Autor:

Un estudio del CIDE revela que los mexicanos desconocen desde el nombre de la secretaria de Relaciones Exteriores hasta lo que se dice de México en el mundo. Aun así, se pronuncian contra la integración económica a Estados Unidos y aprecian el dinamismo de América Latina de los últimos años.

Los mexicanos se sienten más latinoamericanos que de América del Norte, aunque un 40 por ciento afirma que, si pudiera, se iría a vivir fuera del país, preferentemente a Estados Unidos, revela la encuesta nacional México, las Américas y el mundo 2008, del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE)

Ahí se señala también que el 67 por ciento de la población se opone a permitir la inversión estadunidense en el sector petrolero y que 17 por ciento reprueba el desempeño del gobierno mexicano en política exterior

A pesar de que sus promotores afirman que el estudio busca contribuir a llenar un vacío de información en política exterior, soslaya temas sustantivos, como el de cooperación binacional en seguridad, dice el académico Pedro Isnardo de la Cruz. A ese panorama se suma la reserva de expedientes de política exterior –por parte de la Secretaría de Relaciones Exteriores– como negociaciones internacionales, integración económica y la Iniciativa Mesoamericana

La encuesta se realizó entre 2 mil 400 mexicanos de todo el país y 338 “líderes” políticos, empresariales, gubernamentales y sociales. El 28 por ciento de los mexicanos encuestados respondió que poco le interesan las noticias sobre las relaciones internacionales de México, y 68 por ciento dijo que nunca ha viajado fuera del país. Respecto a Europa, el 51 por ciento de mexicanos desconoce que la moneda común de ese continente es el euro

La encuesta demuestra que las diferencias de interés y atención por la política en general y los asuntos internacionales continúan separando a las elites del ciudadano: 85 por ciento de los “líderes” sigue con mucha atención las noticias internacionales, un nivel tres veces mayor que la población en general

También influye la educación en el interés por la política y el mundo: las que tienen educación superior muestran el doble de interés en las noticias internacionales (83.6 por ciento) que las que tienen educación básica (41.8 por ciento)

De la encuesta se desprende que los mexicanos desconocen el mundo que los rodea, no conceden relevancia a los asuntos públicos en general ni, particularmente, a las noticias internacionales

De los encuestados, 52 por ciento pide que se renegocie el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) y 61 por ciento declara su desconfianza hacia Estados Unidos

Respecto a las principales amenazas que provienen del exterior, el 69 por ciento de la población consultada considera que las crisis económicas constituyen una amenaza grave; para el 79 por ciento de la población, el narcotráfico y el crimen organizado son amenazas graves, contra el 88 por ciento que le confieren los “líderes”; el 63 por ciento percibe al terrorismo como la principal amenaza, contra el 53 por ciento de los “líderes”, y el endurecimiento de la política migratoria de Estados Unidos representa una amenaza grave para 51 por ciento de mexicanos contra el 66 por ciento de los “líderes”

En opinión del politólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México, Pedro Isnardo de la Cruz, esa percepción revela que en la encuesta permea la poca consistencia en el nivel de coordinación real de la política exterior y la agenda nacional. Por ello propone generar un sistema de mayor encauzamiento de las generaciones de jóvenes en el conocimiento de la historia nacional y sus regiones, además de crear los vasos comunicantes con el turismo nacional e internacional para que las comunidades conozcan su patrimonio

“Veo que hay un vacío de actuación y eso se refleja en esa encuesta”

De la Cruz contempla “una especie de desencanto de los ciudadanos y de los ‘líderes’ por involucrarse en la dinámica del sistema político como en la cuestión diplomática nacional”. Por lo tanto, explica el académico, se ve muy complicado que los mexicanos asuman la agenda internacional como una materia de su interés, salvo cuando ocurren episodios críticos –como las catástrofes naturales– o bajo circunstancias adversas, como los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001

Respecto a la respuesta contundente contra el TLCAN, el especialista considera “sintomático” que la encuesta refleje la asimetría de la integración en América del Norte

Herramienta o sondeo

Éste es el tercer levantamiento de opinión del CIDE (los anteriores fueron en 2004 y 2006) y busca conocer la percepción de la población sobre la política exterior

Para la diplomática Olga Pellicer, el estudio “rompe mitos”: es una herramienta útil para conocer “si los mexicanos son tan indiferentes a lo que ocurre en el mundo o si existe una opinión pública más interesada y sensible sobre las relaciones internacionales de México”

A su vez, Guadalupe González González, doctora en ciencias políticas e investigadora principal de la encuesta por el CIDE, estima que esos indicadores muestran que “se perdió el entusiasmo por la integración con América del Norte”

Ello se confirma con las respuesta de los entrevistados a la pregunta ¿qué tan de acuerdo estaría con que México y Estados Unidos formen un solo país? El 48 por ciento se dijo “muy en desacuerdo”

Al complemento de esa pregunta –¿y si esto significara una mejor calidad de vida para usted?–, el 43 por ciento se sostuvo: “muy en desacuerdo”

Bajo el subtítulo “Ceder o compartir soberanía”, que figura en la página 27 de la encuesta, se indica que se busca medir cuán arraigado está el apego a las nociones de soberanía nacional e independencia política, en particular frente a Estados Unidos. Esto se hace a través de preguntas como: la jerarquía de los tratados internacionales, la extradición de mexicanos, la presencia de agentes estadunidenses en territorio nacional y la unión política con aquel país

El 49 por ciento de la población encuestada respondió afirmativamente la interrogante ¿cree usted que México debe o no autorizar que agentes estadunidenses participen con agentes mexicanos en la vigilancia de aeropuertos, puertos y fronteras de México para combatir el narcotráfico? Destaca el contraste en la respuesta de los “líderes”, con un 33 por ciento a favor de esa posibilidad, mientras que el 61 por ciento se pronunció en contra

Por su parte, la conclusión de la encuesta del CIDE describe que “el nacionalismo en México no sólo está vigente, sino que además podría estar aumentando”, aunque confirma que, en ciertas condiciones, los mexicanos están dispuestos a ceder, compartir o delegar soberanía, sobre todo cuando lo que está en juego es su seguridad física y, en menor medida, su bienestar económico

El estudio –que se reprodujo en Colombia, Chile y Perú– mostró que sus poblaciones muestran mayor vocación internacionalista que la mexicana (75, 80 y 81 por ciento, respectivamente), y todos coinciden en que el narcotráfico y crimen organizado son las mayores amenazas globales

De acuerdo con la encuesta, dos de cada cinco mexicanos dejarían, si pudieran, el país para irse a vivir al extranjero (52 por ciento a Estados Unidos y 13 por ciento a Canadá). Este sondeo destaca que el “desapego” con lo nacional es mayor entre jóvenes; la intención se duplica en personas (51 por ciento) de entre 18 y 29 años y con mayor escolaridad (49 por ciento con educación media y superior). También es mayor el deseo de emigrar de quienes dicen tener una buena situación económica (48 por ciento), que en los sectores que enfrentan mayores dificultades (35 por ciento). En suma, los migrantes potenciales son quienes tienen más aspiraciones y medios: jóvenes educados y con una situación económica relativamente holgada, revela el diagnóstico del CIDE

Ignorar al otro

La encuesta, centrada en la opinión de la población y los “líderes” mexicanos, refiere que 24 por ciento de los consultados desconoce el significado de las siglas OEA (Organización de Estados Americanos); 57 por ciento desconoce el significado de las siglas SRE (Secretaría de Relaciones Exteriores), y 93 por ciento ignora el nombre de la titular del ramo

Al mismo tiempo, sólo el 23 por ciento de los “líderes” reconoció el significado de las siglas ASPAN (Alianza para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte) contra 20 por ciento que las identificó mal y 57 por ciento que no las reconoce

A la pregunta “en el nivel internacional ¿qué tan importante es México: mucho, algo, poco o nada?”, 52 por ciento de la población manifiesta que tiene “mucha importancia”, aunque los “líderes” son más moderados (47 por ciento)

Respecto al futuro de la posición del país en el mundo, 66 por ciento considera que su influencia aumentará en los próximos 10 años, y 11 por ciento se muestra pesimista

Aun así, 69 por ciento de la población se pronuncia a favor de que México tenga una participación activa en los asuntos mundiales. El 42 por ciento apoya que un objetivo de la diplomacia mexicana sea el fortalecimiento del sistema de Naciones Unidas; 31 por ciento, fortalecer a la OEA, y 61 por ciento, combatir el terrorismo internacional

En contraste, los mexicanos rechazan que personas con doble nacionali dad ejerzan los mismos derechos políticos que el resto de los ciudadanos. Aun así, 44 por ciento manifiesta que su país debe ser “líder” en América Latina

El 67 por ciento de la población encuestada considera que las leyes nacionales están por encima de los acuerdos y tratados internacionales contra 21 por ciento que piensa lo contrario. Entretanto, se divide la opinión de los “líderes”: 40 por ciento da más valor a los acuerdos internacionales y 47 por ciento a las leyes nacionales

Al respecto, el análisis del CIDE señala que “entre los líderes –a diferencia de lo que sucede en la población– la ideología y las simpatías tienen un peso importante”. Así, los panistas se inclinan por la supremacía de los tratados internacionales, mientras que predomina la “orientación nacionalista” en los priistas y perredistas, con porcentajes de desacuerdo de 58 por ciento y 61 por ciento

Para González González, profesora de la División de Estudios Internacionales del CIDE, el conjunto de los resultados del estudio refleja el “ensimismamiento” de los mexicanos con respecto al mundo, aunque 42 por ciento quiere emigrar pero no siempre a Estados Unidos. También, indica el estudio, éste “es un país de emigrantes que cierra las puertas a los inmigrantes y rechaza a los extranjeros”, como se observa en su opinión desfavorable hacia los ciudadanos procedentes de Centroamérica

Ambigüedad hacia AL

Este levantamiento tuvo su símil en Chile, Colombia y Perú, y un primer resultado revela que el conocimiento e interés en asuntos internacionales es más alto en Colombia, seguido por Perú y México

Chile sería el país que tiene menor contacto directo con el exterior y se atribuye a que muy pocos de sus ciudadanos viven en el exterior y no envían tantas remesas como ocurre con los mexicanos

Al contrastar las respuestas de la población de los países latinoamericanos, se observa que coinciden con los mexicanos en su percepción pesimista respecto al futuro del mundo e identifican como las principales amenazas las que afectan el bienestar y la seguridad de las personas

En contraste, señala la encuesta, prevalece un optimismo generalizado respecto a la situación de América Latina y a las relaciones entre sus países, aunque todos los latinoamericanos que participaron en el estudio, salvo los peruanos, coinciden en que la región debe recibir más atención. Concuerdan en que Brasil ocupa un lugar prominente y desconfían de Estados Unidos, con excepción de los colombianos que declaran abierta confianza hacia ese país. Por otra parte, afirman que China les inspira confianza. La mayoría de mexicanos, chilenos, peruanos y colombianos no consideran como prioridad en las relaciones de su país al continente asiático

Rosario Green

“Lo que falta es auténtico liderazgo y no es claro el proyecto que del exterior tiene el Estado”, considera Green. La senadora agrega que no le extraña el alejamiento de los mexicanos hacia Estados Unidos, pero le sorprende lo que la encuesta también revela: que Brasil es el gran ausente en la diplomacia mexicana hacia la región; de ahí que “la exigencia de los mexicanos es: más acciones concretas de México con América Latina y más América Latina en México”

Finalmente, la subsecretaria de Relaciones Exteriores, Lourdes Aranda, manifiesta que le preocupa el poco conocimiento que de otras regiones del mundo, más allá de América Latina y de América del Norte, tienen los mexicanos, como se deriva del diagnóstico del CIDE.