Autor:

Los gobiernos federal y estatales presentan subjercicios por 4 mil millones de pesos en fondos para promover el desarrollo científico y tecnológico. La Auditoría Superior de la Federación advierte que fideicomisos suscritos entre el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, secretarías, órganos desconcentrados y entidades federativas no ejercieron en su totalidad los recursos destinados a 6 mil 314 proyectos aprobados

En 2007, ni los Fondos Sectoriales para la Investigación Científica con Dependencias y Entidades (Fonsec) ni los Fondos Mixtos para el Desarrollo Científico y Tecnológico Estatal y Municipal (Fomix) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) fueron utilizados en su totalidad en la promoción de la ciencia y la tecnología. La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó subejercicios por 4 mil 65 millones 985 mil 300 pesos en secretarías y entidades federativas, por lo que no se apoyaron 6 mil 314 proyectos.

Los fondos tienen como objetivo financiar el gasto y las inversiones de los proyectos de investigación aplicada, así como el desarrollo tecnológico, la formación de recursos humanos, el fortalecimiento de las capacidades científicas y la difusión en las áreas de conocimiento. La totalidad de los recursos entregados por el aportante (Conacyt) y el fideicomitente (las secretarías y entes de la administración pública federal y los gobiernos de los estados) serán utilizados en actividades científicas y tecnológicas.

Según el Informe del resultado de la revisión y fiscalización superior de la Cuenta Pública 2007, el Conacyt otorgó 893 millones 784 mil 100 pesos a los Fonsec; sin embargo, advierte el informe, el órgano descentralizado no cuenta con un procedimiento específico para la asignación y transferencia de recursos a los fondos sectoriales.

El saldo de los Fonsec sumó 2 mil 899 millones 745 mil 900 pesos. Del total, no se ejercieron 1 mil 809 millones 813 mil 400 pesos comprometidos para 4 mil 799 proyectos de investigación científica y tecnológica, mientras que 1 mil 89 millones 932 mil 500 pesos no estaban asociados a ningún proyecto.

La ASF expone que “es de hacer notar que en los recursos que se destinan a los fondos sectoriales, tanto el Conacyt como las secretarías de Estado y las entidades de la administración pública federal no garantizan que sean aplicados en su totalidad en proyectos aprobados”.

Es decir que no se destinaron al otorgamiento de apoyos económicos y financiamiento para actividades vinculadas al desarrollo de proyectos de investigación científica y tecnológica, a becas y formación de recursos humanos, divulgación y consolidación de grupos o centros de investigación.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE), el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y las secretarías de Marina (Semar), de Desarrollo Social (Sedesol), de Relaciones Exteriores (SRE), de Gobernación (Segob), de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) no emitieron convocatorias de los Fonsec en 2007. Las ocho dependencias obtuvieron recursos por 815 millones 25 mil 500 pesos.

El órgano de fiscalización observa que los convenios de colaboración, los contratos de fideicomisos y las reglas de operaciones no establecen penas, sanciones o causales de cancelación, en caso de que no se emitan las convocatorias ni se asigne el presupuesto.

El Conacyt transfirió 94 millones 284 mil 100 pesos a los fondos de Inmujeres, Semar, Sagarpa y Semarnat. En tanto que no asignó recursos a los fondos de CFE, Sedesol, SRE ni Segob, porque no se formularon los anexos de ejecución que determinaran las aportaciones de las partes al fideicomiso. En el caso del Fonsec Inmujeres, estos anexos no fueron firmados por las partes, aun cuando el Conacyt le transfirió 301 millones de pesos.

Otras irregularidades fueron observadas por el órgano de fiscalización. El fondo sectorial Segob-Conacyt tuvo un saldo por 9 millones 459 mil 500 pesos al 31 de diciembre de 2007. La ASF solicitó la documentación, la clave, el beneficiario, la vigencia, el importe autorizado, el monto ejercido y comprometido, el saldo pendiente, los informes trimestrales contables, las actas, las aportaciones y las convocatorias de los proyectos apoyados.

No obstante, el secretario administrativo del fondo no proporcionó la información solicitada, en incumplimiento a los lineamientos que deberán cumplir las dependencias y entidades de la administración pública federal para el control, la rendición de cuentas e informes y la comprobación del manejo transparente de los recursos públicos federales, otorgados a fideicomisos, mandatos o contratos análogos.

La ASF emitió una promoción de responsabilidad administrativa solicitando al Órgano Interno de Control en la Segob que realice las investigaciones pertinentes y, en su caso, inicie el procedimiento administrativo para fincar responsabilidades.

En el caso de los fondos constituidos con la Secretaría de Salud (Ssa), la SRE, Sagarpa, Segob, Semarnat, el Inmujeres y la Comisión Nacional Forestal, no se presentó el manual de procedimientos o la autorización de los comités técnicos y de administración.

Para la Secretaría de Educación Pública, los fondos ascendieron a 940 millones 604 mil 700 pesos. El contrato de fideicomiso concluyó el 27 de diciembre de 2007, sin que se estableciera un nuevo plazo de vigencia. Por otro lado, de los Fonsec de Educación Pública y de la Ssa no se encontró definición alguna por escrito de dichos fondos.

En 2007, los Fomix reportaron un saldo por 1 mil 166 millones 239 mil 400 pesos. De esa cantidad, 452 millones 215 mil 400 pesos para 1 mil 515 proyectos de investigación científica y tecnológica no se habían ejercido hasta la fecha de revisión. Mientras, 714 millones 24 mil pesos no estaban asociados a proyecto alguno.

La ASF detectó que 24 estados emitieron 40 convocatorias. De ellas, en 21 se asignaron 234 millones 100 mil pesos y en los otros 19 no se señaló presupuesto alguno. En esas entidades se recibieron 1 mil 441 propuestas de proyectos, de los que aprobaron 331 y que en conjunto sumaron 251 millones 185 mil pesos, es decir, sólo se utilizó el 59.1 por ciento del total destinado a esos Fomix en 2007. El órgano de fiscalización advierte que el presupuesto de los fondos mixtos tampoco fue utilizado para los fines autorizados.

Aunque suscrito en 2002 entre el Conacyt y Baja California Sur, el Fomix no había apoyado proyecto alguno al 31 de diciembre de 2007. En cinco años no se destinó a fomentar y canalizar apoyos a la investigación científica y desarrollo tecnológicos en esa entidad, pues no se emitió convocatoria alguna.

También, al fondo mixto con Tabasco el órgano descentralizado dio 15 millones de pesos, sin que la entidad aportara los recursos convenidos. La razón, explicó el gobierno estatal, fue que, debido a las catástrofes naturales sufridas en noviembre de ese año, había otras prioridades.

Otros estados reportaron retraso en el depósito de los recursos. Tal fue el caso de los gobiernos de Zacatecas, Nuevo León y Yucatán, con demoras de hasta 56 días. Las políticas de operación de los Fomix establecen que el Conacyt realizará sus contribuciones una vez que las entidades hagan sus depósitos.

Fuente: Revista Contralínea 137 / 28 de junio de 2009

Comments

comments