Luege: operador de la ultraderecha

Autor:

José Luis Luege es un viejo militante de la ultraderecha católica. Lo mismo en el Partido Acción Nacional (PAN) que en los cargos públicos que ha ocupado, le ha dado prioridad a su compromiso con ese sector, vinculado a su vez a la jerarquía católica. Al frente de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), está llevando a cabo un manejo político de la distribución del vital líquido.

DHIAC, Yunque y PAN

Ingeniero químico metalúrgico por la Universidad Nacional Autónoma de México, Luege comenzó su militancia político religiosa en la Federación de Exalumnos Salesianos, y en 1980 ingresó al grupo político empresarial Desarrollo Humano Integral y Acción Ciudadana (DHIAC), que en esa época se estaba infiltrando en el PAN.

Hasta 1990 fue miembro activo del DHIAC, el cual llegó a presidir y donde encabezó la lucha por el encarcelamiento de las mujeres que abortan. Dicho grupo se ha considerado como uno de los membretes del Yunque, en el cual también ha participado Luege.

Desde 1982, Luege comenzó a participar en el PAN, pero se afilió a ese partido en 1988, cuando llegó al Congreso como diputado federal. Fue representante en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal de 1994 a 1997, y presidente del PAN capitalino, de junio de 1999 a septiembre de 2003, cuando renunció luego de que su gestión suscitó fuertes críticas. Entonces se incorporó al gabinete de su amigo Vicente Fox, en la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa).

En mayo de 2003, Luege asistía a un foro organizado en la Universidad La Salle con miras a las elecciones de ese año, por el movimiento derechista Testimonio y Esperanza, cuyo principal dirigente ha sido el actual gobernador de Morelos, el yunquista Marco Antonio Adame.

Como militante católico y dirigente del PAN capitalino, el 30 de julio de 2002 Luege señalaba que la reciente visita de Juan Pablo II “podría ayudar a corregir las políticas anticatólicas que ha llevado a cabo el Partido Revolucionario Institucional en la capital del país”; concretamente, Luege se refería al proyecto de la jerarquía católica de castigar a las mujeres que abortan. También manifestó su esperanza de que el pontífice apoyara las posiciones de la derecha contra el gobierno de López Obrador.

En su última conferencia de prensa como titular del PAN del Distrito Federal, Luege defendió el uso de la fuerza pública contra los movimientos sociales, sin importar las violaciones policiacas contra los derechos humanos.

El 22 de junio de 2004, ya al frente de la Profepa, Luege fue uno de los asistentes a la misa en honor de Tomás Moro, donde acudieron también Cecilia Romero y Carlos Abascal.

Cinco años después, en junio de 2009, Luege volvió a participar en ese evento, donde también estuvieron el panista Alfredo Vinalay, Mariano Azuela Güitrón, Salvador Abascal y Rosa María Olascoaga –hermano y viuda, respectivamente, del exsecretario de Gobernación Carlos Abascal–, junto con Cecilia Romero y la exprocuradora María de la Luz Lima Malvido.

Antes de las elecciones de 2009, y como titular de Conagua, cuyas oficinas están precisamente en la calle de Juan Pablo II, Luege estuvo amenazando con la restricción o suspensión del agua en la capital, con tal de crear descontento contra las autoridades del Distrito Federal, y no cabe duda de que seguirá haciendo todo lo que esté en sus manos para apoyar a su partido y a la jerarquía católica.

Paradójicamente, es en medio de lluvias torrenciales en el valle de México que Luege lleva a cabo su campaña de acosamiento contra el gobierno del Distrito Federal y contra los capitalinos, mediante amenazas de restringir el suministro del vital líquido en la ciudad.

Redes y negocios de Luege

Aparte de sus convicciones, para su propio beneficio, Luege ha ido tejiendo redes dentro del poder panista, pues en el sector de la ultraderecha a la posibilidad de impulsar proyectos doctrinarios se suma la de relacionarse con empresarios, jerarcas católicos y con otros políticos.

Una de las personas que se han relacionado con él es la actual lideresa del PAN capitalino y parienta política de Calderón, Mariana Gómez del Campo, quien fuera su secretaria particular cuando él estaba al frente de ese organismo.

En agosto de 2003, un mes después de la visita de Juan Pablo II al país, y sin atender a las críticas de otros panistas, Luege nombró al fundador del DHIAC y de Provida, Jaime Aviña Zepeda, como responsable de la capacitación doctrinaria de los panistas de nuevo ingreso en la capital.

En la Profepa, Luege incorporó como director de Investigación Administrativa a José Antonio Pérez Stuart, otro personaje con trayectoria en los grupos de la extrema derecha.

José Ramón Ardavín, hijo del patriarca derechista Bernardo Ardavín Migoni, ha hecho carrera política de la mano de Luege, y desde la Conagua “ambos han fabricado la estrategia de Calderón sobre la inminente tragedia hidráulica en el Distrito Federal” (Alvaro Delgado, El engaño. Prédica y práctica del PAN, Grijalbo, México, 2007, p. 225).

Para Luege, sus negocios personales no están reñidos con su militancia político religiosa. En Tabasco se ha denunciado que el cristianísimo funcionario cultiva sus intereses comerciales al amparo del cargo que ejerce.

Leemos: “Las empresas que trabajan a la CNA (Comisión Nacional del Agua) colocan una especie de ‘alfombra’ con recuadros de concreto para, según ellos, evitar la erosión en los taludes y en el fondo de ríos o lagunas. Pues bien, estos ‘tapetes’ de concreto flexibles son requeridos para la mayoría de las obras de la CNA en el país por su director, José Luis Luege, con argumentos técnicos que, hasta la fecha, no ha podido justificar ante la opinión pública. Estas alfombras están patentadas por una empresa estadunidense con filial en México denominada Submarhel, Inc. Antes de llegar a la Dirección Nacional de la CNA, Luege Tamargo se dedicaba a promocionar en todo el país la utilización de este material en la obras de ingeniería civil relacionada al tema acuático en el sector público y privado; y bueno, vale señalar que con su llegada a la dependencia, las constructoras interesadas en adjudicarse obras de la CNA tienen que incluir estas alfombras en sus proyectos ejecutivos, y si no lo hacen, son descartadas en el proceso de licitación” (“Los tapetes flexibles de concreto, negocio de José Luis Luege”, Revista Hojas Políticas, www.periodistasenlinea.org/modules.php?).

* Maestro en filosofía e investigador especializado en estudios acerca de la derecha en México

Comments

comments