Autor:

“Para liberar la presión” de las jubilaciones, en 2007 Pemex transfirió 4 mil millones de pesos fuera de presupuesto ­al Fondo Laboral; sin embargo, a principios del año pasado, retiró el dinero y lo destinó a gasto programable, revela un acta del Consejo de Administración. De enero de 2008 a junio de 2009, la petrolera reconoce erogaciones en derechos laborales –entre ellos, pensiones– por 123 mil millones de pesos

En el primer trimestre de 2008, Petróleos Mexicanos (Pemex) modificó el destino de 4 mil millones de pesos, revela la copia del acta de la 784 sesión ordinaria del Consejo de Administración. Aunque la multimillonaria cifra fue etiquetada para el rubro de pensiones en el Presupuesto de Egresos, la petrolera decidió aplicarla al gasto programable (que engloba el gasto corriente y el gasto de capital).

La modificación presupuestaria se discutió como parte de “la segunda adecuación al presupuesto 2008”. El director corporativo de Finanzas de Pemex, Esteban Levín Balcells, justificó que “se requiere realizar la reasignación de recursos al gasto para la operación de la empresa, para hacer frente a las necesidades operativas y al cumplimiento de los compromisos contraídos por la misma”.

La adecuación implicó dos medidas: las transferencias de capital del gobierno federal por 2 mil 806 millones de pesos y “un movimiento compensado en el gasto por 6 mil 744 millones de pesos, sin modificar el techo autorizado, para cubrir las insuficiencias más urgentes del gasto para la operación de Petróleos Mexicanos y sus organismos subsidiarios”.

Esta última involucró la reasignación de los 4 mil millones de pesos de las pensiones, además de 2 mil 275 millones de pesos del registro de la deuda de los Pidiregas (acrónimo de los proyectos de infraestructura diferida en el registro del gasto) y de 469 millones de pesos derivados del diferencial del tipo de cambio del mismo programa de registro de los Pidiregas.

Así, el destino de los más de 6 mil 700 millones de pesos quedó lejos de cubrir la deuda de los Pidiregas y las pensiones, pese a que ambos rubros se consideran de urgente atención por supuestamente provocar la quiebra técnica de la petrolera.

Lo que sí se cubrió con ese dinero, consta en el acta del consejo, fue el transporte de productos de los organismos subsidiarios, el pago de materiales y servicios para la operación de éstos y la atención a los requerimientos de los servicios médicos y de telecomunicaciones, capítulos que ya habían sido considerados en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2008, aprobado por la Cámara de Diputados.

La discusión

Tras anunciar la reasignación del dinero etiquetado originalmente para el Fondo Laboral de Pemex (Folape), un integrante del consejo solicitó al director corporativo de Finanzas de Pemex que explicara la razón por la cual se impulsaba el uso de las pensiones en gasto corriente.

En la sexta adecuación del presupuesto de 2007 se reasignaron 4 mil millones de pesos para el rubro de jubilación, y se expresó que era con el fin de liberar la presión del gasto en 2008. Ahora, en esta propuesta, esos 4 mil millones se pasan para dar suficiencia al gasto programable. A qué se debe esto, cuál ha sido la diferencia en la planeación o cuáles fueron las razones por las que se dio esto –preguntó Jorge López Vergara, oficial mayor de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Su cuestionamiento se derivó de que, apenas el 4 de diciembre de 2007, la dirección de la paraestatal –entonces a cargo de Jesús Reyes Heroles– impulsó la sexta adecuación del presupuesto de ese ejercicio, que incluyó la transferencia de 4 mil millones de pesos no etiquetados ni aprobados por la Cámara de Diputados a favor del Folape.

En aquella ocasión se justificó que los recursos “liberarían la presión” de las pensiones. Dos meses después, otros 4 mil millones de pesos eran casi sacados del Folape para destinarlos al gasto programable.

En descargo, la dirección de la paraestatal habría admitido que el movimiento multimillonario para capitalizar fuera de presupuesto al Folape se hizo en forma deliberada.

A finales de 2007, con los excedentes que tiene la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, se da una capitalización al Folape por 4 mil millones de pesos que permiten, en ese momento, liberar presiones, para poder usar en gasto programable lo que sea entregado en 2008 para el rubro de jubilaciones –dijo Levín Balcells, al responder el cuestionamiento de López Vergara.

Agregó “que los 4 mil millones que se otorgan a jubilaciones se meten al Folape en 2007, y en 2008, los 4 mil millones que vienen en el presupuesto programable que serán utilizados para jubilaciones se utilizarán para el gasto programable”.

Llama la atención el ver que los 4 mil millones de pesos que se meten al Folape en 2007, se sacan en 2008 –objetó López Vergara.

No se sacan. Los 4 mil millones de pesos que entraron al Folape no salen, sino que se usan para el pago de jubilados en 2008. La presión del gasto de 2008 se libera porque ya cuenta con esos 4 mil millones desde 2007 y, en 2008, cuando se otorga en el rubro de jubilaciones el monto para este concepto, hay 4 mil millones de pesos que ya no se deben usar, porque ya se tienen en el Folape. Éste paga a los jubilados y quedan 4 mil millones más en el rubro de jubilados que son los que se pueden utilizar para gasto programable –replicó Esteban Levín.

En años recientes, Pemex ha difundido por todos los medios posibles su “incapacidad financiera” para afrontar las erogaciones relacionadas con los derechos laborales, y en particular para costear las pensiones. En esa ocasión, aseguró en voz de su director financiero que ya no se tenían presiones en ese rubro.

Derechos laborales

La Memoria de labores 2008 indica que el gasto en pensiones y jubilaciones durante el ejercicio pasado ascendió a 17 mil 930 millones 900 mil pesos, monto 30.4 por ciento inferior al registrado en 2007. “Ello se debió a que las aportaciones al Fondo Laboral Pemex se hicieron en función de los saldos del mismo”. Agrega que respecto del presupuesto original se tuvo un incremento de 17.8 por ciento, para hacer frente a los compromisos en esta materia.

El Segundo informe trimestral, rendido en agosto de 2009 conforme a lo establecido en el artículo 71 de la Ley de Petróleos Mexicanos, indica que los beneficios para el retiro de los trabajadores se basan principalmente en los años de servicio cumplidos por el trabajador y en su remuneración a la fecha de retiro.

Para el fondeo de los planes de beneficios, el documento dice que Pemex no sólo cuenta con el Folape, sino también con el Fideicomiso de Cobertura Laboral y de Vivienda, ambos administrados por BBVA Bancomer, SA.

De enero de 2008 a junio de 2009, la paraestatal reconoce erogaciones en derechos laborales por 123 mil millones de pesos. En el Segundo informe trimestral detalla que los costos netos por beneficios a los empleados ascendieron a 48 mil 185 millones 100 mil pesos (de enero a junio de 2009) y 74 mil 932 millones 700 mil pesos (de enero a diciembre de 2008).

El año pasado, el presupuesto ejercido (consolidado) de Pemex fue de 229 mil 49 millones 581 mil pesos, 24.9 por ciento superior con relación al autorizado en el Presupuesto de Egresos de la Federación, detalla el documento Cuenta de la hacienda pública federal de 2008, análisis del ejercicio del presupuesto programático devengado y análisis del gasto por clasificación económica de Petróleos Mexicanos.

Indica que esta variación resultó principalmente de un mayor ejercicio de 53 por ciento en el gasto corriente, debido en gran medida a su origen deficitario.

Legal, el movimiento financiero

Consultada respecto del movimiento financiero por 4 mil millones de pesos, la paraestatal indica que “las adecuaciones al presupuesto aprobadas a Petróleos Mexicanos están estrictamente apegadas a las leyes y normas correspondientes”.

Agrega en su respuesta, obtenida a través de la Dirección Corporativa de Comunicación Social, que “con base en el fundamento legal aplicable (artículo 4 de la Ley Orgánica de Petróleos Mexicanos y Organismos Subsidiarios y artículo 59 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria) se han presentado y autorizado las adecuaciones al presupuesto por las secretarías de Energía y Hacienda y Crédito Público, así como en el Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos”.

La petrolera resalta entre sus “consideraciones” que “el Fondo Laboral Pemex es un fideicomiso privado creado para garantizar el pago de la nómina a los trabajadores, por lo que no pueden ser ejercidos para ningún otro efecto que el pago de la nómina y el pago de los servicios del fiduciario que administra el fondo”.

Afirma que “en ningún momento se afectó al Folape en los procesos de adecuación presupuestal, toda vez que se vigila mantener el nivel de recursos en cada ejercicio fiscal que garantice el pago de la nómina”.

Respecto de la adecuación presupuestal, documentada por Contralínea, señala que “en el ejercicio del presupuesto de 2007 se consideró la posibilidad de realizar una aportación anticipada al Fondo Laboral Pemex por 4 mil millones de pesos, liberando con ello presión del gasto en 2008, para el rubro de Jubilaciones en el presupuesto, lo cual fue presentado al Consejo de Administración en su sesión 784 del 13 de marzo de 2008, en la cual se le informó de la sexta adecuación al presupuesto de 2007, misma que fue aprobada por las secretarías de Energía y Hacienda y Crédito Público.

“En 2008, el presupuesto original, autorizado por la Cámara de Diputados a Petróleos Mexicanos, consideró recursos restrictivos para Pemex, lo cual implicó realizar una adecuación al presupuesto (movimiento compensado) para dar suficiencia presupuestal a los compromisos de pago al arranque del año del pasivo circulante (cuentas por pagar al cierre de 2007). De esta manera, el presupuesto modificado consideró ocupar un monto de 4 mil millones de pesos del rubro de jubilados para asignar los recursos al gasto para la operación de la empresa.”

Según Pemex, “al parecer ahí radica la confusión”. Por ello, “aclara que se refiere a los recursos presupuestales del renglón de jubilados y no propiamente recursos del Folape”.

Para finalizar su comunicación, la paraestatal indica que “este movimiento presupuestal fue presentado al Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos en su sesión 784 del 13 de marzo de 2008 y a su vez aprobado por las secretarías de Energía y Hacienda y Crédito Público”.

[INFOGRAFÍA]

Fondo Laboral de Pemex

Constitución: el 1 de junio de 1998, mediante el contrato de fideicomiso irrevocable celebrado entre Petróleos Mexicanos, sus organismos subsidiarios (como fideicomitentes) y Bancomer, SA (como fiduciario), se constituyó el fideicomiso Fondo Laboral Pemex, con número F/29564

Objeto: tiene como fin que los fideicomitentes cuenten con un fondo para maximizar los recursos destinados a solventar las obligaciones que tienen con sus trabajadores respecto del pago de los beneficios al retiro, consignados en el Contrato Colectivo de Trabajo y el Reglamento de Trabajo de Personal de Confianza de Petróleos Mexicanos y Organismos Subsidiarios

Beneficios: prima de antigüedad y pensiones por jubilación, por vejez, incapacidad permanente por riesgo de trabajo, incapacidad permanente para el trabajo por riesgo no profesional y fallecimiento de trabajadores activos de planta y pensión post mortem por fallecimiento de jubilados

Ingresos: 17 mil 476 millones 677 mil 895 pesos (al 30 de junio de 2009)

Rendimientos: 306 millones 578 mil 802 pesos (al 30 de junio de 2009)

Egresos: 10 mil 25 millones 829 mil 829 pesos (al 30 de junio de 2009)

Disponibilidad: 12 mil 745 millones 369 mil 739 pesos (al 30 de junio de 2009)

Aportación inicial: 1 mil 139 millones 400 mil pesos (al 30 de junio de 2009)

Comments

comments