Autor:

Entre enero de 2000 y septiembre de 2009, la SEP tenía registradas como incorporadas sólo 565 preparatorias particulares –poco más del 10 por ciento– de las 5 mil 500 que existen. La entidad dice desconocer cuántas instituciones perdieron el Registro de Validez Oficial de Educación; mientras, el subsecretario de Educación Media Superior admite que la autoridad educativa mexicana no tiene control sobre el crecimiento de las preparatorias “patito”. En los cinco estados más poblados del país, el 37 por ciento de los bachilleratos no cuenta con validez de estudios

De enero de 2000 a septiembre de 2009, la Dirección General de Bachillerato de la Secretaría de Educación Pública (SEP) tenía registradas sólo 565 preparatorias particulares incorporadas a esa dependencia, de las 5 mil 500 existentes. En respuesta a Contralínea, por medio de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, la entidad dijo desconocer cuántas instituciones educativas perdieron el Registro de Validez Oficial de Educación (RVOE) en ese periodo.

Expedidos por la Subsecretaría de Educación Media Superior (SEMS), los RVOE garantizan que cada plan de estudios impartido por particulares cumpla con los requisitos mínimos de calidad educativa establecidos en la Ley General de Educación y en el Acuerdo número 450 por el que se establecen los lineamientos que regulan los servicios que los particulares brindan en las distintas opciones educativas en el tipo medio superior.

Miguel Székely Pardo, subsecretario de Educación Media Superior, admite que se desconoce el número de planteles que incumplen con los estándares. Por el contrario, expone, preparatorias y bachilleratos abren y cierran sin ningún control. El funcionario señala que 350 planteles perdieron el RVOE porque incumplían con los requisitos de calidad en programas, profesorado e instalaciones.

La entidad responsable de garantizar el acceso de los mexicanos a una educación de calidad considera que el nivel medio superior presenta los mayores rezagos del sistema educativo; no obstante, reconoce carecer de facultades para regular el crecimiento de preparatorias que incumplen con los estándares de calidad.

Datos oficiales indican que en México 4 millones de estudiantes asisten a 13 mil instituciones de educación media superior: 7 mil 500 públicas y 5 mil 500 privadas. Tres mil quinientas estarían incorporadas a la SEP.

De acuerdo con el portal de la SEMS, en el Estado de México, el Distrito Federal, Veracruz, Jalisco y Puebla –las entidades con el mayor número de habitantes– hay 1 mil 145 instituciones con registro federal. No obstante, el 37 por ciento del total no tiene programas con el RVOE activo. Es así que la validez de estudios en 421 bachilleratos está inactiva, revocada, dada de baja, en revisión, en regularización o en trámite.

Preparatorias sin el RVOE

La Subsecretaría de Educación Media Superior asigna calificación máxima de ciento por ciento a las instituciones que cumplen con la calidad requerida en infraestructura (20 por ciento), contenido (30 por ciento), denominación (10 por ciento) y personal docente (40 por ciento) para cada plan de estudios. Según la SEMS, el promedio nacional para las preparatorias es de 80.26 por ciento.

Para el caso del Estado de México, la entidad con el mayor número de preparatorias sin RVOE, la media es de 79 por ciento. El Distrito Federal alcanza una calificación de 83.57 por ciento y Veracruz, 78.13 por ciento. Jalisco está calificado con un promedio de 82.4 por ciento y Puebla, 73.61 por ciento. El puntaje para las preparatorias sin el RVOE activo en esas entidades va desde el cero hasta el 82 por ciento.

Según el portal de la SEMS, en el Estado de México, Distrito Federal, Veracruz, Jalisco y Puebla, las cinco entidades federativas más pobladas del país, 298 preparatorias ofrecen planes de estudio, cuyos registros de validez oficial tienen diferentes estatus: activo, inactivo, revocados, dados de baja, en revisión, en regularización o en trámite.

Es así que 52 preparatorias tienen planes de estudio con el RVOE inactivo, es decir que, aunque su registro está en regla, no imparten un servicio educativo. Educación Pública retiró el registro de 24 instituciones y 11 se dieron de baja. Además, 26 están en revisión y de siete no hay información sobre el estado de su validez; dos están en regularización y otra más, en trámite.

El Estado de México tiene la mayor cantidad de registros revocados. De acuerdo con la dependencia, a 15 instituciones se les ha retirado el RVOE: el Instituto Tecnológico de Computación; el Instituto Tecnológico ITEV; el Centro Escolar Americano Alexander de Humboldt; el Instituto Izcalli de Hotelería y Turismo; el Instituto Tecnológico Madrid; el Centro de Estudios de Computación del Estado de México Quetzalcóatl; el Colegio de Programación y Comercio de Coatepec; la Escuela Técnica Dental Texcoco; el Centro de Estudios Administrativos Contables y Computacionales; el Cosepi; la Escuela de Computación Integral; el Instituto Leonardo Bravo; la Escuela de Computación y Capacitación de Tultitlán; el Centro de Estudios y Capacitación en Idiomas, y Computación Cuauhtémoc.

También siete instituciones del Distrito Federal aparecen con el RVOE abolido. Es el caso del Bachillerato Rafael Ramírez; el Bachillerato Tecnológico Internacional Manchester; el Centro Educacional y Consultoría Informática; el Colegio Nápoles; el Liceo Tecnológico Rodrigo Ortega Oropeza; la Universidad Turística y Gastronómica, y la Escuela María Elena Maza Brito.

De Veracruz, a las academias de Corte y Confección Estefanía Castañeda; Mercantil Pitman, y Progresista Comercial les fue retirado el RVOE. También, al Centro de Estudios Tecnológicos del Golfo; el Instituto Comercial Webster; el Taller Obrero Primero de Mayo; el Bachillerato Tecnológico Moctezuma; el Colegio Gregg; el Instituto de Bachillerato Tecnológico Villa Juanita, y la Escuela Catalina de Medecis.

En Jalisco, la validez de estudios fue anulada para la Escuela Francisco Javier Mina; la Escuela Profesional de Administración y Contaduría; el Instituto Tecnológico Metropolitano de Guadalajara, y los centros de Estudios Científicos y Tecnológicos del Valle Atemajac y de Estudios Técnicos de Zapoltitic. Únicamente a tres preparatorias les fue retirado el RVOE en Puebla: el Centro de Capacitación de Prótesis Dental, el Instituto Técnico Profesional Panamericano y la Escuela de Capacitación Veracruz.

Bajo revisión están el Centro de Estudios Tecnológicos Anáhuac, el Colegio Humanista Mexicano; EMCIE; la Escuela de Superación Integral Activa; el Instituto Ana Freud; el Centro de Estudios Tecnológicos del Estado de México; la Escuela Técnica Superior Universitaria Metropolitana, y la Preparatoria Efraín Huerta, todos del Estado de México.

Del Distrito Federal, también bajo examen, están el Colegio Cristóbal Colón y la Escuela Donceles; en Veracruz, el Bachillerato Técnico Guadalupe Victoria, el Centro de Estudios Superiores de los Tuxtlas y el Instituto Técnico del Golfo de México; y en Puebla, el Instituto Pedagógico José Vasconcelos.

En Jalisco, 12 instituciones están en revisión: el Centro de Estudios Técnicos Venezuela; el Centro de Bachilleratos Técnicos de Los Altos; el Centro de Estudios de Bachillerato del Instituto de Mecanización y Computación; el Centro de Estudios Técnicos Guadalajara Lamar; el Centro de Estudios Técnicos de la Industria del Vestido; el Instituto Aspe Guadalajara; el Instituto de Administración y Turismo de Occidente; el Instituto Tecnológico Juan Rulfo; el Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos del Valle de Atemajac; el Centro de Estudios Técnicos de Puerto Vallarta, y la Universidad Internacional.

Por otro lado, el portal de la SEMS no otorga información sobre el estado de siete instituciones: de Veracruz, el Instituto Técnico del Golfo de México; del Estado de México, el Centro de Estudios Técnicos Franco Mexicano, el Bachillerato Tecnológico Ignacio Zaragoza, el Centro de Diseño de Modas Netzahualcóyotl, el Colegio Mexiquense de Educación Tecnológica, el Tecnológico de Bachilleratos Profesionales e Interaglo.

Según la dependencia, sólo el Bachillerato General Villanueva Montaño y la Escuela Internacional de Educación Media Superior del Distrito Federal están en regularización.

SEP, sin facultades para controlar preparatorias patito

El Acuerdo número 450 por el que se establecen los lineamientos que regulan los servicios que los particulares brindan en las distintas opciones educativas en el tipo medio superior establece que la SEP “deberá instrumentar las acciones necesarias para propiciar una adecuada coordinación para la eficaz atención de los trámites, procedimientos, actividades y servicios a su cargo”.

Sin embargo, el subsecretario de Educación Media Superior, Miguel Székely Pardo, comenta que no hay una contabilidad certera sobre el número de preparatorias que no cuentan con el RVOE.

Refiere que en la última supervisión se detectaron 350 bachilleratos fantasmas, es decir, que al poco tiempo de abiertos, desaparecieron: “La Constitución permite a cualquiera otorgar los servicios y se pueden brindar incluso sin RVOE, siempre que anuncie que no lo tiene. Podemos clausurar todas las que no lo tienen, pero mañana vuelven a abrir”.

Según Székely Pardo, con las supervisiones y visitas de verificación, la SEMS ha cerrado hasta 300 o 350 preparatorias; sin embargo, vuelven a abrir con otra denominación y en otra dirección.

Señala que la SEP no tiene facultades para regularizarlas. En cambio, sí la Procuraduría Federal del Consumidor: “Son como comercios ilegales. Por más que se les legalice, vuelven a surgir porque son más baratos. Como no se debe cumplir con ningún estándar, se abren bachilleratos donde sea”. El subsecretario asegura que con la reforma integral de la educación media superior, habrá parámetros para evaluar la calidad y regular a las preparatorias “patito”.

Regazos en la educación media superior

Durante 2007, de acuerdo con Székely Pardo, el nivel medio superior presentó los peores indicadores de todo el sistema educativo. Su deserción escolar alcanzó cerca del 40 por ciento. Es también el de mayor reprobación y repetición. “Los indicadores reflejan la urgencia de atender a este nivel educativo; sin embargo, el reto actual es aún mayor, ya que es precisamente en la primera década del siglo XXI cuando México cuenta con el número más grande de jóvenes en toda su historia. Esto implica que se observará en el futuro la mayor presión de demanda por estos servicios”.

Al evaluar la situación de la educación media superior al inicio de la administración de Felipe Calderón, la SEP observó que había una ausencia de política pública estructurada para el sector; dispersión de subsistemas, y falta de programas para los jóvenes en situación de riesgo.

El estudio La reforma integral de la educación media superior en un marco de diversidad, presentado por Székely Pardo el 8 de octubre, señala también la carencia de mecanismos de evaluación, la demanda por servicios, la desvinculación del sector productivo y la evidencia de baja calidad y pertinencia del servicio educativo. Así como la dispersión y la desarticulación de los programas en los subsistemas: “En 2007 se contaban con más de 200 planes de estudios distintos y prácticamente inconexos; paradójicamente, no existía movilidad ni tránsito entre ellos”.

Para la SEMS existe un claro problema de equidad en el acceso al bachillerato o preparatoria. Sólo asiste el 13.5 por ciento de los jóvenes con un nivel de ingresos en el decil 1 (bajo ingreso); mientras que asiste el ciento por ciento de jóvenes cuyos ingresos se ubican en el decil 10 (alto ingreso). Según la Encuesta nacional de ingresos y gastos de los hogares 2008, el ingreso promedio trimestral para los hogares en el decil 1 fue de 6 mil 116 pesos y en el decil 10 fue de 133 mil 48 pesos.

Székely Pardo enumera que además de la inequidad, está el problema de la cobertura y la falta de lugares para que los jóvenes accedan a la educación media superior. A nivel nacional, la cobertura es del 63 por ciento. Por ello, el 37 por ciento de los jóvenes no cursa el bachillerato.

En 20 años esa cobertura apenas ha crecido un 10 por ciento. México está por detrás de países como Corea, cuyo alcance aumentó 55 por ciento. Para el caso de Estados Unidos, la cobertura se mantiene en el 90 por ciento de la población estudiantil, lo mismo que Canadá. En Chile, la atención pasó del 40 al 65 por ciento, y en Brasil, del 25 al 40 por ciento.

La SEP apunta que la demanda es la mayor en la historia, con una tasa de crecimiento de 2.7 por ciento anual. Para alcanzar las metas del Programa Sectorial 2007-2012, tendrían que matricularse 666 mil 343 estudiantes, es decir, aumentarla 10 por ciento y abrir 110 mil espacios adicionales. “Aun lográndose la meta –advierte Székely Pardo–, uno de cada tres estudiantes se queda fuera”.

Hasta diciembre de 2006, la educación media superior tenía la mayor deserción de alumnos. La matrícula se redujo 46 por ciento respecto del último grado de secundaria. La tasa de cobertura del primer año de preparatoria fue del 78.1 por ciento. Para el tercero, el total de alumnos disminuyó hasta 46.5 por ciento.

La principal causa de deserción es la falta de interés y que las instituciones no se adecuan a las necesidades de los estudiantes. La ausencia de recursos económicos es el segundo motivo. La SEP señala que entre el 30.7 y el 35.3 por ciento de los estudiantes de 15 a 19 años abandonaron la preparatoria por falta de dinero o porque tenían que trabajar. En tanto que del 2.1 al 3.1 por ciento, en ese mismo rango de edad, nunca asistió a la escuela.

Hacia el último trimestre de 2008, la Encuesta nacional de ocupación y empleo calculó que el 21 por ciento de la población económicamente activa completó su educación media superior y tenía un ingreso mensual promedio de 5 mil 250 pesos. La mayor tasa de desempleo se aprecia entre los jóvenes de 18 años que egresan del bachillerato, con un nivel del 8.5 por ciento. Un graduado tarda al menos ocho meses en encontrar su primer empleo.

Criterios del RVOE

El Acuerdo número 450 por el que se establecen los lineamientos que regulan los servicios que los particulares brindan en las distintas opciones educativas en el tipo medio superior ordena como requisitos para obtener el Registro de Validez Oficial de Educación: personal acreditado y con la preparación adecuada para impartir educación del tipo medio superior; instalaciones adecuadas y planes y programas de estudio procedentes.

Respecto del personal académico, la normatividad establece que debe poseer como mínimo el título de profesional asociado, de técnico superior universitario o licenciatura, y que acredite una formación afín al campo en el que desempañará sus funciones. Las instituciones están obligadas a capacitar de forma periódica al profesorado a fin de certificarlos en competencias docentes y en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación.

Los planteles deberán contar con espacios que satisfagan las condiciones pedagógicas, higiénicas, de seguridad y con el equipo necesario para permitir el desarrollo del proceso educativo. Además guardarán una estricta relación entre la matrícula que pueden albergar y sus dimensiones y presentar constancias sobre la legalidad del inmueble, seguridad estructural, uso de suelo y protección civil.

Sobre los planes de estudio, las preparatorias podrán sujetarse a los establecidos por las autoridades educativas o presentar los propios. Para propiciar un servicio educativo integral –advierte el acuerdo– es necesario que el marco curricular común se acompañe de esquemas de orientación, tutoría y atención a las necesidades de los alumnos.

De este modo, las instituciones están obligadas a propiciar apoyo sicosocial y orientación vocacional, darle seguimiento a los procesos de aprendizaje y fortalecer hábitos y técnicas de estudio. El incumplimiento a cualquiera de las disposiciones será sancionado con el retiro del RVOE. (PM)

Comments

comments