Nuestros lectores

Autor:

Se solidarizan con el pueblo de Santa María Ostula

Al Congreso Nacional Indígena; a los compañeros nahuas de Santa María Ostula, El Coire y Pómaro, Michoacán; y a las organizaciones sociales que los acompañan en la defensa de su territorio ancestral:

 

El colectivo Siembra, Lucha y Cosecha les saluda calurosamente. Nosotros y nosotras, sólo una pequeñita parte de la gran movilización estudiantil que se expande en Latinoamérica y el mundo entero, también creemos en la organización social de base, desde abajo, de distintos sectores, de distintos tipos y de distintas formas… porque es la organización entre los pueblos la forma principal y necesaria para la transformación que deseamos, para darle un giro a este actual estado de las cosas que no es justo ni benéfico para todos.

 

Manifestamos nuestro apoyo a las acciones que han realizado desde hace unas semanas para recuperar las tierras heredadas por los abuelos en la comunidad nahua de Santa María Ostula, Michoacán. Sabemos que el territorio que había sido acaparado por los propietarios privados ahora se trabajará de manera colectiva, para beneficio comunal y para el sostenimiento de muchas familias que no habían podido aprovechar los bienes que les pertenecen.

 

Reprobamos y condenamos los ataques violentos que han tenido en su contra y el hostigamiento que pueda venir por parte de los propietarios privados de Aquila, del Ejército o de los gobiernos estatal y federal, quienes se representan sólo a sí mismos.

 

La organización de los pueblos originarios –para defender y garantizar su existencia, su integridad, su colectividad, su trabajo, su tierra– ha mostrado ser eficaz desde aquellos tiempos de la invasión a estas tierras americanas. La autodefensa, la autodeterminación, la autonomía de los pueblos son prácticas ancestrales que afortunadamente perduran y hoy dan muestra de la importancia que toman entre sus pobladores. Ha sido con estas prácticas como se ha hecho frente a los procesos de exterminio instrumentados en contra de los habitantes más propios de este continente. Hoy, es legítima y necesaria la persistencia de la autodefensa para contener los embates del colonialismo y del capitalismo, caracterizados por el dominio, el despojo, la explotación, la exclusión, el olvido. Venga, pues, ¡que crezca esa Policía Comunitaria de los pueblos nahuas de Michoacán y que se reproduzca en todos los pueblos! “La rebeldía seguirá, mientras siga el maíz brotando” (general Emiliano Zapata).

 

Este ejemplo que nos muestran ahora en la costa del Pacífico michoacano nos hace recordar las distintas muestras que en toda Latinoamérica hacen erupción, se movilizan y se nutren las hermosas formas de emancipación de los pueblos, como los indígenas de Bagua, en la Amazonia peruana, en defensa de su Pacha Mama, de su naturaleza, de sus bienes ancestrales; como el Consejo Regional Indígena del Cauca, en Colombia, defendiéndose y defendiendo sus tierras con su enorme guardia indígena; como los militantes del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra en Brasil, recuperando tierras acaparadas y construyendo mejores formas de vida… Tan parecidas y tan constantes, estas formas organizativas surgen desde abajo para demostrar que es posible transformar nuestra realidad, resaltando la cultura, la identidad, la dignidad y el derecho a cuidar y trabajar la tierra y la naturaleza toda.

 

Sin más, respaldamos desde nuestro lugar las exigencias que han pronunciado desde hace unas semanas:

 

Que los gobiernos municipal, estatal y federal, además de los propietarios privados de Aquila, reconozcan, respeten y den garantía legal a los comuneros nahuas de Santa María Ostula sobre la propiedad de las tierras recuperadas y del asentamiento llamado Xayakalan y que se reconozca y se respete el funcionamiento de las policías comunitarias y la Guardia Comunal que han creado los pueblos de Ostula, Pómaro y El Coire, pueblos nahuas de la costa michoacana.

 

Por ahora, sólo desde nuestra trinchera podemos estar atentos a cualquier cosa que suceda, a otro comunicado o pronunciamiento que resulte de las reuniones y asambleas que se realicen en torno a la resolución de este problema agrario. Aun lejos, no estaremos distantes. Estaremos pendientes y haremos que camine la palabra por estos rumbos para que más oídos puedan escuchar sus voces y conozcan esta problemática.

 

¡Reconocimiento y respeto a los derechos y a la organización de los pueblos originarios! ¡Alto al hostigamiento y represión hacia todos los pueblos! ¡Libertad a los presas políticos de todo México y el mundo! Saludos y abrazos fraternos…

 

Colectivo Siembra, Lucha y Cosecha

Coordinadora Norte de la Confederación Caribeña y Latinoamericana de Estudiantes de Agronomía

 

 

Chinantecos rechazan pertenecer a movimientos armados

 

Nos declaramos en alerta ante la represión y las acusaciones fabricadas en contra de los militantes de la Fuerza Indígena Chinanteca Kia’nan (FICH-kia’nan), en particular las vertidas contra el compañero Juan Roque en el diario Noticias. Voz e Imagen de la Cuenca del Papaloapan, de Oaxaca, el 11 de julio de 2009. Las falsas acusaciones fueron hechas por parte de Antonio Fragoso Olivares, representante de la Empresa de Ecología y Producciones para el Desarrollo (Ecoprode).

 

En el diario antes mencionado se le acusa al compañero Juan Roque de tener vínculos con el Ejército Popular Revolucionario (EPR) y otros grupos en contra del gobierno. Con información falsa y tergiversada se preparan acciones represivas en la región donde tiene presencia la FICH-Kia’nan.

 

El representante de Ecoprode hace la función de vocero del gobierno estatal; al mismo tiempo, queda en evidencia como investigador de la inteligencia militar para golpear a los pueblos de la Chinantla, para atacar a las organizaciones sociales que protestan y hacen valer sus derechos constitucionales, mediante la creación y utilización de grupos de choque en las comunidades. Todo esto en beneficio de las empresas capitalistas nacionales y trasnacionales.

 

La Fuerza Indígena Chinanteca no es violenta; tampoco existen dentro de su plataforma organizativa planteamientos subversivos, como los que busca endilgar la acusación de Antonio Fragoso Olivares; tampoco tenemos vinculación ni contacto con Érika Zamora Pardo. Respecto de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, mantenemos un respeto natural pero no hay contacto. Sólo hemos recibido asesoría jurídica de la licenciada Bárbara Zamora del bufete jurídico Tierra y Libertad, el cual es autor del folleto sobre derechos agrarios y derechos humanos.

 

La FICH-Kia’nan no está en contra de ningún proyecto gubernamental de desarrollo para las comunidades indígenas de cualquier lugar; sin embargo, históricamente la región indígena de la Chinantla no ha mejorado sus condiciones de vida y de trabajo. Los chinantecos son los únicos, antes que cualquier gobierno en turno y empresas nacionales y extranjeras, interesados en preservar la riqueza natural (agua, madera, flora y fauna), la cual se ha aprovechado y disfrutado de acuerdo con las necesidades básicas de sobrevivencia.

 

No hemos contaminado nuestros montes, ríos, manantiales, selvas, como sí lo han hecho las empresas capitalistas; pero lo que más condenamos es que se creen falsas expectativas a las comunidades de la región con un supuesto desarrollo, que no especifica en qué nos va a beneficiar concretamente. Este territorio está constituido legalmente por tierras ejidales y comunales. Y no vamos a permitir que lo utilicen mediante engaños y prácticas dolosas, muy comunes en el aparato gubernamental, como es el caso del mal uso de actas de asamblea.

 

Seguiremos luchando y resistiendo por la defensa de nuestras comunidades y nuestro territorio como pueblos indígenas.

 

¡Contra la represión, la resistencia organizada! ¡Tierra y libertad! ¡Viva La Otra Campaña! ¡Hasta la victoria siempre!

 

Fuerza Indígena Chinanteca Kia’nan

 

 

Condenan despojo y represión del GDF

 

Las organizaciones abajo firmantes rechazamos la represión contra integrantes del Frente de Pueblos del Anáhuac en el operativo policiaco ordenado por el gobierno del Distrito Federal (GDF) el 5 de agosto de 2009, en el pueblo de San Francisco Tlaltenco, Tláhuac, ciudad de México.

 

A pesar de contar con recursos legales que los protegían, campesinos y ejidatarios fueron violentamente desalojados de su propia tierra por un impresionante operativo de granaderos y policía montada, tomando presos a cinco personas, incluyendo un menor de edad.

 

El GDF pretende legalizar el despojo de tierras, haciendo caso omiso de los llamados de alerta de organizaciones ambientalistas, del rechazo de los vecinos de Tláhuac y de muchos otros ciudadanos que entendemos la importancia que Tláhuac tiene como reserva natural por sus ejidos productivos de alimentos indispensables para la ciudad de México y como zona productora del 30 por ciento del agua potable que surte a la ciudad.

 

La Línea 12 del Metro no significa necesariamente desarrollo o progreso. Forma parte de un ambicioso plan de urbanización del suroriente de la ciudad, del que empresarios y políticos pretenden obtener beneficio. Es imprescindible un debate público sobre la naturaleza, razón, efectos y costos sociales y ambientales de estos megaproyectos.

 

Protestamos enérgicamente contra esta acción de despojo, exigimos la inmediata libertad de los detenidos y nos solidarizamos con los ejidatarios y pobladores de Tláhuac que se oponen al megaproyecto.

 

CECOP (Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa la Parota), CRAC (Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias), Consejo Autónomo Regional de la Zona Costa-Chiapas, Consejo Indígena Popular de Oaxaca-Ricardo Flores Magón, FPDT (Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra), Frente Popular Francisco Villa Independiente-UNOPII, Jóvenes en Resistencia Alternativa, Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México, Red en Defensa de la Ciudad de México, Ecomunidades, Regeneración Radio, Resistencias Enlazando Dignidad Movimiento y Corazón Zapatista, Voces Oaxaqueñas Construyendo Autonomía y Libertad, Unios (Unidad Obrera y Socialista), Unión Cívica de los Pueblos de la Montaña y Costa Chica de Guerrero, Asociación Cívica Nacional Revolucionaria, Círculo Autónomo Feminista, Cooperativa 666, Taller Integral Arquitect@z, Cooperativa Libertas Anticorp, Casa de la Cultura Independiente Benito Juárez, Materu Kurhinta

 

Comments

comments