Autor:

Desde que inició la epidemia, a principios de la década de 1980, el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) ha causando la muerte de más de 30 millones de personas, representando la cuarta causa de muerte en todo el mundo.

Mara Alejandra Hernández Meza

El doctor Salatiel Hernández, explica el desarrollo de este virus dentro del cuerpo humano.

“Causante del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida), el VIH entra al cuerpo infectando las células humanas y crece y se reproduce utilizando la energía y los nutrientes de esas células, convirtiendo a las personas infectadas en presa fácil de diversas enfermedades “oportunistas”, como diarreas prolongadas, tuberculosis, cáncer en la piel o neumonías, que finalmente los puede conducir a la muerte.”

Lo grave del asunto, agregó, es que la mayoría de las personas infectadas pueden permanecer asintomáticas durante 10, 12 años, o incluso más, y por lo mismo pueden infectar a otras personas, principalmente por la vía sexual.

Aunque existen diferentes maneras de contagiarse, como el compartir agujas o jeringas, recibir transfusiones de sangre infectada o durante el embarazo de una mujer infectada a su hijo, el doctor asegura que las prácticas sexuales ocasionales sin protección y la promiscuidad son las principales vías de transmisión.

A pesar de los intentos por hacerle frente al problema y evitar la propagación de la enfermedad, hasta la fecha no se ha podido encontrar una cura radical.

Por lo que los gobiernos de la mayoría de los continentes, apoyados en sus equipos científicos, han reconocido que la mejor manera de luchar contra la propagación del VIH es la prevención.

El sociólogo Gabriel Tolentino afirma que en México se han realizado múltiples campañas de información y prevención de las enfermedades de transmisión sexual y el embarazo no deseado, a través de los diversos organismos del Estado como la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el sistema de salud, por medio del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) principalmente, pero opina que ninguna de éstas han podido cubrir las necesidades de conocimiento de la sociedad.

“Los huecos de conocimiento y asistencia que dejan algunas organizaciones gubernamentales y la evasión a tratar el tema amplia y claramente en los medios de comunicación y en las escuelas, debido a los prejuicios religiosos y morales que imperan en la sociedad, han impedido que se fortalezca una cultura sexual sana y responsable, y una orientación adecuada acerca de los métodos de prevención.”

Afortunadamente de la misma sociedad siempre han emanado mecanismos de información que tratan de cubrir dichos huecos y precisamente es ahí donde radica su importancia.

Las asociaciones civiles u organismos no gubernamentales desde hace décadas han adquirido un lugar muy significativo en temas de diversa índole, como salud, género y familia, ya que se caracterizan por participar de manera activa desde el espacio privado de a cuerdo a los intereses públicos.

El sociólogo afirma que, aproximadamente, en 1983 los grupos homosexuales de las ciudades de México, Guadalajara y Monterrey, además de la consolidación de Consejo Nacional de Prevención y Control del Sida (Conasida) y el grupo de Mexicanos Contra el Sida, dieron origen a las Ong (Organizaciones no gubernamentales) dedicadas específicamente a la atención del VIH.

Estableciéndose como las bases para la emergencia de otras organizaciones de este tipo en el país.

“En la actualidad, existen alrededor de 300 Ong dedicadas al VIH/Sida, que están distribuidas en toda la república nacional y la mayoría se ubican en los principales centros urbanos”, aseguró Gabriel Tolentino.

Sin embargo, en el estado de Hidalgo existe desde hace aproximadamente nueve años la asociación civil “El diamante de fuego”, que es una de las organizaciones de la sociedad más sólidas y reconocidas en el estado.

La cual, según palabras de su presidenta la licenciada María de la Luz Cruz Domínguez, está enfocada a la prevención y el fomento de una sexualidad sana y responsable para evitar el contagio del VIH/ Sida y otras infecciones de transmisión sexual entre la población hidalguense.

Es de resaltar que esta organización combina la defensoría de los derechos humanos con la asistencia social. “Desde el 24 abril de 2002 se inauguró un albergue temporal para población flotante del estado de Hidalgo que vive con VIH/ Sida, donde hasta la fecha ofrecemos servicios de alojamiento, alimentación y canalización a hospitales, dependencias de gobierno y otras instituciones, según las necesidades de los pacientes”, declaró María de la Luz.

Además que desde sus inicios mantienen un programa permanente de prevención, con el cual han puesto en funcionamiento varios proyectos, como el Programa de información para la prevención contra el VIH/Sida e ITS a jornaleros agrícolas indígenas y migrantes de zonas rurales del Valle del Mezquital y la Huasteca, en 2006.

En el cual, con el apoyo de Censida, se les impartieron talleres informativos, reuniones educativas y convivíos recreativos a jornaleros agrícolas indígenas y sus familias, con el objeto de brindarles información para la prevención del VIH/ Sida e infecciones de transmisión sexual.

Además de realizar encuestas y visitas domiciliarias que reflejan las condiciones de extrema pobreza en las que viven estas personas y distribuir folletos, trípticos y condones a comunidades marginadas.

Otro programa que llevaron con gran éxito, asegura la presidenta de Diamante de Fuego, fue el de información para la prevención en amas de casa de colonias populares de Pachuca, apoyado por la Organización civil, “Rostros y Voces”.

En donde se les impartieron talleres acerca de la práctica de sexo seguro y protegido a mujeres casadas de diferentes barrios como el arbolito, la raza y cubitos, ya que al año, de cada 400 personas infectadas con VIH/ Sida el 25 por ciento son amas de casa, y la gran mayoría de ellas lo ignora.

Sin dejar a un lado las constantes visitas a escuelas públicas de la región en 2005 y 2007, como la Escuela Normal de Huejutla, contando con el apoyo de la Sedesol y las secundarias y escuelas de educación media superior de la Sierra Otomí Tepehua, respaldados por el Instituto Hidalguense de la Juventud, además de visitar los Conafes de todo el estado.

En donde se les instruyó e ilustró a jóvenes estudiantes acerca de los riesgos del VIH y otras infecciones de transmisión sexual, además del correcto uso de los métodos anticonceptivos.

Además de estos programas, han realizado otras acciones primordiales como las campañas de repartición de manuales, trípticos y preservativos entre la población general y las brigadas de aplicación de pruebas rápidas de detección del VIH a personas privadas de su libertad que habitan el Centro de Readaptación Social de la ciudad de Pachuca en 2008 y 2009, con el apoyo de la Sedesol.

“Hemos participado en distintos foros estatales y nacionales, como ferias de la salud y del altruismo, cruzadas nacionales de salud, el congreso nacional del Sida, la marcha por el orgullo homosexual y muchas otras.”

Actualmente se encuentran planeando varios proyectos encaminados a la prevención y protección del VIH/ Sida e infecciones de transmisión sexual, en el estado de Hidalgo, entre los que se hallan talleres de prevención a instituciones educativas del corredor de la montaña, proyección de videos ilustrativos y la aplicación de pruebas rápidas a jóvenes del estado.

“Esperamos contar con el apoyo y el respaldo de la Secretaría de Salud y los organismos correspondientes para llevar a cabo estos proyectos, pero si no fuera así, de igual manera Diamante de Fuego siempre va a encontrar los medios, nunca nos vamos a quedar quietos”, finalizó María de la Luz Cruz Domínguez.

Según datos de la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud del estado de Hidalgo, a finales de 2008 en la ciudad de Pachuca se registraron 16 casos de personas portadores de VIH Y 23 de personas con Sida, la mayoría entre el rango de los 25 a los 44 años de edad.

El acumulado general del estado de Hidalgo es de 35 personas portadores del VIH y 88 personas con Sida.

Es importante que estas cifras sean consideradas tanto por la sociedad hidalguense como por la Secretaría de Salud y los organismos gubernamentales para tomar cartas en el asunto y apoyar por completo a las asociaciones de la sociedad civil que se preocupan por la salud de la gente y trabajan por su bienestar.

En este caso, Diamante de Fuego es la única en el estado de Hidalgo.3

Comments

comments