Autor:

La relación entre Fox y la señora Real empezó en Febrero de 1997, cuando juntos constituyeron la Fundación para los Niños del Futuro.

Vicente Fox 2002

Tijuana, BC. Amparada en la sentencia que castigó con cárcel a los operadores del financiamiento ilegal para la campaña de Bill Clinton en 1996, organizaciones de inmigrantes mexicanos en Estados Unidos esperan ahora que la justicia del vecino país sancione con igual rigor a Juan Hernández, acusado de recaudar indebidamente fondos para la campaña del presidente Vicente Fox en el 2000.

[contextly_auto_sidebar]La denuncia contra el actual coordinador de la crónica presidencial del gobierno foxista se interpuso el pasado primero de septiembre ante la oficina del procurador de Justicia de California, Bill Lockyer, a quien se solicitó una investigación sobre estos hechos, en que se presumen violaciones de normas establecidas por la Comisión Federal Electoral estadunidense, que prohíben la emisión de fondos a otros países con fines electorales.

La investigación hasta ahora realizada por cuenta de líderes inmigrantes, conduce a la hipótesis de que la maquinaria recaudadora de recursos en el exterior operó a través de una red de empresas y asociaciones civiles con residencia en los estados de California, Illinois y Florida, la mayoría de las cuales desaparecieron después de que Fox asumió el poder.

En la constitución y administración de estas empresas estuvieron involucrados otros personajes: Martha Elba Real, Carlos Olamendi, Piedad Ayala, así como los hermanos Manuel y Juan López.

Con base en documentos oficiales, se pretende demostrar ante los tribunales estadunidenses que este complejo esquema de financiamiento fue hilvanado a partir de 1998 con la constitución de los llamados “Guanajuato Trade Office”, que tenían como propósito la promoción comercial y económica de esa entidad.

Real es una empresaria californiana, propietaria de la corporación “Madrigal Tax Service Inc”, constituida en 1995 y que desde febrero del 2001 sigilosamente cambio de membrete por el de “Professional Tax Service” con operación en Salinas, California.

Hasta ahora no se ha establecido el origen de la conexión entre Fox y la señora Real, pero existen pruebas documentales que conducen a una relación de negocios en la Fundación para los Niños del Futuro (Foundation for the Children of the Future, por sus siglas en inglés), constituida en febrero de 1997 ante la Secretaría de Estado de California, en la que figura como presidente el propio Vicente Fox, entonces gobernador de Guanajuato, y la señora Real como agente.

Inexplicablemente la Fundación operó hasta diciembre de 1999 -seis meses antes de los comicios presidenciales-, pero en sus inicios marco el arranque para el surgimiento de otras corporaciones sobre las que existen sospechas de haber triangulado recursos de empresarios estadunidenses hacia Los Amigos de Fox.

El primer paso de Real tras ser designada en 1997 como promotora económica del gobierno de Fox en Los Angeles, fue constituir la asociación “Migrantes Mexicanos por el Cambio” (Mimexca), una organización que tenía como objetivo instalar centros diseñados para ofrecer servicios a migrantes, que cubrirían desde necesidades elementales hasta apoyar y orientar a los mexicanos en Estados Unidos.

El programa funcionó mediante el establecimiento de una cuota de membresía inicial de 29 dólares por persona. Los miembros obtendrían a cambio servicios médicos, operaciones de transferencias de dinero a sus familiares en México a través de una institución financiera mexicana.

Así, en torno a Mimexca retoñaron empresas del mismo grupo: “Mimexca-Midwest Inc”, “Mimexca con Fox Inc”, “Mimexca USA System Inc” y “Mimexca Envia Inc”, en las cuales saltan los nombres de otros siniestros personajes como el exdirigente del PST Carlos Olamendi y el dirigente campesino Piedad Ayala. (Mimexca empezó operaciones en septiembre de 1999 y desapareció en septiembre del 2001).

Ayala y su familia son propietarios de varias corporaciones dedicadas a cosechar sus propios terrenos y a contratar trabajadores agrícolas para otras compañías. Se calcula que tienen capacidad de reclutar anualmente a cerca de 18 mil trabajadores para los campos de cultivo de la frontera sur. Piedad fue vicepresidente de Mimexca y junto con Real y Olamendi integró los consejos de las empresas Mimexca Envia Inc y Mimexca Usa System, aún en activo y dedicadas al envío de dinero hacia México .

Entre los migrantes, Ayala tiene fama de cacique, represor y explotador. Todos lo respetan, obedecen y aguantan sus abusos no por su liderazgo, sino porque de él depende la situación legal de los millares de migrantes que traspasan la frontera norte en su afán de subsistir.

Antes de la campaña electoral de Fox, Carlos Olamendi era un modesto empresario restaurantero del condado de Orange en California, pero actualmente es presidente de la firma COR International, una empresa dedicada a la comercialización de productos mexicanos en el mercado del sur de la unión americana. Además, preside la Coalición Internacional de Mexicanos en el Extranjero (CIME) de la región.

También es director de la corporación financiera Newport Misión, promotora de la tarjeta Latin Trust, que funciona como una cuenta bancaria para que inmigrantes mexicanos en Estados Unidos, sus amigos y sus parientes en México, tengan acceso al dinero depositado a través de un sistema de ATMs.
Olamendi también fue personaje clave en la recaudación de fondos y votos en el extranjero para la campaña presidencial de Vicente Fox. En su momento, Olamendi llegó a declarar a la prensa local de Los Angeles, que el histórico 2 de julio del 2000 llevó a las urnas a más de tres mil migrantes a votar por el candidato del cambio.

La relación de Fox y Olamendi se conserva excelentemente hasta ahora. El año pasado, Olamendi cabildeó con éxito ante Fox el funcionamiento de la tarjeta con miras a desplazar en el futuro a las principales casas de envió de dinero hacia México, cuyo monto se calcula en más de seis mil millones de dólares anuales.

Y en agosto último salió a la defensa del presidente mexicano a quien el Congreso de la Unión no deja gobernar. En contra de esta actitud, Olamendi organizó un boicot consistente en retrasar los envíos de dinero de los trabajadores inmigrantes a sus familias como una medida de protesta.
Otros implicados son los hermanos Manuel y Juan López, personajes cercanos a líder campesino Piedad Ayala y quienes integraron los consejeros de administración de las empresas que presuntamente financiaron a Fox en la campaña.

Existe la sospecha de que estos personajes están relacionados con la transferencia de 36 mil 696 dólares del City Bank a favor de Fox Brother en la cuenta 41519000251 de Banamex. La operación se realizó el 8 de mayo del 2000 a nombre de un señor de apellidos López Cruz.

 

 

Contralínea 7 / Octubre 2002

Contralínea 7