Autor:

México tiene la última posición entre los 30 miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico en capacidad de “inventiva” y en inversión en ciencia y tecnología; ocupa los lugares 26 y 30 en atención educativa y seguridad infantil, respectivamente. Sólo la mitad de su población tiene acceso a la salud y sectores clave como las telecomunicaciones presentan una “débil competencia”. Pero el gobierno mexicano gasta decenas de miles de millones de pesos en membresías y en viajes y comidas de los funcionarios que invariablemente se justifican como “dar seguimiento a los compromisos” de México con los países de la OCDE


En febrero de 1994, cuando el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari decidió incorporar a México como miembro número 23 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México dispuso su retiro del Grupo de los 77 al que pertenecía como economía en desarrollo; 15 años después, y luego de millones de pesos derramados en membresías, estudios y viajes de funcionarios a ese organismo, se confirma que se trató de “un gravísimo error estratégico de efecto multiplicado” que afectó al sector agropecuario, su planta industrial, su capacidad exportadora y al nivel de vida de su población, manifiesta el exsenador y exdiplomático Humberto Hernández Haddad.

La magnitud del desembolso por pertenecer al “club de los ricos” se ilustra en un primer caso: de 2001 a agosto de 2009, la Secretaría de Economía (SE) erogó 52 millones 648 mil 957 pesos en actividades vinculadas con el llamado “club de París”, de los cuales 27 millones 361 mil 267 pesos se destinaron a sueldos y prestaciones para empleados de la representación permanente de México, situada en el número 8 de la rue de Berri, 75008 en París, Francia, y que encabeza el embajador Agustín García López Loaeza.

En 2007 ese funcionario presentó su programa de trabajo ante las comisiones unidas de Relaciones Exteriores y Organismos Internacionales del Senado. Señaló que para ese año, “México será el onceavo contribuyente al presupuesto de la OCDE”, y aunque participa de manera desigual en ella, “su reto es lograr un mejor aprovechamiento de su membresía”, por lo que propuso trabajar en temas cuyo tratamiento tuvieran un valor agregado y que la capacidad institucional del gobierno de México aprovechara las mejores prácticas y lecciones de esa organización.

De modo indirecto, el gasto público en viajes, proyectos e investigaciones que se mantienen con la OCDE parece cumplir el primer deseo del diplomático, como muestra la respuesta a la solicitud de información pública que formuló Hernández Haddad, entre otras, a las secretarías de: Economía, de Trabajo y Previsión Social, de Turismo, de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), así como a la de Desarrollo Social (Sedesol) y la de Comunicaciones y Transportes (SCT), que erogó 679 mil 888.44 pesos en viáticos y pasajes al extranjero para que sus funcionarios viajaran a reuniones de la Organización Internacional del Transporte, y 50 mil euros por concepto de membresía a la misma organización.

Vaivén de funcionarios

La respuesta de esas dependencias al solicitante de información pública se traduce en un conjunto de documentos que describen cómo subsecretarios, coordinadores, directores generales y asesores, entre otros más, se trasladan varias veces al año desde México a destinos en el extranjero –como Varsovia, Polonia; Turín y Trento, Italia; Kansas, Estados Unidos; Tokio, Japón; Atenas, Grecia; Brasilia, Brasil; Estambul, Turquía; Montreal, Canadá; Wellington y Auckland, Nueva Zelanda; Budapest, Hungría, y Ginebra, Suiza– para asistir a reuniones ministeriales, grupos de trabajo, comités, sesiones especiales y seminarios con sus pares de los 30 miembros de la OCDE.

Ahí se muestra que, en el curso del presente año, Iván Ornelas Díaz, director de Vinculación Internacional de la Subsecretaría para la Pequeña y Mediana Empresa, de la Secretaría de Economía, viajó a Turín, Italia, y a la capital de Polonia para “cumplir con los compromisos internacionales de México en su calidad de miembro y vicepresidente del Grupo de Pymes”, así como compartir mejores prácticas internacionales en diversos temas de apoyo a esa materia, al mismo tiempo que “dar seguimiento a los compromisos y proyectos conjuntos”.

Este funcionario comenzó sus giras el 11 de junio de 2001 en Montreal, Canadá, y el 4 de diciembre viajó a París, Francia, donde regresó el 19 de febrero del año siguiente; el 23 de junio fue a Ginebra, Suiza, y el 9 de diciembre volvió a París. La redacción que describe su misión siempre es la misma, lo único que cambia es el destino y la fecha de su viaje. En 2003, Ornelas Díaz acudió a tres reuniones internacionales: 12 de mayo en Wellington y Auckland, Nueva Zelanda; 2 de septiembre en Budapest, Hungría, y 1 de diciembre en París, Francia.

El año siguiente registra tres viajes al exterior del director de Vinculación Internacional de la SE: 29 de marzo a París, Francia; 4 de junio a Estambul, Turquía, y 13 de diciembre a París; 2005 fue parco en reuniones oficiales en el marco de la OCDE para Ornelas, quien sólo asistió a dos: el 21 de junio a Trento, Italia, y el 7 de noviembre a París, Francia, ambas con el objetivo de “cumplir con los compromisos internacionales de México”.

En 2006 realizó viajes a Brasilia, el 26 de marzo; el 5 de junio lo hizo a París acompañado de Alejandro González Hernández, y el 5 de noviembre a Atenas, Grecia, en compañía de Esperanza Gómez. El 19 de marzo del año siguiente volvió a París; el 29 de mayo estuvo en Tokio, y el 12 de noviembre regresó a la capital francesa. El 6 de mayo de 2008 acudió a Kansas City y asistió una vez más a París el 26 de octubre.

En 2008, Eduardo Sojo Garza Aldape se trasladó a la sede de la OCDE (del 3 al 8 de abril); también acudió a la segunda reunión del Grupo de Alto Nivel México-Francia, casi en la misma fecha que lo hicieron José Gerardo Trasloheros Hernández y Alberto Manuel Ortega y Venzor, con el mismo objetivo. José Gerardo Trasloheros asistió en dos ocasiones más como delegado al foro OCDE, del 3 al 6 de junio y el 29 de noviembre, a la reunión del grupo de Política Regulatoria.

Jesús Orta Martínez figura como uno de los funcionarios de la Secretaría de Economía que más reuniones ha atendido con la OCDE, ya sea en su carácter de director general adjunto de Economía Digital o como subsecretario de Planeación Financiera. En 2004 asistió a tres reuniones ante ese organismo (marzo, mayo y octubre) cuyo tema central era la política informática; en marzo de 2005 participó en la segunda sesión del Grupo Anti-Spam. Otras reuniones celebradas ese año (junio y diciembre) tuvieron la presencia de la directora de Economía Digital, Claudia Ivette García Romero.

El registro de los viajes de ambos servidores públicos a reuniones de la OCDE revela que García Romero comenzó en 2006, cuando viajó del 4 al 11 de marzo a la reunión de trabajo del Comité de Política de Información de la OCDE, y del 29 de mayo al 3 de junio estuvo en la 20 sesión del Working Party on the Information Economy, misma reunión a la que asistió Orta Martínez. Este funcionario acudió a la sede de la OCDE, del 14 al 18 de mayo, a la 20 sesión del Grupo de Trabajo sobre Seguridad en la Información y Privacidad; volvió a París del 30 de septiembre al 7 de octubre.

El 2007, Orta Martínez asistió a dos reuniones, del 10 al 17 de marzo y del 3 al 6 de octubre; su colega García Romero sólo viajó una ocasión, del 20 al 26 de mayo, pues Víctor Hugo Estrada de la O, director de Economía Digital de la SE, asistió a la sede de la OCDE del 27 de noviembre al 1 de diciembre. Este funcionario regresó a París el 1 de marzo de 2008 a participar en el Grupo de Trabajo de Seguridad de la Información y Privacidad para Integrar y Detallar el Contenido de la Declaración del Futuro de internet. A las reuniones subsecuentes acudieron el nuevo director de Comercio Interior y Economía Digital, Sergio Carrera Riva Palacio (15 al 19 de junio), y la subdirectora de Mercado Interno de Tecnología de Información de la SE, Elizabeth Argüello Maya (15 al 21 de noviembre).

En 2009, otros representantes de esa dependencia que han viajado a la sede de la OCDE para asistir a las reuniones en materia informática y de cómputo son: Meney de la Peza Gándara (9 y 10 de marzo, así como 11,12 y 13 del mismo mes) y Julio César Vega Gómez, quien fue subdirector de Normatividad de Comercio Electrónico y que ahora funge como director general de la Asociación Mexicana de Internet.

Las otras dependencias

La presencia de la Sedesol en actividades de la OCDE en el exterior es profusa. En el curso de 2009, Juan Carlos Zentella Gómez, director adjunto de Ordenación del Territorio, asistió a la 11 sesión del Grupo de Trabajo sobre Políticas Territoriales en Aguas Urbanas, así como al Taller sobre Ciudades Verdes realizada en Las Palmas, Gran Canaria, del 11 al 12 de junio; la subsecretaria de Desarrollo Urbano y Ordenación del Territorio, Sara Topelson Fridman, acudió a la reunión del Reporte Territorial de Venecia, del 25 al 28 de mayo.

El subsecretario de Prospectiva, Planeación y Evaluación, Gustavo Merino Juárez, y la jefa de la Unidad de Desarrollo Regional, Ligia González García de Alba, asistieron a la reunión ministerial sobre políticas de desarrollo territorial en París, del 30 de marzo al 1 de abril. En febrero anterior, Ligia González estuvo en la reunión preparatoria de la reunión ministerial de París, y un mes antes, el 15 de enero, ella con Sara Topelson y Ricardo Pérez Schetchtel, director adjunto de Planeación Microrregional, viajaron a Washington para asistir al taller Inversión para el desarrollo: Construcción de Regiones Innovadoras.

En 2008, el destino de los funcionarios de Sedesol cubrió tres ciudades europeas: Oporto, Roma y París. Desde 2003 a 2007, el rastro de subsecretarios, asesores y jefes de unidad se encuentra desde París hasta Washington y Martigny, Suiza. Otros servidores públicos más de esa secretaría se desplazaron a Siena, Italia, Bucarest, Rumania, Estambul, Turquía, aunque París siguió siendo la sede de reuniones favorita de todos ellos. Del monto total erogado por esas actividades en el exterior no se dio constancia al solicitante.

A su vez, la Secretaría de Turismo (Sectur) respondió a Hernández Haddad, el 24 de agosto de 2009, que participa en la OCDE a través del Comité de Turismo y que sus erogaciones son el “equivalente a 55 mil euros por concepto de contribuciones voluntarias”. Aclara la institución que en 2005, el Comité de Turismo estuvo en peligro de desaparecer, aunque tal situación “fue revertida gracias a la intervención concertada de México, Japón y Suiza”, por lo que el comité permaneció.

Entre los logros recientes de esa relación, se cita la presentación a nivel mundial de la publicación El impacto de la cultura en el turismo en enero de 2009, con la participación de Enrique Norten, presidente de la National Geographic Society; el chelista Carlos Prieto; los secretarios de Turismo y Educación Pública, entre otros.

La Sectur describe que de acuerdo con los archivos y registros históricos, “a través de la U-100, de 2004 a 2009, ha realizado contribuciones voluntarias al Comité de Turismo de la OCDE por la cantidad de 883 mil 100 pesos, equivalentes a 55 mil euros”. Por su parte, la Coordinación de Asesores de la Subsecretaría de Planeación Turística informa que José I Casar Pérez, a la sazón director de Información y Análisis, realizó un viaje a París, Francia, del 22 al 27 de junio de 2004, que generó un gasto de 26 mil 289.97 pesos y 16 mil 631.95 por concepto de viáticos y pasajes, respectivamente.

La respuesta de la Subsecretaría de Transporte informa que sólo cuenta con información a partir de 2007 sobre erogaciones realizadas con la OCDE, que corresponden a 27 mil 190.64 pesos por pasajes aéreos y 25 mil 974.58 pesos por viáticos. En 2008, esa dependencia erogó 26 mil 475.15 pesos por pasajes por los dos años.

Otro ejemplo de aportes a la OCDE es el de la Semarnat. En una lista que comprende cinco años, el único nombre que figura es el de Veronique Deli Meadows, representante de Semarnat en la OCDE, que en 2004 recibió un total de 103 mil 662.50 pesos (equivalentes a 7 mil 125 euros de entonces). Un año después, Deli Meadow recibió 71 mil 999.88 pesos, en 2006 se le asignaron 110 mil 106.84 pesos; en 2007 realizó cinco actividades por la que se le asignó un total de 81 mil 411.31 pesos, y en 2008 participó en cinco actividades por las que se erogó un total de 125 mil 592.38 pesos.

Es decir, que en cinco años, la Semarnat gastó en Veronique Deli Meadows 411 mil 361.60 pesos que, al agregarse a la cuota que paga a la OCDE, totaliza 742 mil 561.60 pesos.

Los mexicanos de la rue Berri

La información pública que Humberto Hernández Haddad obtuvo revela que, desde 1997 a 2009, la SE erogó la suma total de 63 millones 735 mil 714 pesos para la Representación Permanente de México ante la OCDE, con sede en París. Ese monto incluye las partidas denominadas “asignaciones por radicaciones en el extranjero”, “gastos contingentes para el personal radicado en el extranjero”, “pasajes internacionales”, “viáticos en el extranjero”, “mobiliario”, “equipo de administración”, “equipos y aparatos de comunicaciones y telecomunicaciones”, así como “vehículos y equipos terrestres”, entre otros.

Los servidores públicos que se benefician de estas partidas son 22, de acuerdo con el sitio electrónico de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Ahí se ilustra que el embajador Agustín García López Loaeza está a cargo de la delegación permanente de México ante la OCDE –economista y diplomático desde 1991 fue director ejecutivo para México y República Dominicana ante el Banco Interamericano de Desarrollo y ante la Corporación Interamericana de Inversiones, así como representante de México ante el Fondo Multilateral de Inversiones.

En la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) se desempeñó como director general de Asuntos Hacendarios Internacionales y director general para la Cooperación y el Desarrollo. Ha representado a México en el Sistema Económico Latinoamericano, en la Comisión Económica para América Latina, Asociación de Estados del Caribe, el Consejo Tripartita de Cooperación del Pacífico y el Foro de Cooperación de Asia Pacífico, entre otros.

Lo acompañan en su misión ante la OCDE cinco ministros encabezados por Bruno Figueroa Fischer (representante alterno), seguido de Veronique Deli Meadows (representante de Semarnat), Francisco Castro y Ortiz (representante de la SHCP), Mario Alaniz Garza (representante de la SE), Sergio Lozoya Garnier (representante de Ciencia y Tecnología, presupuesto y Consejo); a ellos se suman dos consejeros: Sybel Galván Gómez (representante de la SHCP) y Flavia Farinetti (representante de SE).

Se suman tres secretarios: Gerardo Bracho Carpizo (salud, empleo y asistencia al desarrollo), Luisa Solchaga López (educación y transporte), así como Mireya Domínguez Guilbot (comunicaciones, estadística, gobernabilidad); Carlos Rojas Salazar, que funge como coordinador administrativo; Margarita Pérez Villaseñor agregada diplomática que asiste al titular de la delegación, y nueve empleados locales: María Elena Gutiérrez (asistente de SHCP y Semarnat), Edgardo Delgado Cárdenas (asistente administrativo SE), Anne Laure Dedieu, Mónica Navarro (secretaria privada del titular), Antonio Medina (informática, archivo y valija diplomática) y, entre ellos, tres analistas de la cancillería: Estefanía Ángeles, Gerardo Franco, Daniel Tovar y la recepcionista Alejandra Galván.

Para Humberto Hernández Haddad, excónsul mexicano en San Antonio, Texas, “es una vergüenza para México lo que han hecho esos servidores públicos”. Propone que los diputados federales que analizan la conformación del presupuesto de egresos del próximo año revisen de qué manera se está ejerciendo el presupuesto para evitar “abusos imperdonables”, como esas erogaciones. Al mismo tiempo, expresa que la Auditoría Superior de la Federación debe revisar la cuenta pública del gobierno un año después para comprobar si el presupuesto se ejerció para los conceptos propuestos y si se lograron los objetivos deseados; destaca que en los países miembros de la OCDE, las cuentas públicas del gobierno en turno, antes de un año, deben quedar revisadas.

Éste es el balance de tres lustros de erogaciones mexicanas ante ese organismo internacional que contrasta con la visión de la canciller Patricia Espinosa, quien el 15 de junio pasado, al conmemorar la pertenencia de México a la OCDE en compañía de José Ángel Gurría Treviño, actual secretario general de la OCDE, aseguró que la pertenencia de México al organismo “ha sido clave en el camino que nuestro país”. Agregó que “nuestra nación es hoy una democracia vibrante” con instituciones sólidas que procesan “la pluralidad de ideas en un marco de libertades políticas y de transparencia”.

Costosos proyectos

La Secretaría de Economía erogó 39 millones 420 mil 882 pesos con 99 centavos por investigaciones, estudios y programas con la OCDE. El primero, titulado Desarrollo e implementación del manual de evaluación de la competencia (2007/DAF/270776), busca fortalecer la competitividad en México “a través de la reforma al marco regulatorio e institucional” por el que se busca mejorar el ambiente de negocios en México, facilitando la apertura, crecimiento de empresas y contratación de empleados y competencia electrónica. El primer pago fue de 19 millones 688 mil 842 pesos.

El segundo, Reportes analíticos sobre instrumentos regulatorios e instituciones (2007/GOV/270777), busca fortalecer la competencia económica; el tercero con el mismo nombre que el anterior y con número: 270777/GOV/2008/2432, por el que la SE erogó 19 millones 732 mil 40 con 98 centavos, y el cuarto proyecto, con igual nombre que el segundo, lleva el número de identificación 270776/DAF/2008/2432B. Ambos sólo son accesibles vía electrónica.

En 2001, la Secretaría de Desarrollo Social financió, con 1 millón 300 mil francos franceses, el Examen de política territorial de México a nivel nacional; en 2003 aportó 74 mil 415 euros para el estudio Revisión temática sobre el espacio: políticas para el desarrollo rural, así como del Estudio territorial de la zona metropolitana de la ciudad de México, por el que aportó 239 mil 920 euros, y 125 mil euros para la Conferencia Internacional sobre Diseño e Implementación Rural que se realizó en la ciudad de Oaxaca.

En 2007, esa dependencia aportó 825 mil pesos por el estudio Luchando contra la pobreza y la exclusión social: hacia la construcción de un marco institucional integrador de las agendas de desarrollo social y empleo, que se presentó como un capítulo sobre México en la publicación ¿Es normal lo informal?: Hacia más y mejores trabajos en países en desarrollo. (NE)

La velada crítica de la OCDE

En su informe del tercer trimestre de este año titulado Haciendo lo mejor por los niños, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) revela que México necesita fortalecer sus políticas sobre la infancia “para mejorar los resultados en las áreas de pobreza infantil, la salud y la seguridad”, pues de acuerdo con seis indicadores para la definición de bienestar infantil, bienestar material; vivienda y entorno; bienestar educativo; salud y seguridad; conductas riesgos y calidad de vida escolar, México se sitúa entre los lugares 26 y 30 de entre todos los miembros de ese organismo.

Además, en su visita a México el 7 de abril pasado, el funcionario de la OCDE Donald J. Johnston consideró que el sistema de salud del país está sumamente rezagado, fragmentado y no llega a los más necesitados del país; como también lo refiere el documento titulado Estudios de la OCDE a los sistemas de salud en México. Este panorama se agrava en el estudio Principales indicadores de la ciencia y la tecnología 2009, de ese organismo, y en el que México ratificó su último lugar entre los países de la OCDE en los últimos años en materia de capacidad de “inventiva”. México registró el más bajo nivel de patentes de desarrollo científico. Además, también presenta el nivel más bajo en inversión en ciencia y tecnología así como en el número de personas dedicadas a este sector. El estudio saca a la luz que mientras México invirtió cerca de 0.35 por ciento del Producto Interno Bruto para desarrollar ciencia y tecnología, Argentina invirtió 0.51 por ciento; Rumania, 0.53 por ciento; Rusia, 1.12 por ciento; China, 1.49 por ciento, y Singapur, 2.61 por ciento. (NE)

Contralínea 162 / 20 de Diciembre de 2009

Comments

comments