Autor:

A pesar del gasto millonario que realiza la Secretaría de Educación Pública para financiar viajes de sus funcionarios y aplicar evaluaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, los estudiantes mexicanos tienen el más bajo nivel educativo entre los 30 miembros de ese organismo: son “incapaces de resolver problemas elementales” y los maestros destinan apenas 69 por ciento del tiempo al trabajo en aulas, confirman sus propios estudios

La Secretaría de Educación Pública (SEP) no escatima recursos para atender sus compromisos con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE): invierte 76 mil 305 pesos en la estancia por un día en París de uno de sus funcionarios; desembolsa hasta 118 mil euros en evaluaciones, cuyos resultados apremian a la dependencia a invertir mejor su presupuesto o “compartir gastos” con el sector privado. Tras 15 años de seguir las normas del llamado “club de París” y de erogar considerables sumas para que sus empleados acudan a reuniones donde se definen estrategias para mejorar la enseñanza, el nivel escolar de los mexicanos es el peor entre 30 países. Mientras un tercio de los alumnos de los países miembros obtiene algún grado de educación superior, en los mexicanos esa cifra está por debajo del 20 por ciento, admitió Andreas Schleicher, jefe de la División de Indicadores Educativos.

Ese deficiente resultado contrasta con el dispendio de la SEP, según consta en los documentos que proporcionó esa dependencia en respuesta a la solicitud de información pública 0001100316409. Sólo en el curso de 2009, el erario sufragó los viajes a París, Francia, sede de la OCDE, y a Londres, Reino Unido, de Rubén Darío Jaimes Chacón, subsecretario técnico de Educación Básica, quien se trasladó a Francia y Reino Unido del 25 de febrero al 2 de marzo. Su comisión costó al erario 62 mil 911 pesos con 88 centavos: 29 mil 446.11 pesos para pasaje aéreo y 33 mil 465.77 pesos en viáticos.

Dos días después, salió rumbo al mismo destino Christian Jiménez Costas, director de Planeación Estratégica; su comisión representó un desembolso también de 62 mil 911 pesos con 88 centavos a cuenta del erario. Tres meses después de esa misión, Jiménez Costas fue comisionado de nuevo a la capital francesa por dos días, el 23 y 24 de junio; esta ocasión su viaje significó para la SEP una erogación de 76 mil 305 pesos, pues su pasaje de avión costó 55 mil 443 pesos con 73 centavos y para viáticos recibió 20 mil 861 pesos.

La ruta ciudad de México-París fue muy frecuente el primer trimestre de 2009 entre los servidores públicos de la SEP. La respuesta de la Unidad de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas (UPEPE) a la solicitud de información pública sobre las erogaciones de la SEP a la OCDE, indica que de acuerdo con el correo electrónico que les hizo llegar la coordinadora administrativa, Cynthia Cabrera Cárdenas, del 13 al 18 de enero, el titular de esa unidad, Jorge Santibáñez Romellón, asistió a las reuniones del Acuerdo de Cooperación entre el Gobierno de México y la OCDE, para mejorar la calidad y la educación en México. Por su comisión, el funcionario recibió 38 mil 95 pesos equivalentes a 2 mil 70 euros.

Del 24 de febrero al 1 de marzo, Juliette Bonaffe, coordinadora de Vinculación y Seguridad Institucional, viajó a París para “asistir al titular de UPEPE en la visita de trabajo” a la OCDE, en donde se trataron temas como: la situación de la Alianza por la Calidad en la Educación, se discutió el Acuerdo México-OCDE y el Programa de Trabajo 2000-2010, “así como el papel de los sindicatos en la reforma educativa”. La funcionaria asistente recibió 44 mil 319 pesos en viáticos.

Un día después, el 25 de febrero, Jorge Santibáñez, titular de la UPEPE, viajó al mismo destino; recibió 51 mil 215 pesos en viáticos por ocho días de comisión que concluyó el 3 de marzo. Según sus propios informes, el objetivo de su presencia en la capital francesa fue prácticamente el mismo que el de los otros servidores públicos: “Visita de trabajo con OCDE sobre la Alianza por la Calidad en la Educación, discutir el Programa de Trabajo 2009-2010 y el papel de los sindicatos en la reforma educativa”.

El oficio DRM/930/2009 de la Subsecretaría de Educación Media Superior indica que pagó 25 mil 803 pesos por pasaje aéreo y dotó de 40 mil 252 pesos en viáticos a un servidor público (cuyo nombre y cargo no revela); que asistió a la cuarta reunión del Grupo de Expertos Nacionales del Programa de Evaluación Vocacional y Capacitación, celebrada del 23 y 24 de marzo. Esa comisión se prolongó hasta el 27 de marzo porque asistió al Congreso Interdisciplinario sobre Investigación en Educación y Entrenamiento Vocacional.

Por su parte, la Dirección General de Planeación y Programación informa –mediante correo electrónico–, en su oficio del 8 de septiembre de 2009, que el maestro Luis Abraham Rodríguez Flores, coordinador administrativo, manifestó que se comisionó a Emilio Mario Coral García para viajar a la reunión de la OCDE del 25 de febrero al 3 de marzo del año pasado, con la misión de asistir al titular de la UPEPE en la visita de trabajo con autoridades educativas de México”.

La Unidad de Coordinación Ejecutiva del Consejo Nacional de Participación Social en la Educación (Conapase) describe, en un documento firmado por la maestra Patricia Ganem Alarcón, que “diversos funcionarios” asistieron a la reunión del Grupo de Trabajo SEP-OCDE, celebrada del 25 al 28 de marzo de 2009 en París, Francia, a la que acudió Josefina Vázquez Mota, entonces secretaria de Educación Pública. Esa Unidad de Coordinación Ejecutiva, adscrita a la Secretaría Técnica del Conapase, cubrió los gastos de traslado y viáticos de una persona en los términos siguientes: 58 mil 972 pesos por pasaje aéreo, 6 mil 849 pesos por hospedaje y 4 mil 577 pesos en viáticos.

A su vez, Arturo Sáez Ferral, director general del Consejo Nacional de Fomento Educativo, participó los días 11 y 12 de mayo en la 5 Reunión de la Red de Educación Inicial de la OCDE, en París, cuyo tema fue “Oferta de la fuerza de trabajo, calificaciones y desarrollo”.

La SEP da cuenta también de que Daffny Rosado Moreno participó en la 4 Reunión del Grupo de Expertos Nacionales del Programa de Evaluación Vocacional y Capacitación, celebrada el 23 y 24 de marzo en Berna, Suiza. El erario pagó 25 mil 803 pesos por el pasaje aéreo y erogó 40 mil 252 pesos en viáticos.

Muchos recursos, pobre resultado

“La manera en que México destina sus recursos públicos resulta una preocupación considerable”, dijo el jefe de la división de indicadores educativos de la OCDE, Andreas Schleicher, en septiembre de 2009. El especialista agregó que en medio de la crisis económica es urgente que el país encuentre la mejor forma para gastar su presupuesto. Recomendó “compartir los gastos” para la educación superior entre el sector privado y el público.

Un mes después, el 21 de octubre, la OCDE, en su estudio Mejorar el liderazgo escolar, insistió en los efectos de la crisis en la educación de los mexicanos. En esa ocasión, Beatriz Pont, analista de educación de ese organismo, manifestó que la mejor alternativa para que un país como México salga de la crisis es “invertir en educación y en el desarrollo de las capacidades de su población” para enfrentar de mejor manera los problemas de desempleo. “Se está generando un desempleo muy grande y éste toca a la gente con bajos niveles educativos y eso genera problemas y tensiones de cohesión social” que hay que tratar.

Apenas cuatro días después de estas declaraciones, el 25 de octubre, el organismo que agrupa a los países que buscan intercambiar información y armonizar sus políticas para elevar su crecimiento económico y contribuir a su desarrollo sacó a la luz otra evaluación negativa en el desarrollo tecnológico y científico del país. El estudio Principales indicadores de la ciencia y la tecnología 2009 muestra que en los últimos años “México ratificó su posición como último lugar entre los miembros del organismo en materia de capacidad de inventiva”, pues registra el nivel más bajo de patentes de desarrollo científico y es el que menos invierte en ciencia y tecnología, así como el que tiene el menor número de personas dedicadas a ambas actividades.

Ya el 14 de septiembre de 2005, ese organismo al que México se adhirió en mayo de 1994 como el número 25, reportó que este país ocupaba los últimos lugares en educación entre sus miembros, tanto en matrícula universitaria como en salarios de docentes. Basado en uno de sus análisis habituales, la OCDE hizo ver que sólo 25 por ciento de los mexicanos, cuya edad oscila entre los 34 y 35 años, había concluido la preparatoria o su equivalente; una cifra que contrasta con el promedio de 75 por ciento que tienen los otros 29 miembros y en los que el desempleo se manifiesta con un impacto menor; situación que no tienen México y Corea.

En septiembre de 2006, el informe Panorámica de la educación mostró que el gasto por estudiante en México era de los más bajos de la OCDE, al igual que sus niveles de resultados en la enseñanza secundaria y superior. En esa investigación quedó claro que México “tiene mucho por hacer: la inversión por estudiante de primaria es de 1 mil 656 dólares, equivalente a un tercio de la media que destinan los otros países de ese organismo, que es de 5 mil 450 dólares”.

En la educación secundaria, México aportaba 1 mil 495 dólares, un cuarto de la media de los otros países, mientras que para la educación media superior el gasto mexicano por estudiante era de 2 mil 790 dólares, pero que representaba sólo un tercio de los 7 mil 582 dólares que destinaban sus colegas en la OCDE, y en la enseñanza superior, el gasto era de 5 mil 774 dólares frente a los 11 mil 254 dólares de otros países. Sin embargo, para los analistas del organismo, “lo más preocupante es que la tasa de conclusión era superior años antes; mientras que, en 2006, “apenas” una cuarta parte de la población culminaba ese nivel de estudios, por lo que el país descendió dos puestos hasta ubicarse en el último sitio de la lista de 26 países.

Un año después, el 4 de diciembre de 2007, Bernard Hugonnier, uno de los responsables del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés) de la OCDE, reportó que las diferencias por nivel de conocimiento en ciencias entre alumnos finlandeses de 15 años y mexicanos de la misma edad, primeros y últimos en la clasificación del organismo, equivalían a cuatro años de formación. Los alumnos finlandeses se situaban a la cabeza de la lista con 563 puntos, seguidos de los de Hong Kong, Canadá, Taiwán, Estonia y Japón, mientras que los mexicanos se ubicaron en el último sitio de los 30 de la OCDE, con 410 puntos, incluso debajo de Turquía y Grecia.

Reprueba la SEP

En su respuesta del 24 de agosto de 2009 a la solicitud de información pública con folio 0001100316409, respecto de los pagos que realiza la SEP a la OCDE, que presentó Humberto Hernández Haddad –que lidera un grupo interdisciplinario de investigadores sobre las políticas públicas–, la Dirección General de Relaciones Exteriores (DGRI) de esa dependencia informó que participa en investigaciones, proyectos y programas, como el de Educación Vocacional y Capacitación (VET, por sus siglas en inglés), el PISA, el del Centro para Ambientes Efectivos de Aprendizaje (Cele) y el Estudio Internacional sobre la Enseñanza y el Aprendizaje (Talis), donde la contribución de México fue de 80 mil euros por un periodo de dos años y fue realizada por la Dirección General de Evaluación de Políticas, a cargo de Ana María Aceves Estrada.

De acuerdo con la información de la SEP, los principales resultados de la Prueba Talis en nuestro país, la pérdida de tiempo en la enseñanza de clase obedece, en un alto porcentaje, a distractores y tareas administrativas, pues “los maestros reportan que el 69 por ciento del tiempo de clase es utilizado en el proceso de enseñanza-aprendizaje y el resto es tiempo perdido en tareas administrativas. Este porcentaje es más elevado que en el resto de los países” que participaron. Agrega la respuesta de la DGRI que, “en promedio, los maestros mexicanos reportan estar satisfechos con su trabajo, aunque esta satisfacción es menor que el promedio de los países”.

En el primer programa de VET, la SEP erogó, en 2007, la cantidad de 59 mil euros; en 2008 aportó 47 mil 200 euros, y en 2009, 11 mil 800 euros; es decir, 118 mil euros en tres años, periodo en el que se ejecutó el estudio.

Con respecto del Cele, el Instituto Nacional de Infraestructura Física contribuyó en 2007 con 37 mil 100 euros; un año después erogó 38 mil 200 euros, y en marzo de 2009 aportó 38 mil 100 euros, lo que suma 113 mil 400 euros. Ese programa contiene las llamadas Directrices internacionales de evaluación de la calidad de las instalaciones educativas; las Recomendaciones sobre sismos y seguridad escolar; la publicación de la revista Cele exchange en español, así como la organización de varios foros internacionales celebrados en México.

En relación con el PISA, de rendimiento escolar, México ha reprobado en las ediciones anteriores. En 2007, cuando se presentaron los resultados de la evaluación realizada en marzo de 2006, se evidenció que uno de cada dos alumnos mexicanos era “incapaz de resolver problemas elementales”, y estudiantes de los estados de la república con mayor grado de marginación, como Guerrero, Chiapas y Tabasco, mostraron el desempeño más bajo.

Ese resultado mostró que el 50 por ciento de los 37 mil 706 jóvenes de hasta 15 años, provenientes de escuelas públicas y privadas, estaba en el último sitio en rendimiento escolar en habilidades científicas, matemáticas y de lectura, con lo que estaba poco o muy mal calificado para pasar a un nivel de estudios superior y resolver problemas elementales. El 77.8 por ciento de los evaluados tenía nivel de bachillerato.

Hasta diciembre próximo se conocerá el resultado del PISA 2009, que se aplicó el 24 de marzo de 2009 en una muestra de 52 mil estudiantes mexicanos de secundaria y bachillerato a lo largo de 1 mil 700 escuelas, bajo la coordinación del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación. En esta ocasión, el énfasis se puso en la asignatura de lectura, seguida de matemáticas y ciencias.

Los costos para la SEP por realizar estas valoraciones académicas, bajo el diseño de la OCDE, varían de acuerdo con el resultado analítico que se busque obtener: 35 mil euros únicamente por la fase analítica; 70 mil euros por la fase analítica más estudio de caso sobre innovación; 100 mil euros por fase analítica más revisión de país, y 125 mil euros por fase analítica más estudio de caso sobre innovación y revisión por país. En el PISA 2009 en curso, la SEP solicitó participar en las tres fases, por lo que tuvo que erogar 118 mil euros.

En su respuesta a la solicitud de información pública, la SEP precisó que corresponde a la Secretaría de Relaciones Exteriores pagar la membresía al organismo internacional”; mientras que esa dirección sólo gestiona las contribuciones financieras “voluntarias” para los programas VET y Cele.


Acuerdos que valen oro

La Secretaría de Educación Pública (SEP) señala en el informe firmado por la doctora María Susana Martínez Ruiz, de la Unidad de Enlace de la SEP, que el Acuerdo de cooperación entre el gobierno de México representado por la SEP y la OCDE para mejorar la calidad de la educación de las escuelas en México tiene como propósito general desarrollar programas y proyectos específicos que contribuyan al “perfeccionamiento y ejecución exitosa de la Alianza por la Calidad de la Educación” en sus ediciones de 2008 y 2009.

En la primera, contempla erogaciones por un “gran total de 14 millones 329 pesos”, que se desglosan de esta manera: 2 millones 984 mil pesos por “Personal de apoyo”; 972 mil 800 pesos por “Personal de apoyo permanente para viajes (misiones)”; 7 millones 403 mil 844 pesos por “Honorarios de consultores”; 972 mil pesos por “Viajes de consultores”; 912 mil pesos por “Talleres”; 152 mil pesos por concepto de “Documentos y publicaciones”; así como 602 mil pesos por “Cargos por gastos de administración”.

En lo que corresponde al gasto presupuestado para cumplir con la edición de 2009 del citado acuerdo, la SEP informa que su gran total será de 32 millones 139 mil 89 pesos. Sólo por concepto de “Personal de apoyo”, el monto previsto es de 16 millones 291 mil 732 pesos; para “Honorarios de los consultores” prevé una erogación de 7 millones 56 mil 346 pesos; en “Viajes del personal de apoyo” presupuesta 2 millones 845 mil 611 pesos; asigna 3 millones 980 mil 10 pesos a “Viajes de los consultores”; 519 mil 132 pesos a “Documentos y publicaciones”, y 1 millón 446 mil 259 pesos a “Cargo por gastos de administración”. (NE)

[RECUADRO 2]

Gastos inexplicables por comisiones

En los documentos de la Secretaría de Educación Pública (SEP), que responden a la solicitud de información pública 000110316409, se observa que los informes de los servidores públicos comisionados a las reuniones de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), en la capital de Francia, son muy generales. Asimismo, es notoria la diferencia que se reporta en cuanto al costo del pasaje aéreo de cada funcionario, así como de los viáticos devengados. En la relación de gastos del subsecretario de Educación Media Superior se advierte: “Conviene mencionar su estancia durante los días de comisión, tanto en España como en París, ya que aprovechó diversas agendas para optimizar recursos”.

Se trata de los viajes que realizó Miguel Székely Pardo, quien fuera hasta el 14 de enero subsecretario de Educación Media Superior, a la reunión binacional Madrid/París para concertar diversos encuentros con organizaciones que mantienen relación con la SEP, entre ellas, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, la OCDE y el Ministerio de Educación. Su comisión fue del 13 al 20 de octubre de 2007: la dependencia erogó 73 mil 481 pesos por su pasaje aéreo (no se detalla el itinerario), así como 48 mil 369.05 pesos por viáticos devengados.

El servidor público “José M. Espino” (sic) asistió a París, Francia, del 20 al 24 de abril de 2008, para participar en el Comité de la OCDE: su pasaje aéreo a la capital francesa costó 55 mil 471 pesos y 9 mil 753 pesos en viáticos. A su vez, María Deni Sánchez Hernández asistió a la sede francesa de la OCDE para participar en los trabajos del estudio VET, del 24 de mayo al 1 de junio; el costo de su pasaje aéreo fue de 18 mil 458 pesos. No se reportaron viáticos.

También, se describe el viaje que realizó a París, Francia, del 14 al 17 de mayo de 2008, Martha Belem Hernández Zavala, para “representar al subsecretario” en la conferencia internacional El Aprendizaje en el Siglo, Investigación, Innovación y Política, y en conferencias y actividades en el CERI, PEB, PISA. Su viaje costó a la SEP 30 mil 832 pesos y 10 mil 815.57 pesos en viáticos. (NE)

Fuente: CONTRALÍNEA 167 / 31 DE ENERO DE 2010


Comments

comments