Autor:

Pronunciamiento

FNPLE

Detener los ataques contra la libertad de expresión que afectan en nuestro país a periodistas, medios de comunicación y a la población en general es uno de los objetivos de varios sindicatos del gremio, trabajadores de distintos medios de comunicación y periodistas independientes que decidimos unir esfuerzos desde hace 13 meses, por lo que con agrado anunciamos que a partir de hoy nos agrupamos en el FRENTE NACIONAL DE PERIODISTAS POR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN.

Sabemos que esta lucha no es de un día: es “de toda la vida”, como expresó Magú  cuando se enteró de ese evento. Recuerdo que hace 25 años los ojos de los jóvenes periodistas se llenaban de asombro al mirar que él, junto con otros moneros y colegas pegaban carteles con una sola demanda: esclarecimiento del asesinato de Manuel Buendía.

En nuestra mente quedó  grabada esa fecha: 30 de mayo de 1984, porque habíamos visto caer, asesinado por la espalda, a uno de los mejores columnistas del país. Hoy miramos con indignación y asombro que este fenómeno no se detuvo, sino que se ha ido extendiendo al grado de dejar una mancha de sangre por todo nuestro país y por eso hemos ubicado como eje central de nuestra lucha pugnar por la libertad de expresión.

Dolorosamente tenemos que reconocer que ser periodista se ha convertido en una de las actividades más peligrosas del mundo y por desgracia México ocupa los primeros lugares por agresiones a nuestros colegas: tan sólo en 2009 han sido asesinados 12 periodistas en suelo mexicano sin que se ubique ni castigue a los responsables. En los últimos nueve años de gobiernos panistas, durante el gobierno de Vicente Fox y lo que va de Felipe Calderón, han matado a 58 periodistas y nueve más están desaparecidos.

El último de estos crímenes ocurrió hace unos días, el 24 de noviembre, fue el de José  Emilio Galindo Robles, director de Radio de la Universidad de Guadalajara, en Jalisco. Días antes, el 2 de noviembre, fue asesinado en Durango el reportero José Bladimir Antuna Vázquez García: el periodista, que cubría la fuente policiaca, fue levantado por un grupo armado ese día por la mañana y su cuerpo apareció a las nueve de la noche; tenía señales de estrangulamiento. Un testigo relató que junto al cadáver estaba un mensaje con la leyenda: “esto me pasó por dar información a los militares y escribir lo que no se debe. Cuiden bien sus textos antes de hacer una nota. Atentamente Bladimir”.

Las agresiones contra periodistas, que van desde amenazas, persecuciones, acusaciones de daño moral, donde cerca de una decena de periodistas han sido procesados sólo por difundir un hecho o simplemente externar su opinión ha afectado a periodistas destacados como Miguel Ángel Granados Chapa, Eduardo R. Huchim, y Rubén Lara, entre otros.

Miguel Badillo y Ana Lilia Pérez, de la revista Contralínea, han sido amenazados de muerte por sus investigaciones periodísticas. Ese medio enfrenta siete procesos jurídicos, sus trabajadores han sido perseguidos y sus oficinas allanadas.

OTROS CRÍMENES.

Otros asesinatos han ocurrido en Guerrero, Veracruz, Michoacán, Chihuahua y Sinaloa. Entre las víctimas están Fabián Ramírez, locutor de radio la Magia 97.1 (Mazatlán, Sinaloa); Norberto Miranda, de Radio Visión Digital (Nuevo Casas Grandes, Michoacán); Juan Daniel Martínez, conductor del Noticiero W, en Acapulco Guerrero; Ernesto Montañez de Enfoque del Sol, de Chihuahua; Martín Javier del periódico Panorama en Zitácuaro, Michoacán; Eliseo Barrón, de La Opinión Milenio (Torreón, Coahuila); Carlos Ortega, de El Tiempo de Durango; Juan Carlos Hernández del Semanario el Quijote (Taxco Guerreo); Jean Paul Ibarra, de El Correo (en Iguala, Guerrero) y Luis Daniel Méndez, de Radio La Poderosa (Tuxpan, Veracruz).

Por eso estamos aquí,  juntos, unidos, hombro con hombro porque será la unión de los periodistas con otros sectores de la población como son los estudiantes, obreros, defensores de derechos humanos, abogados democráticos, luchadores sociales y catedráticos como lograremos que en México se respete nuestro oficio.

Porque tenemos esperanzas de que esta situación cambie y seguimos el ejemplo de luchadores que han dado la batalla durante toda la vida, hemos decidido salir a las calles como hace un año. Elegimos esta fecha, porque hace 61 años se firmó la Declaración Universal de los Derechos Humanos en la cual se reivindican el derecho a la vida y a la libertad de expresión.

La lucha de quienes conformamos este frente va más allá de la reivindicación salarial, pugnaremos por que se legisle en defensa de los periodistas, aplaudimos la iniciativa de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, donde hoy se llevó a la tribuna el Programa Especial para Protección a periodistas.

Entre las líneas de acción del Frente nacional están: interactuar a través de una red de manera inmediata ante las agresiones a periodistas mediante la denuncia y la defensa de los colegas que requieren solidaridad; promover la asesoría jurídica y defensa de quienes enfrentan juicios por su desempeño profesional; crear y defender las iniciativas de ley que beneficien nuestra profesión; realizar campañas permanentes de sensibilización entre los círculos del gremio y la sociedad a favor y en defensa del ejercicio periodístico e impulsar la profesionalización entre quienes desempeñamos este oficio.

Porque nos merecemos un país donde se pueda ejercer libremente nuestra profesión y porque la sociedad tiene derecho a estar informada. ¡NI UN PASO ATRÁS!

Convocantes: Sindicato Independiente de Trabajadores de La Jornada (Sitrajor), Sindicato Nacional de Redactores de La Prensa, Radio Educación delegación Sindical D-III del SNTE, Sindicato Independiende de Trabajadores de Notimex (Sutnotimex) Sindicato de El Sol de Puebla y periodistas de Contralínea.

Entre las organizaciones solidarias están la Fundación Manuel Buendía, la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), revista Zócalo y Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC)

Comments

comments