Autor:

La corrupción que campea en el Congreso –y no el “terrorismo”– parece ser la mayor amenaza para la “democracia” estadunidense: corporaciones aumentaron a 3 mil 200 millones de dólares sus gastos en el lobby parlamentario para comprar la aprobación de leyes de su conveniencia, mientras congresistas demócratas y republicanos invierten sus ganancias en acciones de las industrias militares que contratan con el gobierno a través del Pentágono, según un balance preliminar de noticias ocultas investigadas para el informe Proyecto Censurado 2010

Ernesto Carmona

Sin que su adelanto coincida necesariamente con los criterios finales que adoptará el Proyecto Censurado, entre los grandes temas más ocultados por la gran prensa se encuentra este año la curiosa inclinación de 151 miembros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el 28 por ciento de los legisladores de esa rama del Congreso, por invertir sus fondos –quizás provenientes del lobby– en compañías que recibieron contratos del Departamento de Defensa (Pentágono), muchas veces aprobados por ellos mismos. Junto con legislar y “sacrificarse” por servir al país, más de la cuarta parte de los “representantes” engorda discretamente sus billeteras.

En 2006, los congresistas invirtieron desde 78.7 hasta 195.5 millones de dólares en acciones de compañías que suscribieron contratos de defensa de por lo menos 5 millones de dólares. Las carteras de inversión incluyeron acciones en compañías que han recibido contratos de hasta 1 mil millones de dólares al mes por tareas de apoyo a las fuerzas militares de Estados Unidos en Irak y en otras grandes corporaciones que fabrican aviones y armas, empresas productoras de suministros médicos e incluso de refrescos.

La inversión en contratos en tiempo de guerra atrajo a legisladores de los dos partidos: en 2006, representantes demócratas invirtieron por lo menos 3.7 millones de dólares en el sector defensa, contra 577 mil 500 dólares de legisladores republicanos.

Sin embargo, hay más republicanos poseedores de acciones en compañías de defensa: 28 republicanos contra 19 demócratas.

Esta noticia fue investigada y publicada por Lindsay Renick Mayer, bajo el título “Strategic assets” (Activos estratégicos), el 3 de abril de 2008 (http:

www.opensecrets.org/news/2008/04/strategic- assets.html). Proyecto Censurado la descubrió gracias al trabajo de Leora Johnson y Michael Seramin.

El lobby compró al Congreso

Los llamados “intereses especiales” –eufemismo que en Estados Unidos se refiere a grandes corporaciones que obtienen favores del Congreso en la asignación de gasto público, como el “complejo militar industrial”– entregaron 3 mil 200 millones de dólares a los lobbystas de Washington en 2008, mucho más que en cualquier otro año, con un incremento récord de 13.7 por ciento respecto de 2007 (que a su vez batió el récord de aumentar en 7.7 por ciento sobre 2006), según un estudio del Center for Responsive Politics (Centro para la Responsabilidad Política).

El centro calculó que los “grupos de interés” gastaron 17.4 millones de dólares por cada día que sesionó el Congreso en 2008, o 32.523 dólares diarios por legislador. La directora del centro, Sheila Krumholz, dijo: “El gobierno federal está distribuyendo 1 mil millones de dólares por día y eso significa seguridad en el empleo para los cabilderos que pueden ayudar a las compañías y a las industrias a conseguir un pedazo del desembolso”.

Por tercer año consecutivo, los intereses farmacéuticos y de salud gastaron más en cabildeo federal que cualquier otro sector económico: 478.5 millones de dólares. El segundo mayor gasto de dinero en 2008 correspondió a las compañías eléctricas, que destinaron 156.7 millones al lobby, seguidas por los seguros, 153.2 millones, y la industria del petróleo/gas, que pagó 133.2 millones a los cabilderos.

Los grupos favorables a Israel, las empresas de transformación de la comida y la industria del petróleo y gas aumentaron también el porcentaje de sus gastos en cabildeo entre 2007 y 2008. Esta noticia apareció con el título “Washington lobbying grew to $3.2 billion last year, despite economy” (El lobby de Washington gastó 3 mil 200 millones de dólares el año pasado, a pesar de los problemas de la economía), publicada también por Open Secrets.org, el 29 de enero de 2009 (http:

www.opensecrets.org/news/2009/01/washingtonlobbying- grew-to-32.html#), investigada para el Proyecto Censurado por Leora Johnson y Alan Grady.

Avances del Proyecto Censurado 2010

Los académicos, estudiantes, colaboradores y afiliados que sacan adelante el Proyecto Censurado están en la fase final de selección de las 25 noticias más censuradas por los grandes medios de Estados Unidos durante 2008-2009, informó Peter Phillips, director del proyecto de la Universidad Sonoma State, de California. Están circulando los resúmenes de una primera selección de varios cientos de temas que la gran prensa mantiene en la oscuridad, a fin de que cada colaborador del proyecto seleccione y vote por 20 noticias.

“Algunas historias recibieron seguimiento de los medios nacionales y otras fueron cubiertas en informes anuales anteriores de Proyecto Censurado”, dijo Phillips. “No obstante, pensamos que éste es un grupo selecto de noticias, por lo que agradecemos a todos su elección y ayuda”.

La lista de resúmenes fue confeccionada por Trisha Boreta y Mickey Huff, del equipo de Proyecto Censurado.

La tarea del momento consiste en votar por 20 noticias a fin de construir así una nueva lista de 60 historias finalistas que debe estar concluida en abril. La meta es reducir la lista a 60 finalistas, anunció Phillips. Así, “compilaremos los votos y terminaremos una nueva lista de 60 historias ‘top’ para la votación final”. A partir del 21 de abril, un jurado nacional alinea las 25 historias finales destinadas al anuario Proyecto Censurado 2010._ *Consejero nacional del Colegio de Periodistas de Chile y secretario ejecutivo de la Comisión Investigadora de Atentados a Periodistas de la Federación Latinoamericana de Periodistas.

Es miembro de la Red Voltaire y del movimiento Axis for Peace.

Comments

comments