Autor:

El anuncio de la presencia del virus de la influenza A/H1N1 en el país, por parte del gobierno federal, y las medidas sanitarias tomadas por algunas autoridades locales, causaron afectaciones a la economía que, tan sólo en el Distrito Federal, ascienden a 1 mil 500 millones de pesos diarios. Además, en menos de tres días, 40 mil turistas extranjeros abandonaron el puerto de Cancún.


Las pérdidas en el comercio de la ciudad de México –por el cierre de negocios derivado de la contingencia sanitaria por la influenza A– ascienden a 1 mil 500 millones de pesos por día.

Con ello, será inminente el cierre de micro y pequeñas empresas y un nuevo repunte del desempleo, estimó el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en el Distrito Federal, Juan de Dios Barba.

A decir de Barba, las micro y pequeñas empresas capitalinas viven al día y no tienen capacidad financiera para mantenerse sin actividad. En el Distrito Federal, la Confederación tiene registrados 30 mil restaurantes (que permanecieron cerrados del 28 de abril al 5 de mayo), de los cuales dependen 450 mil empleos directos.

El 28 de abril se publicó en el Gaceta del Distrito Federal la prohibición para que más de 35 mil restaurantes, incluidas fondas, cocinas económicas y locales de comida preparada en 312 mercados públicos, dejaran de vender alimentos al interior de sus negocios; sólo se les permitía ofrecer comida para llevar. El cierre de negocios alcanzó billares, gimnasios, clubes deportivos, bares, cantinas, centros de convenciones, discotecas, salones de baile, cabarés y centros nocturnos.

En los primeros tres días de emergencia sanitaria (del 24 al 26 de abril), la Secretaría de Desarrollo Económico del Distrito Federal calculó pérdidas superiores a los 3 mil millones de pesos (previó a la prohibición). La afectación en el sector comercio, restaurantes y hoteles es de aproximadamente 510 millones de pesos diarios; en el ramo de servicios es de 728 millones de pesos.

Mario Sánchez Ruiz, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servitur), informó que a partir del cierre de restaurantes, la Central de Abastos del Distrito Federal dejó de vender 40 por ciento de la mercancía que regularmente coloca en el mercado.

Francisco Mijares, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), dijo: “Ya venimos muy golpeados: primero la ley antitabaco en 2008, después la crisis económica y ahora nos cierran; es darle el tiro de gracia a la industria restaurantera del Distrito Federal”. Con la decisión del gobierno capitalino se vieron afectados 450 mil trabajadores de 35 mil establecimientos, el 95 por ciento de ellos son pequeñas y medianas empresas.


La peor caída

Arturo Mendicuti, presidente de la Cámara Nacional de Comercio de la ciu dad de México (Canaco), considera que la caída en las ventas en la ciudad son las peores de los últimos 16 años. Las pérdidas económicas por la emergencia sanitaria superan los 770 millones de pesos al día para el sector comercio y servicios, que ya estaba debilitado por la crisis financiera.

De acuerdo con datos de la Canaco, los rubros que registran mayor merma en sus ventas son: entretenimiento, eventos deportivos presenciales y hoteles con un 80 por ciento, cada uno; los restaurantes, bares, cantinas y similares, 74 por ciento; papelerías y librerías, 48 por ciento; tiendas departamentales, 40 por ciento; autos nuevos y agencias de viajes, 25 por ciento; y tiendas de abarrotes, 15 por ciento.

Mendicuti indicó que respecto del sector hotelero, y de acuerdo con la Asociación de Hoteles de la Ciudad de México, la ocupación es de entre un 5 y 10 por ciento. Tan sólo en el rubro de grupos se registró la cancelación de 25 de éstos (2 mil 500 turistas), procedentes de Francia, Bélgica, Estados Unidos e Inglaterra, para la semana del 27 de abril al 1 de mayo.


Éxodo de turistas

Sara Latife Ruiz Chávez, secretaria de Turismo en Quintana Roo, anunció que, entre el 1 y 3 de mayo, 40 mil turistas extranjeros abandonaron Cancún y la Rivera Maya. Ante el miedo a la propagación de la influenza A/H1N1, los vacacionistas decidieron anticipar su regreso a sus países de origen, Canadá, Estados Unidos y Europa. La aerolínea Air Europa anunció que sólo tendrá un viaje a Cancún de los cinco que tenía cada semana; medida que aplicará durante todo mayo.

Jorge Portilla, presidente de la Asociación de Hoteles de Tulum, dice que, al 30 de abril, el sector registró 40 por ciento de cancelaciones en la ocupación hotelera ya programada para mayo, debido a la alerta sanitaria.

Previo al puente vacacional del 1 de mayo, Acapulco, el principal balneario en el país, registraba reservaciones programadas sólo por 80 por ciento de su capacidad, indicaron hoteleros locales.

En Chiapas, la ocupación hotelera disminuyó en los primeros días de la emergencia sanitaria entre un 30 y 40 por ciento en el centro del estado. Mauricio Penagos, representante de la Comisión de Proyectos Especiales de la Asociación de Hoteles y Moteles, refirió que la sensible baja se debió a la cancelación en la llegada de grupos de turistas extranjeros y de eventos por realizarse en la entidad.

Luis Abarca, presidente de la Asociación de Bares y Discotecas en el centro del estado, precisó que los bares y discotecas de Chiapas se cerraron desde el 29 de abril, lo que ocasionó pérdidas económicas de entre 3 y 5 millones de pesos al día.

Germán Rallis, presidente de Canirac en Jalisco, afirmó que con la emergencia sanitaria los bares y centros nocturnos del estado registraron pérdidas de más de 450 millones de pesos, en la primera semana, luego de anunciada la emergencia sanitaria.

En el mismo lapso de tiempo, los restauranteros de Los Cabos vieron sus ventas mermadas en más de 60 por ciento, señaló Alfonso Vázquez, presidente de Canirac en el municipio sudcaliforniano.

En Yucatán, el alcalde de Mérida, César Bojórquez, informó que la afluencia de turistas bajó en un 50 por ciento en la capital del estado y las ventas se desplomaron en un 30 por ciento.

En estados sin playa como Morelos, la ocupación hotelera registró un promedio de 20 por ciento. De acuerdo con Salvador Castañeda, vicepresidente de la Asociación de Hoteles del Estado de Morelos, la afluencia de turistas cayó un 50 por ciento. Los hoteleros morelenses esperaban el ciento por ciento de sus cuartos ocupados para el puente vacacional del 1 de mayo.


El panorama no es alentador

En su informe sobre la inflación enero- marzo 2009, el Banco de México (Banxico) señala que durante los primeros meses de 2009 la economía internacional se caracterizó por vínculos de retroalimentación entre los sectores financiero y real que contribuyeron al debilitamiento de la actividad económica, fuerte contracción del comercio mundial y ajuste a la baja en la inflación en la mayoría de los países.

De acuerdo con datos del Banxico, se espera que en 2009 el Producto Interno Bruto (PIB) de México registre una contracción de entre 3.8 y 4.8 por ciento a tasa anual, y para 2010 se estima que éste podría expandirse entre 1.5 y 2.5 por ciento.

Se anticipa que al cierre de 2009 el número de trabajadores asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social presente un descenso anual de entre 350 mil y 450 mil.

Según información de Banamex, en febrero de 2009 las exportaciones bajaron un 39 por ciento, tan sólo en petróleo se registro una disminución de 60 por ciento y en manufacturas fue de 25 por ciento la disminución.

Además que la producción de autos se redujo 38.2 por ciento; en enero, la manufacturera disminuyó 14.9 por ciento; industrial, 11.1 por ciento; servicios, 9.1 por ciento, y el sector de la construcción dejó de producir en un 8.5 por ciento. (Con información de Reforma, El Sol de Acapulco, Noticaribe, El Sudcaliforniano, El Occidental y El Heraldo de Chiapas).

Comments

comments