Con las manos vacías

Autor:

Gerardo Ramos y Edgar Ramírez / Reynosa, Tamaulipas

Poco a poco el ex alcalde de Reynosa y actual diputado local, Francisco García Cabeza de Vaca, fue perdiendo los espacios de poder político que lo protegían de la cárcel que le espera por haber manejado de manera irregular el presupuesto de Reynosa. El golpe final: el rechazo del CEN panista de incluirlo en la lista de candidatos a la diputación plurinominal

De unos meses a la fecha todo le sale mal al ex alcalde de Reynosa y actual diputado local, Francisco García Cabeza de Vaca, quien tras gozar del poder absoluto dentro del Partido Acción Nacional en Tamaulipas, poco a poco se está convirtiendo en un “cadáver político”.

El último de sus descalabros –y quizás el definitivo– es el que le propinó el comité ejecutivo nacional de su partido, quien decidió relegarlo de la lista de candidatos a la diputación federal plurinominal para las próximas elecciones federales.

De poco sirvieron las amistades e influencias que García Cabeza de Vaca aseguraba tener dentro del CEN panista, incluyendo la de Jorge Manzanera, un oscuro personaje que cobró millones de pesos del erario público como asesor de la pasada administración panista en Reynosa.

La noticia cayó como balde de agua fría al ex edil reynosense, quien durante su gestión enfrentó fuertes acusaciones de corrupción, peculado y desvió de recursos públicos.

Y es que García Cabeza de Vaca en verdad pensaba que tenía asegurada una candidatura a la diputación federal, incluso hasta solicitó licencia a su escaño en el congreso de Tamaulipas.

Su idea, como él mismo lo aseguró, era llegar al Congreso de la Unión y desde hacía perfilarse como el candidato del PAN al gobierno de Tamaulipas.

“En el 2010 me veo como gobernador de Tamaulipas”, aseguró a los medios en durante una entrevista realizada a mediados del mes de febrero.

Sin embargo nadie en la directiva nacional del PAN volteó a ver al ex alcalde de Reynosa al momento de designar a los candidatos a las diputaciones plurimoninales.

Estas posiciones recayeron en integrantes de los grupos políticos antagónicos del ex alcalde de Reynosa y que son encabezados por el senador José Julián Sacramento, el coordinador nacional de Procampo, Gustavo Cárdenas Gutiérrez, y el director nacional de Fonaes, Ángel Sierra Ramírez.

Esa derrota se suma a la larga lista de tropiezos que ha tenido García Cabeza de Vaca en su camino a convertirse en candidato del PAN al gobierno de Tamaulipas.

El primero se registró cuando todavía no dejaba la alcaldía de Reynosa y su “delfín”, Gerardo Peña Flores, perdió la elección municipal en el año 2007.

Meses después, sin el poder que le daba poder manipular a su gusto el presupuesto de Reynosa, el grupo de García Cabeza de Vaca perdió el control del comité directivo estatal del PAN con la salida de Alejandro Sáenz Garza (Q.E.P.D.) del cargo.

Las derrotas continuaron cuando el ex edil reynosense perdió la coordinación de los diputados del PAN en el congreso de Tamaulipas, una posición que intentó recuperar por medio del Tribunal Federal Electoral (Trife), quien también determinó despojarlo de esta posición.

Ya iniciado el año político, García Cabeza de Vaca buscó la candidatura a la diputación federal por el segundo distrito con sede en Reynosa. Al no conseguirla buscó la nominación a la diputación federal por el tercer distrito con sede en Río Bravo, que tampoco pudo obtener.

Finalmente, su idea de convertirse en diputado federal para, de ahí, candidato a gobernador también se fue por el caño.

De esta forma García Cabeza de Vaca se ha quedado con las manos vacías.

Sumando derrotas

El más devastador de los golpes a la de ya de por sí devaluada carrera política de García Cabeza de Vaca se registró durante las primera horas del miércoles 15 de abril, cuando tras una reunión de más de seis horas entre los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional del PAN se definieron los nombres de las personas que conforman la lista de candidatos a la diputación plurinominal del instituto político.

El listado, que fue dado a conocer de manera oficial por Javier Garza de Coss, dirigente del PAN en Tamaulipas, contenía los nombres de tres tamaulipecos: Norma Leticia Salazar, quien también es candidata a diputada federal por el IV Distrito con sede en Matamoros y ocupa la posición número 16; el candidato a la presidencia municipal por Ciudad Victoria, Juan García Guerrero, quien se encuentra en la posición número 25 y Mónica Dávila, esposa de Gustavo Cárdenas Gutiérrez, quien fue colocada en el número 32 de la lista de diputados plurinominales.

Con estas posiciones, el CEN panista reconoció el liderazgo que en Tamaulipas detentan militantes albiazules como José Julián Sacramento, Ángel Sierra y Gustavo Cárdenas, quienes desde ahora se perfilan como serios aspirantes a la candidatura de su partido al gobierno de Tamaulipas.

Cuando se conoció el contenido de la lista de diputados plurinominales del PAN de inmediato llamó la atención de que el ex alcalde de Reynosa no estaba incluido en ella, no obstante el ex edil había solicitado licencia a su curul en el congreso de Tamaulipas para buscar una posición en el listado.

Los elegidos por el Comité Ejecutivo Nacional del PAN habrán de integrar la lista de diputados de la segunda circunscripción que corresponde a los Estados de Aguascalientes, Coahuila, Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí, Nuevo León, Zacatecas y Tamaulipas.

En entrevista con Contralínea, Javier Garza de Coss, dirigente del PAN en Tamaulipas, expresó que así como García Cabeza de Vaca hubo muchos otros militantes de este partido en la entidad que se quedaron con las ganas de ser considerados como candidatos a la diputación plurinominal.

“Había alrededor de 24 compañeros que se registraron o tenían interés de participación, ellos sabían que los espacios eran pocos y (a García Cabeza de Vaca) le tocó no haber sido incluido, desconozco los motivos pero estoy seguro que el CEN seleccionó a las personas que considera idóneas para representar a Tamaulipas”, expresó.

El dirigente del PAN en la entidad rechazó especular si la exclusión de García Cabeza de Vaca de la lista de los diputados plurinominales afectará al proceso de selección del candidato al Gobierno del Estado de Tamaulipas.

“Si algo hemos tratado de hacer es abrir los espacios, se los hemos abierto a la ciudadanía y la militancia, entonces el querer o no participar ya le tocará a cada quien decidirlo y el proceso para el 2010 ya en su momento se comentará.

En estos momentos el compromiso es sacar adelante el 5 de julio”, expresó.

Incluso hasta los mismos integrantes del grupo del ex alcalde de Reynosa decidieron someterse a la decisión de la dirigencia nacional de su partido. Gelasio Márquez Segura, diputado local, recomendó a su líder político y sus seguidores acatar la decisión tomada por el CEN del PAN.

“En lo personal me considero respetuoso de esa decisión del Comité Ejecutivo Nacional, sabemos que en esa lista sólo van tres tamaulipecos y uno de ellos con muchas posibilidades de formar parte de la nueva legislatura”, subrayó.

Aclaró que en esta modalidad se anunció con oportunidad que el CEN de su partido propuso una comisión nacional de elecciones para que en la lista de diputados plurinominales de Tamaulipas fueran a través de métodos de designación como en otros Estados del país.

“Nosotros respetamos esa decisión, acatamos la decisión que está tomada por nuestra dirigencia nacional aunque hubiésemos querido que cuando menos la 10 ó 16 posición, fueran ocupadas por Tamaulipas”, insistió.

Lamentó que solamente un tamaulipeco logró una posición con posibilidades para que forme parte del Congreso de la Unión por la vía de representación proporcional.

Negó que la decisión de dejar a García Cabeza de Vaca fuera de la lista haya sido un acuerdo entre el gobierno estatal y el partido para no procesarlo penalmente por el proceso de investigación en su contra por actos de corrupción en el tiempo que estuvo al frente del Ayuntamiento de Reynosa.

“Si usted quiere particularizar, (García) Cabeza de Vaca eran uno más de entre 25 personas propuestas y quienes aspiraban a ser tomadas en cuenta para una de las candidaturas plurinominales”, atajó.

Indicó que la revisión de esa lista fue en base a los lineamientos que ya estaban planteados, por lo que negó que hayan intervenido externos.

Desechó la posibilidad de fracturas al interior del partido y cree que se debe de partir en ser respetuosos de la decisión por lo que sugirió a sus compañeros de partido empezar a trabajar.

“Ya están las listas y es hora de empezar con los trabajos de toda la estructura electoral y territorial que se necesita para una elección”, finalizó.

Extraña impunidad

Las continuas derrotas políticas de García Cabeza de Vaca y la falta de acción por parte del gobierno de Tamaulipas para ejercer acción penal en su contra por los actos de corrupción cometidos durante su gestión como alcalde, elevan la sospecha que existe un “arreglo” entre el gobierno de Tamaulipas, el gobierno federal y el PAN, aseguró Juan Manuel Rodríguez Nieto, secretario de Alianzas en Tamaulipas del Partido de la Revolución Democrática.

Regidor durante la administración municipal, encabezada por García Cabeza de Vaca, Rodríguez Nieto recordó que interpuso nueve denuncias en contra del ex edil reynosense en el Congreso del Estado y ninguna fue atendida.

Por ello, consideró, es muy probable que exista un “arreglo” en el que el gobierno tamaulipeco no mete a la cárcel a García Cabeza de Vaca a cambio de que el PAN frene sus aspiraciones en convertirse en candidato al gobierno de la entidad.

“Yo en su momento lo denuncié ante los medios de que había una ‘comparsa’. Tan sólo yo le metí nueve demandas consecutivas ante el congreso más las otras que metimos con otros regidores del PRI y el congreso nunca hizo nada”, expresó.

El actual directivo estatal del PRD señaló que las denuncias que existen contra García Cabeza de Vaca contemplan su responsabilidad en la comisión de delitos como ejercicio irregular del presupuesto, nepotismo, irregularidades en la autorización de fraccionamientos, entre otros.

Y aunque se presentaron las pruebas de cada uno de estos hechos, Rodríguez Nieto recordó que nada se ha hecho contra el ex edil de Reynosa por lo que, aseguró, lo están protegiendo, por lo menos desde el Poder Legislativo.

“Yo sí creo que hay complicidad por lo menos por parte del Congreso con la situación de Francisco”, apuntó.

Incluso, recalcó Rodríguez Nieto, la misma actitud del actual diputado local hacen pensar que hubo un arreglo “en lo oscurito”.

“Antes (Francisco) le echaba al gobernador y ahora que está en el congreso ¿cuándo se ha subido a la tribuna para hacerlo?”, finalizó.

El vergonzoso retorno

Tras haber sido ignorado por el Comité Ejecutivo Nacional del PAN para integrar la lista de los candidatos a la diputación plurinominal, el ex alcalde de Reynosa y actual diputado local, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, se desistió de la solicitud de licencia que había hecho al Congreso de Tamaulipas y pidió reintegrarse a sus tareas legislativas.

El depuesto coordinador parlamentario de Acción Nacional solicitó, a través de un documento entregado a la Oficialía de Partes, que se deje sin efecto la solicitud de licencia entregada a esa misma instancia el 15 de abril, día en que se llevó a cabo la última sesión del congreso previo al período vacacional de Semana Santa.

Ese día, García Cabeza de Vaca y sus colaboradores presumieron tener todo el respaldo del CEN del PAN para alcanzar una de las diputaciones federales por la vía plurinominal y fueron más allá al sostener que su ubicación sería privilegiada.

Fiel a su estilo, el controvertido legislador había declarado que su llegada al Congreso de la Unión sería condicionada para dejar el escaño en base a que dedicaría en tiempo para promocionar su candidatura al gobierno de Tamaulipas.

Buscando evitar los cuestionamientos de los reporteros y de sus propios compañeros de partido, el ex alcalde de Reynosa no asistió a la sesión del congreso estatal de este miércoles 15 de abril, pero el documento en el que se desiste de la licencia presentada por lo que volverá a ocupar su curul… el único espacio político que le queda.

Al frente de una administración corrupta

Delitos como peculado, desvío de recursos públicos y enriquecimiento ilícito, entre otros –todos considerados como graves en el Código Penal vigente en Tamaulipas– fueron cometidos por el ex alcalde de Reynosa, Francisco García Cabeza de Vaca, sus principales colaboradores y familiares cercanos durante el trienio 2005-2007.

Diferentes investigaciones periodísticas y estatales han determinado que tanto José del Carmen Prieto Valenzuela, como Álvaro Jesús Boldo Aguilar, director de Construcción y Obras Públicas, manipularon licitaciones de obra para asignar a algunas empresas favoritas los principales contratos.

Incluso familiares directos y políticos del ex alcalde Francisco García Cabeza de Vaca se beneficiaron con contratos de obra pública.

Tal es el caso de Salvador González Garza, socio del hermano del ex alcalde, José Manuel García Cabeza de Vaca; Guadalupe Salas Castillo, prestanombres de José Ramón Gómez Reséndez, suegro del ex edil; Víctor Manuel Carrillo Gómez, prestanombres de Francisco Cueva Gómez, primo político del pasado presidente municipal, y Carlos Delgado, socio de Ismael García Cabeza de Vaca.

Además se detectaron irregularidades en la asignación de obras a Ricardo Castro Sánchez, un constructor que comparte con Prieto Valenzuela y Boldo Aguilar un largo historial de complicidades y sobornos.

Pero no sólo los colaboradores y familiares del ex alcalde se enriquecieron, también lo hicieron algunos integrantes del pasado Cabildo.

Tal es el caso del ex regidor y ex alcalde sustituto, Jaime Amancio Granados, y la ex regidora María del Consuelo Sáenz Sustaita, quienes recibieron contratos del Ayuntamiento.

Todas estas irregularidades fueron del conocimiento del CEN panista, que determinó ignorar a García Cabeza de Vaca en su lista de diputados plurinominales, con lo que dio fin al halo de impunidad que protegía al ex alcalde de Reynosa.

Comments

comments