Repulsa popular al PRD

Autor:

En la edición de un periódico de Acapulco, del 6 de julio, en la página dos, se presenta una caricatura que muestra dos rostros frente a frente. El de la izquierda es Zeferino Torreblanca Galindo, gobernador del estado, y el de la derecha es Rubén Figueroa, quien únicamente gobernó el estado tres años y fue suspendido, mediante su renuncia, por haber propiciado la masacre de Aguas Blancas. Ambos extienden la mano derecha y se saludan cordialmente. Los dos están serios. Alejandro Martínez Carbajal

Dos párrafos de un artículo me voy a permitir transcribir: “Aquí el que volvió a perder es Zeferino Torreblanca, cuyo gobierno pasó, del rechazo a una franca repulsa social, pues fueron las bases perredistas las que votaron en contra del PRD”.

“Zeferino Torreblanca se metió a la política y trepó al poder con el objetivo esencial de destruir al PRD “.

Analizaré seriamente la elección del 5 de julio del 2009 en Acapulco.

Adolfo Ruiz Cortínez decía que los senadores correspondían al presidente de la República; los diputados federales, a los sectores y los diputados de los estados, al gobernador. Don Zeferino hizo honor a este legado político. En los distritos de Acapulco impuso en el cuarto a Abelina López Rodríguez y en el noveno, a Gloria Sierra López.

Sin que las cifras alcancen el ciento por ciento, el triunfo priista se perfiló del siguiente modo: Cuarto Distrito: PRI=21 mil 230 votos; PRD=15 mil 422 votos; Noveno Distrito: PRI=23 mil 264 votos; PRD=18 mil 900 votos.

Con el 68 por ciento de abstencionismo, más el 4 por ciento de votos nulos, se contabiliza el 72 por ciento; esto significa que los votantes acudieron a las urnas en el porcentaje del 28 por ciento. Una prueba contundente del abstencionismo es la siguiente: distrito electoral federal 04. Municipio: Acapulco de Juárez. Tipo de casilla: Básica. Sección: 0096. Votación: PAN 1. PRI 12. PRD 3. Verde 3. PT 0. Convergencia 3. Nueva Alianza 0. PSD 0. PRIverde 3. PTConvergencia 0. VOTOS NULOS 2. El porcentaje de votantes en esta casilla, no llega al 5 por ciento.

Puede decirse que el PRI obtuvo en Guerrero el 100 por ciento de diputados, porque Ríos Pitter, ganador del Tercer Distrito, no pertenece al PRD.

Zeferino Torreblanca no volvió a perder, volvió a ganar. En el artículo titulado “Derrota del PRD” se afirma y confirma que el que perdió fue el PRD, no Zeferino.

Jesús Ortega, don Zeferino y la Directiva Estatal del PRD se opusieron a que se realizara una coalición con los Partidos del Trabajo y Convergencia en Acapulco. Sabían que unidos barrerían al PRI, pero el bloqueo tenía una perspectiva definida: perder.

El PRI tuvo en los medios de comunicación una propaganda exagerada. ¿De dónde salió tanto dinero para costearla? Cierto que la imagen de doña Gloria Sierra sí fue propagada, en cambio la de Abelina, de vez en cuando aparecía. En la primera el presupuesto fue suficiente y en la segunda, limitado.

El PRI lanzó a Fermín Alvarado, alfil de Rubén Figueroa y por la coalición PRI-PV, se optó por un personaje gris del Partido Verde, Alejandro Carabias.

Si el PRD, PT y Convergencia hubieran formalizado una alianza, los candidatos se habrían distribuido así: Cuarto Distrito: Luis Walton, Noveno Distrito: Gloria Sierra.

Cuando Manuel Añorve tomó posesión de la presidencia municipal, el gobernador se apresuró a ligar al gobierno del Estado con el municipal. Hasta aplausos y vivas se escucharon.

La estructura priista es considerada fuerte y responsable. Los gobernadores y presidentes municipales de esa corriente designan en las secretarías, direcciones y departamentos a priistas y sus aliados. Así, la labor que desempañan está centrada en acaparar la estimación y popularidad hacia ellos.

Don Zeferino, cuando fue presidente municipal de Acapulco, designó a un perredista en la Dirección de Panteones. Hoy en el gobierno del estado están priistas y los perredistas, si los hay, ni siquiera defienden la sigla de ese partido. Los priistas que están en el gobierno trabajan con la finalidad de exaltar la corriente que representan y todo lo que hacen sirve para opacar al PRD. El pueblo agradecido los distinguió ¿Quién es el responsable de que esto ocurra?

Pueden revisar el directorio del gobierno municipal de Acapulco. Así es como se debe trabajar. Ésa es la estructura correcta. De esa manera se engrandece y aplaude al partido.

Mientras el gobernador se aferre en mantener en la estructura gubernamental a enemigos del PRD, este partido se hundirá en forma increíble.

Si no cambian al Comité Estatal del PRD y a los comités municipales, olvídense de querer, los perredistas, de llegar al gobierno municipal otra vez.

Los de la derecha extrema y los de la derecha moderada, en la que dicen que está incluido el señor gobernador, expresan con júbilo: “Se salvó Guerrero y México, porque perdió el PRD”.3