinas, iniciar laboralmente el año resulta un verdadero reto. Retomar el ritmo de trabajo, engancharse a una rutina laboral es difícil para todos porque las pausas por los días de asueto, o las vacaciones de fin de año, afectan a empleados y empleadores.

Pero el desgano no es lo único que aqueja a los trabajadores y, por consecuencia, a sus familias. En el mes de enero los mexicanos empezaron el año dándose cuenta que la vida es más cara, como sucedía cada año con los incrementos a los precios en los viejos gobiernos del PRI.

Y cuando muchos creímos que al ganar el PAN -en 2000- la presidencia de la República viviríamos como Alicia en el País de las Maravillas, la realidad es que no hubo grandes cambios. Vaya, estamos peor porque antes los priistas nos recetaban andanadas de aumentos, pero desde el 2000 los panistas los acompañaron (los incrementos) con incontrolable violencia.

Después de las últimas 12 campanadas del 31 de diciembre, los mexicanos despertaron con un aumento salarial de 4.8 por ciento que, en comparación con las alzas que hubo a lo largo del último año, no sirve prácticamente para nada.

El negro panorama que se avecina con una avalancha incontrolable del aumento al precio de la vida, devorará ese miserable 4.8 por ciento de incremento a los salarios mínimos.

La cruda realidad del ciudadano promedio en el país de las eternas crisis económicas no vino luego de las posadas sino con el continuo aumento a la canasta básica: leche, huevo, carne, tortilla, gasolina y transporte son más caros que el año pasado.

Eso sin mencionar los altos cobros de Teléfonos de México y en las compañías de telefonía celular, pues las telecomunicaciones son ya una primera necesidad para buena parte de las familias, quienes cada vez mas requieren de eficientes y modernos equipos y programas de cómputo, así como acceso a Internet.

Uno de los incrementos a los insumos de primera necesidad fue en la gasolina. Si el año pasado un propietario de un vehículo llenaba el tanque de cuatro cilindros con 200 pesos, ahora ni con 300 pesos podrá cubrir el trayecto semanal para ir a trabajar. Esa es la realidad con los mexicanos recibieron al 2010.

Y si quiere dejar su carrito en la cochera para ahorrarse la gasolina y tomar el transporte público se dará cuenta que el servicio es cada vez peor: es más caro e inseguro, porque en un semáforo en rojo un proyectil podrá incrustársele en la cabeza cuando se desate la guerra entre delincuentes y fuerzas federales.

Después de la crisis de 2004-2005, el 2009 fue el año más negro en la economía mexicana por la crisis económica mundial. Y ahora el 2010 no pinta mejores panoramas.

En enero, cuando hay que pagar deudas, tenencias, prediales, seguros de carros y de vida, colegiaturas, etcétera, las cabezas de cada hogar

-sobre todo los más afectados por la situación económica-, tendrán que hacer verdaderos milagros para superar el primer trimestre.

Pero hay otro segmento de la sociedad que no sabe de crisis: los gobernantes que se hinchan los bolsillos haciendo negocios con los contratistas y proveedores, esos que religiosamente deben pagar el diezmo, es decir, el 10 por ciento del contrato que reciben a cambio de dar un servicio a la clase política.

Aprovecho para contar un hecho real, con dedicatoria para aquellos que se rasgan las vestiduras creyendo que solamente los gobiernos del PRI estaban llenos de roedores de largas colas, con dos patas, saco y corbata:

Un empresario quiso instalar su negocio en un terreno ubicado en un municipio del país gobernado por el PAN desde hace más de 20 años. Como necesitaba el permiso de uso de suelo el alcalde en turno le pidió un millón de pesos para él y 50 mil para cada regidor que debería aprobar el permiso en sesión de Cabildo.

Cuando todo estaba pactado en lo oscurito, el presidente municipal subió la tarifa a 10 millones de pesos para él solito y 100 mil para cada miembro del Cabildo.

El fin de la historia es que el trato no se hizo. El empresario, que tenía 10 millones de pesos y más, mejor se replegó.

Claro, esas historias durante 70 años de gobiernos del PRI eran el “PAN” de cada día. Y ahora con el PAN sólo cambiaron las siglas y los nombres de los personajes, porque la deshonestidad es igual… o todavía peor.

Lástima. Ojalá llegue el día en México en que los dineros públicos sirvan para hacer ricos a los que nunca lo fueron, con triquiñuelas que no están al alcance de los pobres.

Y regresando al tema, según los especialistas en economía, pasando el primer trimestre del año la situación deberá ser menos precaria, con la ventaja de que el Mundial de Sudáfrica nos podrá aliviar las penas.

Mientras tanto esperemos la llegada del cuarto mes del año entre impuestos, pagos y una gasolina cada día más cara, tengamos todos un feliz inicio de año nuevo.

Dios quiera que así sea.

Comments

comments