Autor:

La ASF detectó un posible daño patrimonial por 70 MDP en los Servicios de Salud de Sonora. El gobierno estatal aplicó recursos con fines distintos a los establecidos por la federación en el rubro de salud; pagos superiores a lo estipulado por el tabulador y a personal que ya no laboraba en la dependencia, así como metas no cumplidas que repercuten en la calidad de los servicios médicos en el estado

Hermosillo, Son.- En el Informe de resultados de la revisión y fiscalización superior de la Cuenta Pública 2007, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) presume un quebranto a la hacienda pública por 70 millones de pesos en los Servicios de Salud de Sonora, que maneja la Secretaría de Salud del estado y recibe recursos federales a través del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASS).

Con la revisión de la cuenta receptora de los recursos del Fondo número 7570993247 de Banamex, a nombre de la Secretaría de Hacienda del Gobierno del Estado de Sonora (SHGES), la ASF observó que durante 2007 se generaron intereses por 3 millones 243 mil pesos, los cuales fueron transferidos a los Servicios de Salud del Estado, desconociendo su aplicación, por lo que se presume un posible daño patrimonial.

La Auditoría determinó que, con recursos del FASS, se realizaron pagos por conceptos distintos a los expresamente previstos, los cuales fueron destinados como préstamos para realizar obra con presupuesto estatal, cuya fuente de financiamiento es distinta al Ramo General 33, por 15 millones 795 mil pesos, presumiendo un posible daño a la hacienda pública.

Además, se ejercieron en nómina recursos por 2 millones 442 mil pesos correspondientes a 329 plazas no autorizadas en el analítico y no se ejecutaron recursos por 3 millones 923 mil pesos correspondientes a 464 plazas autorizadas que no fueron utilizadas en la nómina de los Servicios de Salud de Sonora.

Se constató que se comisionaron al sindicato 41 personas con goce de sueldo del primero de enero al 31 de diciembre de 2007, mismas que fueron autorizadas de manera extemporánea; cabe mencionar que se realizaron 196 pagos anteriores a dicha autorización, por 1 millón 707 mil pesos. También se facultaron otras 19 personas al sindicato, sin existir autorización de la comisión sindical por parte de la Secretaria de Salud Federal; se realizaron 502 pagos por 4 millones 665 mil pesos, por lo que se presume un daño patrimonial por dicha cantidad.

Asimismo, se observó el pagó a 145 servidores públicos, que generaron 3 mil 186 pagos por 26 millones 447 mil pesos, que cuentan con plaza en área médica y se encuentran adscritos a centros de trabajo donde se realizan funciones administrativas.

Con el análisis realizado al tabulador de sueldos autorizados para la percepción 07 que se carga en la partida 1103 “Sueldos compactados, contra los importes pagados en la nómina ordinaria de las quincenas dos, ocho y 22 en 2007, la ASF determinó que en 225 registros, que corresponden a 87 trabajadores, el monto de las percepciones fue superior a lo establecido en el tabulador, por 630 mil pesos, presumiendo un posible quebranto al erario de tal cantidad.

También se comprobó que se efectuaron 984 pagos a 90 servidores públicos por 8 millones 446 mil pesos, sin que exista su nombramiento correspondiente. Además, otro perjuicio a la hacienda por 3 millones 37 mil pesos por el pago a 35 personas, en fechas posteriores a su baja.

La Auditoría revisó los estados de cuenta bancarios y de la nómina de bonos a mandos medios y superiores, donde se observa que durante 2007 a 98 servidores públicos, se efectuaron 1 mil 308 pagos mensuales por concepto de compensaciones por 9 millones 683 mil pesos, sin existir sustento normativo que lo autorice, por lo que se determinó un posible daño patrimonial.

Además, a 57 funcionarios de mandos medios y superiores se les efectuaron 57 pagos por concepto de vales de despensa sin tener derecho a esta prestación por 436 mil pesos.

La ASF determinó que la entidad fiscalizada no presentó la nómina correspondiente que soporte el pago al personal contratado por tiempo determinado por 13 millones 158 mil pesos, ocasionando un daño patrimonial.

La Auditoría realizó una verificación física a 927 servidores públicos adscritos a nueve centros de trabajo de los Servicios de Salud, con el objeto de comprobar su existencia y que los datos asentados en las plantillas correspondieran con la información proporcionada. Se observó que en 2007 se expidieron 768 pagos por 5 millones 171 mil pesos a 31 trabajadores sin que se haya obtenido evidencia de que se encuentran laborando, por lo que se presumen un perjuicio a la hacienda pública.

Remanente

La ASF determinó que la SHGES ministró los recursos a los Servicios de Salud en períodos diferentes de los que se recibieron de parte de la Tesorería de la Federación; efectuó los depósitos previa justificación del gasto. Además, al cierre del ejercicio presupuestal 2007, se detectó que existió un remanente el cual fue ejercido hasta 2008, sin que se tenga identificado en que se aplicó.

Asimismo, se indica que existen diferencias no identificadas por 26 millones 405 mil pesos entre la cuenta pública federal, la estatal y el cierre del ejercicio de los Servicios de Salud de Sonora.

La Auditoría comprobó que mediante el pedido 1049, asignado el día 7 de septiembre de 2007 a Distribuidora de Fármacos y Fragancias, para la adquisición de 283 mil 349 piezas de albendazol suspensión, se pagó a un precio unitario de 1.98 pesos lo que integra un importe total de 561 mil pesos; no obstante, se observó que el precio unitario cotizado por dicho proveedor fue de 1.25 pesos debiéndose pagar la sólo 354 mil pesos, generando un posible daño patrimonial por 206 mil pesos, por concepto de pago indebido a la empresa.

Con la revisión de la documentación soporte de los 11 pedidos asignados a Compañía de Automóviles, por 4 millones 969 mil pesos, relativos a la compra de 24 vehículos, la ASF constató que los pedidos fueron fraccionados, en virtud de que se debió realizar una licitación pública por el total de los automóviles.

Además, con la revisión de 59 contratos adjudicados por 67 millones 372 mil pesos, para la adquisición de medicamentos y material de curación, se observó que se no aplicaron penas convencionales por incumplimiento en el plazo de entrega de medicamento por 1 millón 190 mil pesos, lo que se consideraría un quebranto al erario.

De acuerdo con el inventario físico en los almacenes estatales, la ASF determinó diferencias de menos entre las existencias reportadas en el sistema de control de almacenes electrónico, tarjetas kárdex y existencias físicas, por 283 mil pesos, por lo que se presume un daño patrimonial.

Otro perjuicio a la hacienda por 1 millón 511 mil pesos, por concepto de medicamento caduco localizado en los diferentes almacenes de los Servicios de Salud. Asimismo se observó medicamento próximo a caducar, por 1 millón 656 mil pesos, de los cuales no se han realizado las gestiones necesarias para distribuirlos entre las diversas áreas medicas a efecto de utilizarlos antes de la fecha de su caducidad.

La ASF concluyó que el estado falló en el cumplimiento de las metas que tienen que ver con combatir enfermedades como: cólera y lepra; alacranismo y manganismo; dengue, paludismo y chagas. Además no fortaleció el programa de VIH-SIDA; la atención de los desastres y urgencias epidemiológicas, combatir la tuberculosis y elevar la calidad de vida del adulto mayor.

Con las visitas físicas realizadas en Sonora, la Auditoría advirtió que en los centro de salud existe desabasto de medicamento en virtud de que las recetas médicas no son surtidas en su totalidad a los pacientes y en algunas farmacia de las clínicas no conservan las recetas, ya que se entregan al paciente el original y copia de la factura.

Municipios

En la auditoría realizada al Fondo para la Infraestructura Social Municipal por parte de la ASF, ésta determinó que el ayuntamiento destinó 14 millones 767 mil pesos para la realización de 27 obras que no benefician en forma directa a sectores de la población que se encuentren en condiciones de rezago social y pobreza extrema, toda vez que se ejecutaron en colonias que cuentan con servicios como: drenaje, alcantarillado sanitario, agua potable, energía eléctrica, red telefónica, televisión por cable y áreas verdes. Por lo que se presume un posible daño patrimonial por dicho monto, más los intereses generados desde su disposición hasta su reintegro a la cuenta del Fondo para la Infraestructura Social Municipal.

Al 30 de septiembre de 2008, se verificó Navojoa, ejerció 28 millones 498 mil pesos, que representan el 95.1 por ciento de los 29 millones 972 mil pesos ministrados en el Ejercicio Fiscal 2007.

Además, el municipio ejerció 1 millón 87 mil pesos para la ejecución de la obra “Introducción de alumbrado público” en el bulevar Lázaro Cárdenas, la cual no se encuentra en los 10 rubros de la normativa aplicable y no beneficia a la población que precisa el Fondo, por lo que se presume un daño al erario.

Según la ASF, el municipio no proporcionó a la Sedesol, por conducto del estado, la información sobre la utilización del Fondo. Tampoco entregó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, por medio del sistema electrónico definido por esta dependencia y a través del gobierno estatal, los informes del segundo, tercer y cuarto trimestres sobre el ejercicio, destino y resultados de la aplicación de los recursos.

Con el análisis de 11 expedientes de obra y de las pólizas de egresos por 1 millones 591 mil pesos, la Auditoría verificó que el municipio realizó pagos de mantenimiento de vehículos y maquinaria pesada, por 631 mil pesos, los cuales representan el 39.7 por ciento del total de recurso ejercido en estas obras; sin embargo, éstos conceptos no corresponden a la modalidad de obra por administración directa. Por lo que se presume un posible daño patrimonial por 631 mil 753 pesos, más los intereses generados desde su disposición hasta su reintegro a la cuenta del Fondo.

Con la inspección física, la Auditoría verificó que las 58 obras realizadas con los recursos del fondo se encuentran concluidas, 56 de ellas operan adecuadamente y dos obras no están en operación, debido a que falta una segunda etapa para que entren en funcionamiento.

La ASF concluyó que la operación del fondo no observó la transparencia necesaria, debido a que el ayuntamiento no informó a la población al inicio del ejercicio, sobre los recursos recibidos, las obras y acciones por realizar, sus metas y beneficiarios, y tampoco, al término del mismo, sobre los resultados alcanzados.

Cajéme

Con el análisis de 23 expedientes de obra, la ASF constató que el municipio autorizó erogaciones por conceptos de obra pagados en exceso por 723 mil pesos, sin presentar oficio que funden y motiven la procedencia de estos pagos, por lo que se presume un posible daño patrimonial por dicho monto, más los intereses generados desde su disposición hasta su reintegro a la cuenta del Fondo para la Infraestructura Social Municipal.

Además, se observó que el ayuntamiento realizó pagos en adquisición de activo fijo por 717 mil pesos, amparados en el Acuerdo del Programa de Desarrollo Institucional; sin embargo, este acuerdo no fue realizado. El municipio manifestó que la Sedesol estatal emitió un escrito en el cual manifestó que no es necesario que se efectúe este convenio para ejercer los recursos del fondo en el rubro de “Desarrollo institucional”. No obstante, se verificó que la única instancia facultada para establecer lo procedente al respecto es la dependencia a nivel federal.

La Auditoría determinó que de los 30 millones 756 mil pesos, total de recursos provenientes del fondo, el municipio destinó el 74.9 por ciento en obras de urbanización, destacando la pavimentación, lo cual fue en detrimento en renglones básicos como agua potable y electrificación. No se reportó inversión en los conceptos de drenaje, infraestructura básica de salud, educativa y productiva rural, mejoramiento de vivienda y caminos rurales.

Asimismo, la inversión se concentró en la cabecera municipal, Cuidad Obregón, con un 43.2 por ciento de los recursos. No se realizó la participación social de las comunidades en la identificación y priorización de las obras. Tampoco se proporcionó evidencia de la existencia de representantes sociales en la integración del programa de inversión del fondo.

Hermosillo

La ASF observó que el municipio no abrió una cuenta bancaria específica al inicio del ejercicio fiscal para la recepción, administración, manejo y ejercicio de los recursos del FISM, lo que impide la identificación total de los productos financieros generados por la ministración de los recursos, restando transparencia en el uso de los recursos.

De acuerdo con la Auditoría, el municipio destinó 1 millón 186 mil pesos en obras y acciones que no benefician a población del municipio que se encuentra en condiciones de rezago social y pobreza extrema, por lo que se dejó de atender a 6 mil habitantes del municipio que se encuentran estas condiciones.

Sonora falla en seguridad pública

Con la auditoría realizada a al Sistema Nacional de Seguridad Pública en Sonora, la ASF concluyó que el estado no cumplió con la mayor parte de los objetivos y metas planteados en los diversos anexos técnicos y que forman parte del convenio de coordinación en materia de seguridad pública suscrito entre el gobierno federal y el estatal.

La Auditoría determinó que no se celebraron los convenios y acuerdos que permitan la interconexión entre todas las dependencias encargadas de la seguridad pública preventiva. El Sistema Nacional de Información presenta problemas de cobertura territorial, de bases de información relativa al equipamiento y confiabilidad en la información suministrada.