Autor:

En 2003, el ahora presidente Felipe Calderón avaló la creación de RepCon Lux, empresa involucrada en operaciones financieras de Pemex por más de 1.3 mil millones de dólares en el paraíso fiscal de Luxemburgo. Como secretario de Energía, también autorizó movimientos de capital de la petrolera estatal en Bermudas y Suiza

Durante su breve paso por la Secretaría de Energía –del 2 de septiembre de 2003 al 31 de mayo de 2004–, Felipe de Jesús Calderón Hinojosa autorizó operaciones financieras y movimientos de capital de Petróleos Mexicanos (Pemex) en los paraísos fiscales de Luxemburgo, Bermudas y Suiza.

Las transacciones, que involucraron recursos por más de 1 mil 300 millones de dólares, están relacionadas con las empresas RepCon Lux y Kot Insurance Company. La primera, constituida por la paraestatal en sociedad con TMF Corporate Services, de nacionalidad luxemburguesa; la segunda, ciento por ciento propiedad de Pemex.

RepCon Lux y Kot Insurance forman parte del esquema estructurado en el extranjero por la empresa petrolera del Estado mexicano, principalmente en paraísos fiscales (Contralínea, 105 y 113). Se trata de más de 20 empresas que, según la Auditoría Superior de la Federación (ASF), se manejan al margen de la legislación.

Como presidente del Consejo de Administración de la paraestatal, Felipe Calderón convino tres operaciones relacionadas con ese esquema empresarial, consta en actas de sesiones ordinarias y extraordinarias: la monetización del valor de las acciones de Repsol que posee Pemex, el cambio de domicilio y aumento de capital social de Kot Insurance y la autorización de la garantía específica a favor de esta última.

De acuerdo con las actas, las transacciones también fueron avaladas por el exdirector general de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Energía y exsecretario particular del presidente de México, José César Nava Vázquez.

Monetización de acciones

La transacción más importante es la monetización de las acciones de Repsol, pues involucró recursos por 1 mil 373 millones 738 mil dólares, que a un tipo de cambio de 13 pesos por dólar equivale a 17 mil 858 millones 594 mil pesos.

Para capitalizar las 58 millones 679 mil 799 acciones, el 14 de noviembre de 2003 Stichting Pemex Lux –una de las empresas offshore de Pemex, con sede en Ámsterdam– y TMF Corporate Services, SA, constituyeron el vehículo financiero Pemex Lux.

De acuerdo con el Memorial journal officiel del Gran Ducado de Luxemburgo, de fecha 4 de diciembre de 2003, el capital social ascendió a 40 mil dólares divididos en 40 acciones, de las cuales Stichting posee 39 y la restante es de TMF.

Este corporativo opera como tenedora de acciones: su intrincada estructura está compuesta por más de 100 empresas, entre las cuales se inserta Pemex Lux, renombrada RepCon Lux el 9 de enero de 2004.

El 10 de diciembre de 2003, durante la segunda sesión ordinaria que presidía Felipe Calderón, se rindió un amplio informe sobre esta operación. Los 22 párrafos respectivos en la versión pública del acta 749 –obtenida a través de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental– fueron censurados por Pemex.

Sin embargo, la ASF revela que ese día los consejeros se dieron por enterados de la instrumentación del mecanismo, a través de la emisión de un bono convertible por 1 mil 373 millones 738 mil dólares e intercambiable por las acciones de Repsol YPF, SA.

Según el Informe de resultados de la revisión y fiscalización superior de la cuenta pública 2006, el mecanismo fue autorizado por el Consejo de Administración el 14 de agosto de ese año, mediante el acuerdo CA-380/2003.

Al respecto, la versión pública del acta 746 –firmada por el entonces secretario de Energía, Ernesto Martens– descubre que se autorizó “a la Dirección Corporativa de Finanzas que establezca, en forma directa o a través de los mecanismos o instrumentos que considere idóneos, una estructura financiera que permita la monetización de las acciones de Repsol, que actualmente se encuentran en el portafolio de inversiones de Pemex y el Grupo PMI”.

Para la ASF, el mecanismo habría incurrido en irregularidades: “Al 31 de diciembre de 2006, el valor de mercado de las acciones de Repsol era de 34.58 dólares por acción, por lo que la participación accionaria involucrada en esta operación tenía un valor de 2 mil 29 millones 147 mil 700 dólares, equivalentes a 22 mil 67 millones 992 mil 500 pesos”; esto es, 655 millones 409 mil 700 dólares menos de lo que se obtuvo con la emisión del bono (Contralínea, 105).

Autorizó poder a banco luxemburgués

El mismo 10 de diciembre, Calderón y el resto de los consejeros autorizaron al director general de Pemex, Raúl Muñoz Leos, otorgar “poderes y mandatos a favor de la institución financiera Banque Génerale de Luxemburg, a través de la suscripción de contratos de custodia, intermediación bursátil, intermediación mercantil y comisión mercantil que sea necesario celebrar”.

De acuerdo con la versión pública del acta 749, en el punto V.7, el Consejo determinó que dicha institución llevara a cabo, “por cuenta y orden de Petróleos Mexicanos, los actos y operaciones mercantiles y bursátiles que le sean encomendados” por el director general, el director corporativo de Finanzas, el subdirector de Financiamiento y Tesorería o el gerente de Tesorería de la paraestatal. Ello, “en los términos de los contratos que se suscriban de conformidad con las leyes aplicables”.

De Bahamas a Suiza

La segunda operación en importancia autorizada por Felipe Calderón es el cambio de domicilio y aumento de capital social de Kot Insurance Company, que consta en el acta de la sesión ordinaria 748. Fechada el 5 de noviembre de 2003, dicha acta está firmada al calce por el ahora presidente de México, por Nava Vázquez y por Raoul Capdeville Orozco, secretario técnico de Jesús Reyes Heroles, actual director de Pemex.

El acuerdo referente al punto VII.4 señala: “El Consejo de Administración, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 4, fracción XV del Reglamento de la Ley Orgánica de Petróleos Mexicanos, toma nota tanto de las gestiones tendientes a cambiar el domicilio social de la filial Kot Insurance Company, de Bermudas a Suiza, y aprueba el aumento de capital social de la filial, conforme a las disposiciones legales aplicables”.

Aunque el artículo invocado refiere las atribuciones del Consejo de Administración para conocer y, en su caso, aprobar los asuntos competentes a Pemex, la fracción XV apenas enuncia: “Los demás asuntos que determine (el Consejo), así como los que le sean sometidos por los propios consejeros o por el director general (de Pemex)”.

El valor actual de Kot asciende a 929 millones 966 mil pesos y, de acuerdo con el Reporte anual que se presenta de acuerdo con las disposiciones de carácter general aplicables a las emisoras de valores y otros participantes del mercado para el año terminado el 31 de diciembre de 2006, se trata de una subsidiaria de Pemex.

La empresa tiene por objeto reasegurar las pólizas de seguros contratados por la paraestatal y por sus organismos subsidiarios, compañías subsidiarias y filiales. No obstante, la empresa no está registrada como paraestatal ante la Secretaría de Hacienda y tampoco reporta su situación a las finanzas públicas de México.

“Kot reasegura 81.6 por ciento de las pólizas de reaseguro con terceros no afiliados. Para ello, asigna cuidadosamente el riesgo crediticio y monitorea en forma permanente el desempeño financiero de los terceros a los que les ha transferido el riesgo”, indica el Reporte de Pemex.

Garantía específica

La tercera operación según su importancia está relacionada con el manejo de esta compañía y se aprobó el 10 de diciembre de 2003, tras discutir el informe de la capitalización de las acciones de Repsol.

El punto V.4 del acta 749, denominado “Kot Insurance Company, Ltd: garantía específica para la mutual de seguros Oil Insurance Limited, refiere que “el Consejo de Administración, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 57 de la Ley Federal de Entidades Paraestatales, aprueba el otorgamiento de la garantía específica solicitada”.

Dicho artículo establece que, para el logro de los objetivos y metas de sus programas, el órgano de gobierno “ejercerá sus facultades con base en las políticas, lineamientos y prioridades que conforme a lo dispuesto por esta ley establezca el Ejecutivo federal”.

Además, “podrá acordar la realización de todas las operaciones inherentes al objeto de la entidad, con sujeción a las disposiciones de esta ley y salvo aquellas facultades a que se contrae el artículo 58 de este ordenamiento, podrá delegar discrecionalmente sus facultades en el director general”.

Según el Reporte, las coberturas de seguro que Pemex contrata con terceros y reasegura a través de Kot cubren riesgos por destrucción accidental y repentina, costos extraordinarios relacionados con la operación de pozos y costos de evacuación.

Éstos protegen sus propiedades y patrimonio terrestres (refinerías, plantas de procesamiento, ductos e instalaciones de almacenamiento) e instalaciones marítimas (plataformas de perforación, maquinaria y equipo, sistemas de recolección de gas, muelles flotantes e instalaciones de producción).

El Reporte añade que todas las pólizas de seguros se contratan con aseguradoras mexicanas y tienen límites de 1.3 mil millones de dólares para cada una de las propiedades ubicadas en tierra e instalaciones marítimas, de 150 millones de dólares para costos extraordinarios relacionados con la operación de pozos marinos, 1 mil millones de dólares para protección e indemnización de responsabilidades asociadas con la operación de embarcaciones y 500 millones de dólares para responsabilidad civil.

Para la elaboración de este trabajo se solicitó una respuesta formal a la Presidencia de México, a través de Nicolás Lohmann, director técnico de Comunicación y Enlace, y a Pemex, por conducto de la vocera Gabriela Gallegos. Hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

Calderón convino desaparecer a Mexpetrol

El 5 de noviembre de 2003, Felipe Calderón Hinojosa autorizó transferir 90 mil dólares extraídos del Fondo de Contingencia de Pemex a Mexpetrol, a pesar de que, para entonces, ésta era considerada sólo “un membrete”. Al tiempo, convino la extinción de la empresa creada en 1989 por Petróleos Mexicanos (Pemex), y la venta de su filial, constituida ese mismo año en Argentina.

Aunque la desaparición de Mexpetrol se pactó para mayo de 2007, en la respuesta a la solicitud de información 1857200101308, hecha por Contralínea, la paraestatal admite que sus acciones tienen un valor actual de 10 millones 46 mil pesos.

Durante la sesión ordinaria 748, Juan Antonio García Villa –entonces subsecretario de Normatividad, Inversión Extranjera y Prácticas Comerciales de la Secretaría de Economía– indicó a los miembros del Consejo de Administración que “no se alcanza a advertir si es necesario que se mantenga en Argentina un membrete, una oficina responsable o alguien que haga cabeza o, por otra parte, encontrar una fórmula que no implique una erogación y que este asunto pueda ser atendido desde alguna oficina de contabilidad del propio Pemex, para que resulte más económico”.

Contrario a esta posibilidad, Felipe Calderón respondió: “Quizá sí sea necesario contar con una representación legal”. Propuso que se adoptaran los acuerdos en ese sentido. Tras lo dicho por el ahora presidente de la República, el Consejo de Administración acordó cancelar las operaciones de Mexpetrol y contratar un despacho de contadores para iniciar el proceso de liquidación.

También autorizó a Pemex la “modificación del contrato de comisión sin representación constituido en virtud de las contingencias derivadas de la venta de Mexpetrol Argentina, SA, a efecto de financiar las actividades de Mexpetrol, SA de CV, durante el referido periodo de suspensión de operaciones, así como para atender los asuntos pendientes de esa empresa, hasta su liquidación”.

En caso de no lograrse lo anterior, el Consejo dispuso que la paraestatal efectuara los gastos con cargo a su participación en el Fondo de Contingencia, cuyo saldo al 30 de septiembre de 2003 era por 90 mil dólares. (NF)

Deer Park: préstamo por 45 MDD

Diecinueve días antes de renunciar a la Secretaría de Energía, el 12 de mayo de 2004, Felipe Calderón, al igual que el resto de los consejeros de Pemex, tomó nota de la operación de conversión de bonos municipales a libres de impuestos que pretendía llevar a cabo Deer Park Refining, por un monto de 90.6 millones de dólares.

De acuerdo con la versión pública del acta 752, el Consejo de Administración autorizó a Pemex garantizar las obligaciones de pago de la refinería derivadas de dicha operación, mediante la suscripción de un contrato denominado Support Agreement.

El acta señala que éste se realizaría a través de aportaciones a manera de préstamo contingente a favor de PMI Norteamérica, SA –una de las 20 empresas constituidas por la paraestatal al margen de la ley–, hasta por 45 millones de dólares.

En la actualidad, el paquete accionario de la refinería Deer Park, creada en Estados Unidos por Pemex en sociedad con la trasnacional Shell, asciende a 7 mil 113 millones 824 mil pesos. (NF)

Otras inversiones: Ventana Environmental

Como presidente del Consejo de Administración de Pemex, Felipe Calderón tuvo conocimiento del fracaso de algunas inversiones hechas por la paraestatal.

El 12 de mayo de 2004, Juan José Suárez Coppel, entonces director corporativo de Finanzas de la paraestatal, dijo que los resultados de la inversión en North America Environmental Fund y en Ventana Environmental Organizacional Parthership “no han sido buenos”.

Ante los miembros del Consejo, explicó que “en 1993 se autorizó a Pemex invertir 3 millones de dólares en un fondo que tendría inversiones con fines ambientales”, cuyo vencimiento fue por 10 años, es decir, en 2003.

“Los resultados no han sido buenos por lo que se solicitó cerrar el fondo para recuperar el capital invertido; pero el administrador solicitó dos años más para poder deshacer las inversiones”, lapso que fue concedido. Al respecto, Felipe Calderón preguntó si se recuperaría el capital, Suárez Coppel respondió que no en su totalidad. (NF)

Comments

comments